Entradas con la etiqueta ‘tipos de yoga’

Yoga para principiantes

¿MEDITAR EN MOVIMIENTO?
Sí, esa es la propuesta: alcanzar el estado meditativo en movimiento. A partir del trabajo sutil que se realiza, mediante las miradas y las llaves o cierres, se facilita la concentración y se logra un mejor uso de la energía. Parafraseando al maestro lyengar, los diferentes estilos del yoga son como distintos tipos de árbol: todos tienen el mismo objetivo, “crecer hacia la luz”.

Al no interrumpir nunca el esfuerzo, el yoga dinámico produce sudoración, liberando toxinas.

Hacer yoga

Los restantes Sutras del grupo que consideramos han de entenderse del mismo modo. No es necesario entender todos estos caminos de alternativa. Cualquiera de éstos que impulse nuestro interés apasionado es bastante para esa finalidad.

Por las consideraciones precedentes debería ser evidente que el Yoga no es una doctrina dogmática ni un cerrado sistema filosófico o ideológico. Por el contrario, todos esos sistematizados procesos de pensamiento son un obstáculo para el Yoga. Todo lo que el Yoga le exige al hombre es un interés apasionado por algo que lo vincula vitalmente con cualquier objeto real (vastu). Esto se aclara absolutamente en el Sutra 39. El “interés apasionado” es esencial porque sin él no podrá haber base real de exploración seria de la naturaleza existencial de la relación del hombre con el hombre y el mundo objetivo. Los hombres que no puedan ponerse a tomar un interés apasionado por ningún objeto real deberán, por desgracia, cancelarse como algo menos que humano. Seguirán viviendo como troncos de madera muerta lanzados de acá para allá por los vientos externos sobre las aguas de la vida.

Tipos de yoga

El Sutra 32 sugiere una adhesión unidireccional a abhyasa, o sea, estar firme en un vacío exento de vrittis. Este vacío está repetidamente llenado y perturbado con violencia por tormentas de vrittis empujadas a la superficie por el poder del impulso propulsado por el pasado. Todas esas tormentas aparecerán, causarán trastornos, y desaparecerán por sí mismas porque cesamos de identificarnos con ellas. Habiendo, pues, cesado de operar la fuerza impulsora, el empuje de las ruedas de los vrittis deberá necesariamente retardarse y llegar a detenerse. Esto necesita tremenda energía de quietud que naturalmente acompaña a la claridad de percepción. El nublamiento de la percepción es la que crea todas las dificultades. Por tanto, se sugiere la adhesión unidireccional a abhyasa para evitar todas las dificultades. “Ekatattva“, en el Sutra 32, que aparece como un atributo de abhyasa, no es principio ideal o ideacional alguno aparte de abhyasa, como lo define el Sutra 13. El enérgico interés por sthiti, o por un estado de vacío exento de vrittis (que es abhyasa), es bastante potente para evitar y vencer todos los posibles impedimentos para el Yoga.

Instrucciones generales II

10.  La práctica del yoga por las mañanas disipa la pereza, aumenta la movilidad y activa la circulación. El yoga matinal crea un estado de alerta que se prolonga durante todo el día. Por la noche, su práctica relaja y hace desaparecer las tensiones y desequilibrios acumulados durante el día.
11.  Cuando hace frío, una ducha o un baño caliente facilitará la práctica de las posturas.
12.  Las posturas se han de practicar con el estómago vacío.
13.  Si en alguna de las posturas no alcanzan a sujetarse por las manos o los pies, como requieren las instrucciones, utilicen un cinturón para conseguirlo.
14.  Es probable que no puedan colocarse exactamente en las posiciones que muestran las fotografías. Adopten cada postura según el tamaño y la flexibilidad relativa de cada uno.
15.  Ejecutar las posturas frente a un espejo puede servir a veces para verificar la simetría y la alineación. Si es posible, instale un espejo de cuerpo entero en la habitación donde practican.
16.  Quizá les resulte más fácil aprender las posturas si un amigo les lee las instrucciones mientras adoptan la posición. También pueden grabar las instrucciones en una cinta y escucharla mientras practican.
17.  En las posturas que deben hacerse del lado derecho y del izquierdo, se dan instrucciones sólo para un lado, para evitar confusión. Para cambiar de lado, basta con invertir la posición o seguir de nuevo las instrucciones desde el comienzo, pero para el otro lado.
18.  Asegúrese de que no tensa la cara ni el cuello en ninguna postura (el cuello es un importante centro de acumulación de tensiones). Cuando mantenga una postura, verifique si tiene tendencia a este tipo de tensiones. Una vez que el hábito se haga consciente, podrá combatirlo y mantener la circulación de la energía por todo el cuerpo. Entonces, incluso durante el día, podrá evitar esta forma de acumulación de tensiones.
19.  Cuando ambos hayan aprendido los principios básicos del yoga en pareja y tengan la sensación vivencial de cómo trabajarlo, empiecen a crear sus propias posturas dobles adaptadas al cuerpo y la capacidad de los practicantes.

Acerca del tiempo

El aprendizaje de los elementos básicos del hatha yoga no tiene por qué ser muy largo. Su duración depende de la seriedad con que se practique y del estado físico en que uno se encuentre al comenzar. No se llega nunca a un estado en el que uno pueda afirmar: “Ahora ya he aprendido, ya he terminado.” Ya que el cuerpo se encuentra en permanente cambio, el aprendizaje del yoga puede constituir una experiencia que dure toda la vida. La esencia del yoga está fuera del marco temporal que nos limita y en el cual nos hallamos atrapados. Practique el yoga sin estar pendiente del tiempo, con la atención puesta por completo en el momento. Entonces el yoga se convertirá en un proceso de aprendizaje continuo, que se despliega y evoluciona jubilosamente.