Entradas con la etiqueta ‘yoga sivananda’

Yoga Darsana

Puede notarse aquí que, de acuerdo con el Yoga Darsana, la visión del mundo por parte del hombre es un producto de la mente y del complejo de sentidos corporales en agitación o vyut-thana, del que nace vritti-sarupya. Cuando termina vritti-sarupya y ocupa la escena vrittl-nlrodha, el hombre opta por astanga-yoga. Entonces, cesa de ser un ser humano de factura natural y se convierte en un ser humano auténtico, o un Yogi. Y es este Yogi quien testimonia las tres transformaciones de la mente, mencionadas en los Sutras 9, 11 12. También ve que cada una de estas tres transformaciones ocasiona las tres transformaciones correspondientes en su complejo de sentidos corporales mencionadas en el Sutra 13. Son estas transformaciones las que alteran radicalmente la vieja visión del mundo que era dominada por la temporalidad, y hacen nacer una visión no-temporal del mundo, iluminada por la sabiduría radiante (Sutra 5). Tras experimentar la mente y el complejo de los sentidos corporales una transformación radical, nace una visión nueva e intemporal del mundo, porque la visión de éste por parte del hombre depende de los estados de su organismo psicosomático.

Yoga Asana

La vida humana, como se la vivió desde que el hombre pasó del estado animal al cultural, vagó dentro del círculo vicioso de estos vrittis quíntuples, ninguno de los cuales logró jamás ponerlo al hombre frente a frente consigo mismo o con el mundo en el que halla su ser. Por el contrario, la identificación con estos vrittis oscurece la clara percepción que es la única que podrá permitir al hombre que vea las cosas como son en realidad.
Estos vrittis son de dos clases: dolorosos e indoloros (1-5). Naturalmente, en lo existencial no es menester que sean dolorosos. Sólo se vuelven dolorosos cuando la ideación electiva interviene y deforma la percepción. Esto ocurre porque hay una contradicción inherente entre lo ideacional y lo existencial. El dolor y la aflicción que los procesos ideacionales engendran asumen proporciones tan enormes que el hombre halla imposible descubrir una salida de sus tentáculos. Toda salida, inventada por el movimiento ideacional, genera su contrario. Esto es inevitable debido a la contradicción inherente entre lo ideal y lo existencial.

El yoga

Y en último término, pero no de menor significación, como instrumento del establecimiento de una relación inteligente y armónica entre hombre y hombre, y hombre y naturaleza, la íntegra contribución acumulada de este vrltti demuestra ya que es desastroso para la sobrevivencia misma del hombre en este planeta. La amenaza combinada de un holocausto nuclear, la creciente contaminación mundial y los problemas creados por la explosión demográfica, están obligando a los hombres inteligentes y compasivos de todo el mundo a detenerse un momento y echar una nueva mirada al enfoque del hombre sobre la existencia en su totalidad. Esta detención y esta mirada nueva son lo implícito en citta-vritti. En consecuencia, el Yoga sugiere un alto a la actividad de los cinco vrittis para que el hombre se ubique en una posición en la que sea posible la sola percepción de lo “que es” dentro y fuera, con su significado existencial para la vida humana.

Instrucciones generales II

10.  La práctica del yoga por las mañanas disipa la pereza, aumenta la movilidad y activa la circulación. El yoga matinal crea un estado de alerta que se prolonga durante todo el día. Por la noche, su práctica relaja y hace desaparecer las tensiones y desequilibrios acumulados durante el día.
11.  Cuando hace frío, una ducha o un baño caliente facilitará la práctica de las posturas.
12.  Las posturas se han de practicar con el estómago vacío.
13.  Si en alguna de las posturas no alcanzan a sujetarse por las manos o los pies, como requieren las instrucciones, utilicen un cinturón para conseguirlo.
14.  Es probable que no puedan colocarse exactamente en las posiciones que muestran las fotografías. Adopten cada postura según el tamaño y la flexibilidad relativa de cada uno.
15.  Ejecutar las posturas frente a un espejo puede servir a veces para verificar la simetría y la alineación. Si es posible, instale un espejo de cuerpo entero en la habitación donde practican.
16.  Quizá les resulte más fácil aprender las posturas si un amigo les lee las instrucciones mientras adoptan la posición. También pueden grabar las instrucciones en una cinta y escucharla mientras practican.
17.  En las posturas que deben hacerse del lado derecho y del izquierdo, se dan instrucciones sólo para un lado, para evitar confusión. Para cambiar de lado, basta con invertir la posición o seguir de nuevo las instrucciones desde el comienzo, pero para el otro lado.
18.  Asegúrese de que no tensa la cara ni el cuello en ninguna postura (el cuello es un importante centro de acumulación de tensiones). Cuando mantenga una postura, verifique si tiene tendencia a este tipo de tensiones. Una vez que el hábito se haga consciente, podrá combatirlo y mantener la circulación de la energía por todo el cuerpo. Entonces, incluso durante el día, podrá evitar esta forma de acumulación de tensiones.
19.  Cuando ambos hayan aprendido los principios básicos del yoga en pareja y tengan la sensación vivencial de cómo trabajarlo, empiecen a crear sus propias posturas dobles adaptadas al cuerpo y la capacidad de los practicantes.

Concentración y atención

La concentración consiste en enfocar la conciencia en una sola cosa. Para aprender las posturas se necesita concentración, porque la mente debe verificar muchas cosas y realizar ajustes y correcciones. Cuando ya se conoce bien una postura, la concentración llega a su término y entra en juego la atención. La atención es una percepción total y desenfocada de todo el cuerpo. La atención no se puede practicar ni cultivar: simplemente sucede. Cualquier intento de forzarla conduce de inmediato a la concentración. Observe en usted mismo la diferencia entre ambos procesos. Deje que la atención se produzca.