Entradas con la etiqueta ‘yoga para embarazadas’

Hatha yoga durante el embarazo

Desde que la futura madre recibe la noticia de su nuevo estado debe saber que puede fortalecer su salud y estrechar el lazo afectivo que la une con el hijo que está gestando practicando asanas especialmente diseñados para ella.

Mataji Indra Devi siempre decía que en el Yoga, la relajación se considera como un arte, la respiración como una ciencia y el control mental del cuerpo como un medio para armonizar la fisiología, la mente y el espíritu, por lo que lo llamaba “arte y ciencia de vida”. Desde ya que, por sus muy conocidos beneficios, lo mejor es comenzar a practicarlo antes de la concepción; pero si no se pudo, el embarazo es un buen momento para hacerlo.
Al igual que ante toda decisión que tenga que ver con la salud, sobre todo durante la gestación, es importante hablarlo previamente con el obstetra que lleva adelante el embarazo.
El Yoga hace que esta etapa pueda vivirse en plenitud y armonía, marcando así una diferencia fundamental entre practicarlo y no practicarlo. ¿Qué beneficios aporta el Yoga a la mujer y a su bebé?

  • Produce una agradable sensación de bienestar general.
  • Ayuda a dhminuir el cansancio.
  • Reduce la hinchazón y los calambres en las piernas.
  • Flexibúiza la columna vertebral; mejora la postura combaúentk) las clásicas lumbalgias.
  • Las posturas (algunas de ellas modificadas especialmente de acuerdo a cada etapa de la gestación) le permiten al cuerpo adecuarse naturalmente a los cambios que en él se van produciendo.
  • Ciertas ásanos preparan a la fisiología para el momento del parto.
  • La practica regular del Yoga ayuda a mantener el peso, estar más ágil, evita la formación de estrías y combate los clásicos dolores de cintura.
  • La respiración profunda es de mucha utilidad durante el embarazo y el trabajo de parto.
  • La meditación ayuda a la embarazada a enfrentar la ansiedad y los miedos naturales que se puedan

EL YOGA: UN TESORO DE LA INDIA CONTRA LAS FOBIAS

EL YOGA: UN TESORO DE LA INDIA CONTRA LAS FOBIAS

Los ejercicios de regulación respiratoria son esenciales para combatir tanto el ataque de pánico como todo tipo de fobias y miedos. ¿Por qué? Porque la persona que los padece vive un estrechamiento. Recordemos que la palabra “angustia” viene de “angostare”, y significa que hay un estrechamiento focalizado, sobre todo en el pecho, que se produce en forma involuntaria. Disciplinas milenarias como el yoga se convierten, de esta manera, en una gran alternativa. Existen muchísimas variantes de asarías (posturas).

ACTITUD PARA MUJERES PRINCIPIANTES

ACTITUD PARA MUJERES PRINCIPIANTES

Antes de comenzar la práctica de Yoga, hay que tener en claro los movimientos, tanto al armar como al desarmar la postura.
❖los desplazamientos deben ser suaves y con gracia, como los oue podemos ver en los felinos si les prestamos atención.

❖Siguiendo este principio, hay oue comenzar eligiendo las asa-nas más adecuadas para nosotros y practicarlas día tras día hasta sentirnos habituados a ellas.
❖Aunque las asanas pueden parecer, en un principio, difíciles y complicadas, su práctica demuestra lo contrario.

EL YOGA DE LA MUJER… PARA EL PESO IDEAL

EL YOGA DE LA MUJER… PARA EL PESO IDEAL

(Ayuda a adelgazar por su valor aeróbico)
Saludo al sol (surya namaskar)

SURYA NAMASKAR ES UNA EXPRESIÓN SÁNSCRITA COMPUESTA POR LAS PALABRAS SURYA: “SOL”; Y NAMASKAR: “SALUDO”. LOS ESTUDIANTES INDIOS SUELEN EJECUTAR ESTE EJERCICIO A LA SALIDA DEL SOL, CON LOS OJOS FIJOS EN EL ASTRO REY QUE EMERGE DEL HORIZONTE.

SUS BENEFICIOS SON:
✓ Contribuir a dar agilidad y flexibilidad al cuerpo.
✓ Fortificar los músculos.
✓ Tonificar el sistema nervioso.
✓ Mejorar la circulación sanguínea.
✓ Brindar una sensación general de bienestar.
✓ Ayudar a mejorar la salud, quemar adiposidades y tener mayor vitalidad.
✓ Rejuvenecer.
Algunas recomendaciones:
Nunca se debe practicar el Saludo al Sol hasta el punto de sentir agotamiento. Al principio, hacerlo en un período que no exceda los diez minutos diarios.

