Entradas con la etiqueta ‘tao te king’

Tao te king

Su profundo conocimiento de la vida o —como lo llama él— el Tao, no está basado en la erudición sino en un camino de realización, siguiendo la senda de conocimiento de sus propios maestros de linajes milenarios.
La cadena de enseñanza se realiza a través de la transmisión oral directa que comprende los entrenamientos interiores Tao-in (meditación taoísta, sentar en la calma), chi kung (entrenamiento de la energía), tai chi chuan (movimiento de la unidad suprema), tai chi espadas, pa kua (palma de los ocho trigramas), I Ching, Tao te king, tuei na (masaje y diagnóstico chino), tuei sou (arte de empujar las manos) y, fundamentalmente, la relación con el maestro.
Lo que uno respira junto al maestro Liu es el espíritu mismo de la vida.
A medida que pasa el tiempo, se van aprendiendo las diversas formas exteriores, como cuando empezamos a hablar o a caminar, casi sin darnos cuenta; simultáneamente, van sucediendo las transformaciones dentro de nosotros. Un mundo entero, nuevo para explorar.
Por eso, junto con los beneficios relacionados con la salud y la longevidad, vamos aprendiendo a desbloquear nuestros canales de energía (meridianos) y centros energéticos y a despertar nuestra fuerza electromagnética, promoviendo la integración y nutriéndonos con la del cielo y la tierra.
Nos vamos reconociendo parte de ese principio único que anima el universo y tratando de comprender la constante ley de cambios que existe en la naturaleza. Fui aprendiendo que tenemos toda nuestra vida para ir despertando el espíritu, toda nuestra vida para ir llegando a nosotros mismos. Utilizamos este arte, con su técnica, como un medio de refinamiento, de cultivo de nuestro ser.
El tai chi chuan, como lo dice el maestro Liu, es un entrenamiento de amor. Vamos consiguiendo, por medio de la práctica constante, una serenidad interior que va generando un movimiento de la energía vital. A su vez, el movimiento lento, suave, con la pulsación simultánea de palmas y manos, plantas de los pies y bajo vientre, va generando ese estado de quietud.
Movimiento y quietud se alternan y coexisten simultáneamente. El misterio del wu wei o no unión, o no forzar, mediante el cual todas las cosas se van haciendo.
A partir de allí, las formas son su manifestación externa.
Según el maestro Liu el ideograma chi para los taoístas es formado por la unión de dos ideogramas: cielo y origen, y contiene la idea de energía vital que tiene su fuente en los cielos.
Por lo tanto, esto viene a esclarecer algunas equivocaciones cometidas por algunas personas que suponen que el chikung está basado en la respiración por la boca o la nariz.
El entrenamiento de chi kung más elevado, y que puede curar enfermedades crónicas difíciles, no enfatiza la respiración de boca y nariz y sí la unión de energías yin y yang y utiliza la energía resultante de esta unión en la cura de las enfermedades. Conforme el ideograma de chi, escrito por los taoístas, este entrenamiento está asociado a la idea de obtención de una energía vital del cielo.
Tenemos dentro nuestro algo que es original y verdadero, los taoístas lo llaman “los tres tesoros”.
En el cielo también existen los tres tesoros que son: el sol, la luna y las estrellas.
Unidos a los tres tesoros de la tierra: el agua, el fuego y el viento, forman los tres tesoros del hombre.
El hombre posee dentro de sí estos seis elementos que existen en el aire y en la tierra, que son localizados de la siguiente forma: dos en la parte superior, dos en la parte media y dos en la parte inferior.
Son por lo tanto tres pares yin y yang, que se localizan en el dan tien (campo de cinabrio) superior, medio e inferior.

La voz del tao

Un gran reino debe ser como las tierras bajas hacia las que fluyen todas las corrientes.
Debe ser un punto hacia el que convergen todas las cosas bajo el cielo.
Debe representar el papel de la hembra en sus tratos con todas las cosas bajo el cielo.
La hembra por la quietud vence al machoy por la quietud se sitúa debajo.