Entradas con la etiqueta ‘yoga y pilates’

Instrucciones generales II

10.  La práctica del yoga por las mañanas disipa la pereza, aumenta la movilidad y activa la circulación. El yoga matinal crea un estado de alerta que se prolonga durante todo el día. Por la noche, su práctica relaja y hace desaparecer las tensiones y desequilibrios acumulados durante el día.
11.  Cuando hace frío, una ducha o un baño caliente facilitará la práctica de las posturas.
12.  Las posturas se han de practicar con el estómago vacío.
13.  Si en alguna de las posturas no alcanzan a sujetarse por las manos o los pies, como requieren las instrucciones, utilicen un cinturón para conseguirlo.
14.  Es probable que no puedan colocarse exactamente en las posiciones que muestran las fotografías. Adopten cada postura según el tamaño y la flexibilidad relativa de cada uno.
15.  Ejecutar las posturas frente a un espejo puede servir a veces para verificar la simetría y la alineación. Si es posible, instale un espejo de cuerpo entero en la habitación donde practican.
16.  Quizá les resulte más fácil aprender las posturas si un amigo les lee las instrucciones mientras adoptan la posición. También pueden grabar las instrucciones en una cinta y escucharla mientras practican.
17.  En las posturas que deben hacerse del lado derecho y del izquierdo, se dan instrucciones sólo para un lado, para evitar confusión. Para cambiar de lado, basta con invertir la posición o seguir de nuevo las instrucciones desde el comienzo, pero para el otro lado.
18.  Asegúrese de que no tensa la cara ni el cuello en ninguna postura (el cuello es un importante centro de acumulación de tensiones). Cuando mantenga una postura, verifique si tiene tendencia a este tipo de tensiones. Una vez que el hábito se haga consciente, podrá combatirlo y mantener la circulación de la energía por todo el cuerpo. Entonces, incluso durante el día, podrá evitar esta forma de acumulación de tensiones.
19.  Cuando ambos hayan aprendido los principios básicos del yoga en pareja y tengan la sensación vivencial de cómo trabajarlo, empiecen a crear sus propias posturas dobles adaptadas al cuerpo y la capacidad de los practicantes.

La simetría y el equilibrio

Si se practica correctamente, el yoga es un factor de equilibrio y alineación corporal. El esqueleto está sostenido por el sistema muscular, y un desarrollo desigual de los músculos puede, lo mismo que las tensiones acumuladas, alterar la alineación del cuerpo. En nuestras actividades diarias, entre ellas el movernos, el sentarnos y el acostarnos, hemos llegado a establecer pautas y hábitos. Nos inclinamos, nos sentamos, nos ponemos en pie y dormimos de ciertas maneras, y eso crea desequilibrios en nuestra estructura corporal. Con los años, esto puede ser causa de posturas deficientes, rigidez, dolor, tensión y un desgaste desigual en las articulaciones y los discos intervertebrales. Durante la práctica de las posturas yóguicas se ponen de manifiesto las articulaciones y los grupos musculares que están tensos y rígidos. Las posturas y las contraposturas que las complementan son simétricas y realinean el cuerpo. La nueva alineación resultante de la práctica del yoga terminará por hacerse natural, de manera que el practicante tendrá mejor porte y se moverá mejor en la vida cotidiana. Cuando practique el yoga en pareja, procure superar cualquier desequilibrio o asimetría que descubra en su cuerpo, y acentúe más el trabajo en las zonas débiles o rígidas. Aunque nos han condicionado para pensar que tenemos un predominio del lado derecho o izquierdo del cuerpo, ambos lados se pueden desarrollar de forma similar. No sea unilateral; y éste es un buen consejo tanto para el yoga como para la vida. Cultive la simetría y el equilibrio, la gracia y la belleza.