Entradas con la etiqueta ‘que es el yoga’

El yoga

Una cuidadosa mirada sobre este pormenorizado registro de impedimentos con que nos encontramos en nuestro camino hacia el Yoga, mostrará que los nueve impedimentos mencionados en el Sutra 30 son, en realidad, nueve formas de vrittis que surgen uno tras otro cuando vemos la necesidad de optar por no efectuar elecciones. Optar por no efectuar elecciones es un vritti. Pero lo es de un género que atraviesa las raíces mismas de la elección ideacional. Es un ejercicio de la libertad en forma de acción negativa. O, es como nadar contra la corriente de vritti-sarupya (las identificaciones). Este movimiento contrario hacia la fuente misma de la tendencia electiva está obligado a perturbar todo el complejo de la psiquis condicionada. Es un choque entre dos géneros diferentes de energía —la energía del condicionamiento, que se mueve hacia abajo, como la atracción hacia abajo, de la gravedad, por un lado, y la energía que se mueve hacia arriba, que acompaña a la visión de la necesidad de no-elegir en bien de la libertad y la liberación respecto del enredo con vritti-sarupya o la corriente del condicionamiento, por el otro. El primer impedimento que encontramos en este extraño viaje del Yoga es un sentimiento de enfermedad (vyadhi). Esta no es una enfermedad con la que estemos familiarizados en nuestra vida condicionada día tras día. Es un género completamente diferente de enfermedad. En un sentido, es una rebelión contra la tendencia que forma hábitos, que, de hecho, es una dolencia o enfermedad psicosomática siempre persistente, pero que equivocadamente equiparamos a la salud y al bienestar. Cuando cualquier hábito toma posesión se amortigua la sensibilidad a “lo que es”. Y es esto lo que es rudamente sacudido por el primer paso hacia el Yoga y el resultado es este extraño género de enfermedad.

Acerca del tiempo

El aprendizaje de los elementos básicos del hatha yoga no tiene por qué ser muy largo. Su duración depende de la seriedad con que se practique y del estado físico en que uno se encuentre al comenzar. No se llega nunca a un estado en el que uno pueda afirmar: “Ahora ya he aprendido, ya he terminado.” Ya que el cuerpo se encuentra en permanente cambio, el aprendizaje del yoga puede constituir una experiencia que dure toda la vida. La esencia del yoga está fuera del marco temporal que nos limita y en el cual nos hallamos atrapados. Practique el yoga sin estar pendiente del tiempo, con la atención puesta por completo en el momento. Entonces el yoga se convertirá en un proceso de aprendizaje continuo, que se despliega y evoluciona jubilosamente.