Entradas con la etiqueta ‘posturas del yoga’

Principios básicos


• Principio de postura y contrapostura.

Se denomina postura a la posición que es el punto de partida en el Vinyasa (secuencia postural).
Toda postura tiene su contrapostura.
En algunos casos, posee varias o se necesita más de una o de dos para realizar el efecto contrario.
La noción de contrapostura es siempre psicológica y fisiológica.
Cuando nos referimos a los aspectos mentales, no lo hacemos a los de la mente consciente sino a los de la mente inconsciente, y a otras funciones que analizaremos posteriormente.
Lo primero para tener en cuenta es la tridimensión física. Esto significa que toda postura tiene ancho, alto y espesor.
Analicemos, entonces, los contrarios psicofisiológicos con ejemplos muy concretos.
Si alguien está en la postura del paro de cabeza “Sirsasana” su contrario será la postura depie “Tadasana”, no sólo psicoespacialmente hablando, sino fisiológicamente, en razón de la fuerza gravitatoria y los centros energéticos resultantes. El corazón de la persona que está en la postura del paro de cabeza recibirá una ayuda gravitacional para favorecer el retorno de sangre venosa, pero, por el contrario, notará que existe una dificultad increíble para llevar la sangre arterial (sangre purificada con oxígeno) a los miembros inferiores (piernas), aumentando sensiblemente el esfuerzo del órgano cardíaco. La mente inconsciente (Chitta), inmediatamente generará el deseo-necesidad deabandonar dicha postura y adoptar la postura inversa. Exactamente acontece con las posturas decúbito ventral o cubito dorsal, comúnmente llamadas posturas de boca abajo y de boca arriba.
Teniendo presente esto, es muy fácil comprender que lo mismo acontece con las posturas de costado, derecho o izquierdo.
Muscularmente,, cuando una pierna está estirada, por lo general, elonga los músculos isquiotibiales (posteriores de piernas) y la postura que haría lo contrario debería flexionar dicha pierna, lo que nos llevaría a elongar el cuadríceps.
El objetivo de la contrapostura es elongar el músculo contrario para permitir la relajación psicosomática, no para actuar meramente sobre el físico, desde una óptica mecanicista.
Sin embargo, luego de una serie o secuencia de posturas y contraposturas que elongan, sedeben ejecutar posturas que tonifiquen los músculos, pues no es aconsejable que sólo seelonguen. Esto debe ser tenido en cuenta desde una comprensión profunda y real de la psicología somática que determina que la tensión y el esfuerzo realizado sobre el sistema muscular genera, desde la óptica psicosomatológica, una eliminación de energía negativa, que a veces es almacenada por tensiones mentales que de esta forma son reducidas diariamente. Pero, si hablamos de la psicología somática, debemos hacerlo desde una visión más amplia como es la expuesta por la psicología holística que nos permite examinar el enfoque psiconóustico (mental y espiritual) que determina que las técnicas mentales o psicomentales producen vectores espirituales o emocionales, si se prefiere el término. Por tal razón, sos vemos obligados a trabajar en posturas de equilibrio que obran directamente sobre la mente (ver sección de Tola Yoga para más información), tranquilizándola instantáneamente por el aumento de atención requerido que hace bajar la frecuencia respiratoria, desacelarando las ondas mentales emitidas.

Posturas de flexibilidad

A su vez, una dwiasana o postura de dos personas puede ser meramente estética o bien de flexibilidad:
• Si es artística, se denomina kaladwiasanaña.
• Si es terapéutica Chikitsadwiasana.
Si es de fuerza o flexibilidad, hathadwiasana.
• Si es de equilibrio, toladwiasana.

Clasificación técnica de posturas

Por su número de participantes.

• Dwiasanas “posturas de a dos”
• Triasanas “posturas de a tres”
• Ekasana “postura solitaria”

Texto para la formación de profesores de Yoga

Clasificación técnica de posturas.

Clasificación: por su punto de apoyo.
Sobre piernas.
Sobre tronco o de suelo.
Sobre manos Invertidas.

Por su trabajo complementario.
• Preasanas con elementos de ayuda
• Asanas con elementos de ayuda

Posturas del yoga

La postura del gato

Se trata de una manera suave de ejercitar la columna. En esta postura, la espalda debería curvarse ligeramente.
1 Nos arrodillamos en la postura de la hoja y relajamos los hombros, el cuello y el rostro. Respiramos profunda y lentamente desde la parte baja del abdomen y sentimos la presión contra el abdomen. Esta postura ayuda a desarrollar la respiración abdominal.
2 Elevamos las caderas y curvamos la espalda hasta apoyarnos en la coronilla. Mantenemos los brazos relajados y sentimos el estiramiento de la parte posterior del cuello. Nos concentramos en la expansión de la parte superior de la caja torácica cuando llenamos los pulmones de aire al inspirar. Esta postura desarrolla la respiración torácica.
3 Nos ubicamos a gatas, con las manos apoyadas directamente bajo los hombros y las rodillas, alineadas con las caderas. Inspiramos, miramos hacia arriba, hundimos la columna y estiramos la parte inferior de la columna en dirección al techo. Respiramos desde la parte superior del pecho para desarrollar la respiración clavicular. Mantenemos la postura durante diez respiraciones.
4 Continuamos respirando con la parte superior de la caja torácica, espiramos, oprimimos el mentón contra el pecho, arqueamos la columna y retraemos su parte inferior. Esta postura se mantiene durante diez respiraciones, tras lo cual volvemos a la postura de la hoja.

LA LUNA CRECIENTE II

Después de mantener la Luna Creciente I, aflojen el asimiento de las manos, apoyen en la alfombra el empeine del pie posterior y sepárense un poco más de su compañero. Cuanto más se aparten, más intenso se hará el estiramiento. Bajen tanto como les sea posible las caderas y arquéense hacia atrás manteniéndose unidos por las puntas de los dedos. Mantengan la postura y después inviertan la posición de las piernas.
BENEFICIOS: Esta postura estira los músculos de los muslos, la pelvis y la espalda. Alarga los tendones de Aquiles, abre los hombros y es vigorizante.

EL LOTO

Siéntese con las piernas extendidas y apoye un pie sobre la parte alta del muslo opuesto, como muestra la foto 25. Después doble la otra pierna y lleve el pie a la parte alta del muslo opuesto (foto 26). No fuerce las rodillas. Si no consigue fácilmente esta postura, espere a haber adquirido más flexibilidad. Sentarse en la postura con las piernas cruzadas y en el Medio Loto, y seguir practicando con regularidad el hatha yoga le prepararán para el Loto completo. Se trata de una posición maravillosa y vale la pena esforzarse por lograrla, porque favorece la movilidad de tobillos, rodillas y caderas. Notará que, al sentarse en la postura del Loto, la energía fluye a través de todo el cuerpo y el cerebro está más alerta.