CÓMO HACERLA:
1 Coloque una colchoneta o una toalla en el suelo y póngase de pie frente a ella, tocando su borde con los dedos de los pies. La columna y la cabeza deben estar en línea recta, los pies juntos, las palmas de las manos unidas firmemente a la altura del pecho.
2 Haga una inspiración profunda y retenga el aire, mientras levanta poco a poco los brazos y lleva el cuerpo hacia atrás.
3 Inclínese hacia adelante y exhale; coloque las palmas sobre la colchoneta, a ambos lados de los pies e incline la cabeza hasta tocar las rodillas con la frente. Siempre debe sentirse a gusto y relajado en la postura, no violentar el cuerpo. Un detalle importante es que las palmas seguirán apoyadas en el mismo lugar durante todo el ejercicio.
4 Tomando otra inspiración profunda, extienda hacia atrás la pierna izquierda, doblándola ligeramente.
5 Exhalando, lleve la pierna izquierda hacia atrás; debe unirse a la derecha para que los pies queden juntos, con los dedos invertidos y las rodillas tocando el suelo. Ahora inhalando, levante las rodillas y enderece todo el cuerpo como una tabla.
6 Comience a exhalar, a medida que va bajando poco a poco el cuerpo hacia el suelo (manteniendo los glúteos lo más alto posible) y doblando los brazos al sostener el peso del cuerpo. El mentón, el pecho y las rodillas deben tocar primero el piso y deslizarse sobre él, mientras bajan los glúteos y el estómago toca el suelo.
7 Al terminar el movimiento deslizante y al tocar el suelo con el estómago, debe tomar una inspiración profunda estirando los brazos, levantando el tronco y alzando hacia atrás la cabeza; los empeines se apoyan en el piso.
8 Exhalando, eleve glúteos, manteniendo bien estiradas las piernas. Todo el peso del cuerpo debe gravitar exclusivamente sobre las manos y los pies, que deben tener las palmas y las plantas apoyadas sobre el suelo.
9 Ahora, inhalando, adelante el pie izquierdo hasta llegar a posarlo en medio de ambas manos.
10 Llevando hacia adelante la pierna izquierda mientras exhala el aire, estire las piernas, afloje la cabeza, con las palmas de las manos apoyadas en el piso; si no llega, déjelas colgando a ambos costados. El tronco queda flexionado hacia adelante hasta que la frente toque las rodillas o se acerque a ellas lo más posible.
11 Inhalando, vaya subiendo el tronco, los brazos y la cabeza entre los brazos extendidos, arqueando al mismo tiempo el cuerpo hacia atrás.
12 Por último, exhalando, vuelva a la posición original, uniendo las palmas a la altura del pecho.

Yoga niños

ANTES DE HACERLE PRACTICAR YOGA A SU BEBÉ, CONSULTE CON EL PEDIATRA.

Torsión de la columna
Torcer el cuerpo para uno de los lados, dejando que la cabeza del bebé mire hacia el lado contrario.
Beneficios:
• Resulta ser uno de los ejercicios más beneficiosos para los bebés que presentan alguna disfunción del sistema nervioso, ya que trabaja toda la columna para mantenerla flexible y saludable.
• Estimula los nervios y ganglios que rodean la columna.
• Masajea y tonifica los órganos y glándulas internas, beneficiando el hígado, el páncreas, el bazo, los ríñones y
las vías suprarrenales.

Extensión de piernas
Extender primero una pierna, luego la otra y, finalmente, las dos juntas.
Beneficios:
• Fortifica los músculos del abdomen y de los muslos.
• Contribuye a la elongación de los abductores.

Ejercicio de las rodillas contra el pecho
Tomar las dos piernas y llevar las rodillas hacia el pecho.
Beneficios:
• Ayuda a aliviar problemas intestinales.
• Fortifica los músculos del abdomen.
• Elonga los músculos de la espalda y del cuello.

Postura de barco inducida
Con una mano, extender las piernas y, con la otra, alzar la cabeza.
Beneficios:
• Desarrolla el equilibrio.
• Fortifica los músculos del abdomen, pecho, hombros, cuello y muslos.
• Ayuda a elongar la columna.