Entradas con la etiqueta ‘yoga integral’

Pasos para realizar el saludo del gato en yoga

Rodillas separadas al ancho de las caderas. Inhalando, llevar la cabeza hacia arriba y atrás y quebrar la cintura hacia el piso.

Exhalando, bajar la cabeza comprimiendo la barbilla en la base de la garganta y elevar la columna todo lo que esta lo permita. Repetir varias veces hasta notar cómo va perdiendo su rigidez (es posible que suene, mejor…).

Gato en descanso, efectuar varias respiraciones profundas hasta estabilizar el ritmo cardíaco.

Gato en cuatro patas, cabeza en alto, cintura hacia el piso.

Avanza hacia adelante hasta donde los brazos lo permitan.

Doblar los codos hacia atrás y continuar hacia adelante hasta tocar el piso con la barbilla.

 

Yoga dinámico

Yoga dinámico.
La actividad aeróbica que reemplaza al gimnasio.
Por Paula Picarel.
Practicar yoga dinámico es una opción para quienes piensan que el yoga es aburrido, o están cansados de la onda del gimnasio, o quieren cambiar de actividad aeróbica Jovial, ágil y dinámica, además de fortalecer la musculatura y quemar calorías, con esta variedad norteamericana del yoga se puede alcanzar el estado meditativo en movimiento.

Yoga es una filosofía que se fue construyendo durante milenios. Trasmitida en forma oral, de generación en generación y de maestro a discípulo durante siglos, es en la actualidad practicado por millones de personas. Orientales y occidentales compartimos hoy este antiguo saber.
El objetivo final del yoga es alcanzar Samadhi, que es un estado de plenitud donde el ser se reencuentra con su verdadera esencia y vive en coherencia y armonía con ella. Sin embargo, muchos adeptos del yoga descartaron como objetivo la unión sagrada y tomaron del yoga otros aprendizajes intermedios. Así nacieron nuevas versiones del yoga, que poseen un contenido espiritual menos pretencioso: se practica yoga cor. e fin de mejorar la salud, aquietar ei nerviosismo o hallar un momento de tranquilidad. También se hace yoga para fortalecer los músculos, ganar flenbB-dad o distenderse.
YOGA DINÁMICO
¿Quién dijo que el yoga es aburrido? Esta propuesta, más enérg:; te caracteriza por su estilo ágil y fuerte. A diferencia del hatha-yoga, que divide la clase en períodos de descanso y movimiento, el yoga dinámico realiza un encadenamiento de posturas: así, quien se encuentra practicado practicamente no se detiene hasta finalizar la clase. El yoga dinámico es una propuesta aeróbica, más ágil y muy divertida. Quien la domina lo suficiente, adquiere la virtud de meditar en movimiento. Veamos algunas de sus características:
• Se gana resistencia y flexibilidad. : Fuerza, flexibilidad y equilibrio es lo que más se trabaja en este tipo de yoga. Es un balance entre la fuerza y la flexibilidad. Aunque se elija trabajar con un objetivo concreto, por ejemplo, lograr mayor fuerza de brazos, la influencia de los movimientos es integrada. Es decir, toda la musculatura siente el resultado.

Yoga integral

Todo este caos y toda esta confusión se adivina y trasciende en savitarka Samadhi. Esto se llama savitarka porque todo conocimiento obtenido a través de palabras y de sus significados convencionales es básicamente inferencial. Tarka significa inferencia. Y la inferencia necesita un referente metido en el aparato de la memoria. La influencia que este conocimiento inferencial ejerce sobre las mentes de los hombres de todo el mundo es tan colosal, y el prestigio que goza es tan pavoroso, que parece casi irremediable la esclavitud del hombre a ella. Savitarka Samadhi libera al hombre de esta esclavitud entorpecedora.

La relajación

La relajación es un arte que se ha perdido, o poco menos, en nuestra sociedad super acelerada. La tensión física afecta a la mente, de la misma manera que una mente nerviosa, tensa o que charla sincesar afecta al cuerpo. Cada uno de ellos refleja al otro y es el otro. La relajación total no puede lograrse con el simple descanso, ni entregándose a alguna diversión. La verdadera relajación, la que rejuvenece y renueva, es un estado positivo de equilibrio en el cuerpo y en la mente, y se alcanza mediante la acción. El hatha yoga le permite liberar energías bloqueadas y tensiones acumuladas; le devuelve a su integridad y le da la posibilidad de experimentar una relajación y una ecuanimidad auténticas.
Cuando empiece a aprender las posturas, es probable que se canse pronto. Ese cansancio es fácil de vencer con una práctica regular, si aumenta paulatinamente el tiempo que pasa en las posturas conforme aumenta su capacidad. Al comienzo, descanse un poco entre las posturas, pero no tanto como para que el cuerpo se enfríe y pierda energía. A medida que progrese, comprobará que ya no necesita descansar entre una postura y otra.
Termine cada sesión con un período de descanso consciente. Descanse tranquilamente, y ayúdese con la mente para alcanzar un efecto pleno. Mientras está tendido de espaldas, relaje conscientemente todo el cuerpo, y deje que todo su peso descanse por completo en el suelo. Libere todas las rigideces y tensiones, y permita que el cuerpo se afloje. Efectúe unas cuantas respiraciones profundas y después deje que el ritmo se haga más lento y se aquiete. Si durante unos diez a quince minutos relaja todas las tensiones, experimentará un gran bienestar.

Concentración y atención

La concentración consiste en enfocar la conciencia en una sola cosa. Para aprender las posturas se necesita concentración, porque la mente debe verificar muchas cosas y realizar ajustes y correcciones. Cuando ya se conoce bien una postura, la concentración llega a su término y entra en juego la atención. La atención es una percepción total y desenfocada de todo el cuerpo. La atención no se puede practicar ni cultivar: simplemente sucede. Cualquier intento de forzarla conduce de inmediato a la concentración. Observe en usted mismo la diferencia entre ambos procesos. Deje que la atención se produzca.