Entradas con la etiqueta ‘posturas avanzadas de yoga’

LA LUNA CRECIENTE II

Después de mantener la Luna Creciente I, aflojen el asimiento de las manos, apoyen en la alfombra el empeine del pie posterior y sepárense un poco más de su compañero. Cuanto más se aparten, más intenso se hará el estiramiento. Bajen tanto como les sea posible las caderas y arquéense hacia atrás manteniéndose unidos por las puntas de los dedos. Mantengan la postura y después inviertan la posición de las piernas.
BENEFICIOS: Esta postura estira los músculos de los muslos, la pelvis y la espalda. Alarga los tendones de Aquiles, abre los hombros y es vigorizante.

EL TRIÁNGULO

Mientras están espalda contra espalda, separen las piernas a una distancia de unos noventa centímetros. Si son de diferentes alturas, mantengan al mismo nivel el pie que apunta hacia el frente, y efectúen los ajustes necesarios con el que queda atrás. Tómense de las manos y levanten los brazos hasta el nivel de los hombros, manteniéndolos paralelos al suelo.
Entonces giren un pie hacia afuera y el otro ligeramente hacia dentro, cuidando que los dedos y el talón del pie que va hacia delante queden en línea con el arco del pie de atrás, tal como se muestra. Ésta es la psición básica de los pies en muchas posturas (véase foto 1). En el Triángulo, cada participante compone una imagen en espejo del otro. Ahora, exhalando, lleven el brazo y el torso sobre la pierna que va hacia delante, inclinándose hacia el costado hasta sujetar cada uno el tobillo de su pareja (o la pantorrilla, según la flexibilidad). Estiren el brazo opuesto hacia arriba y giren la cabeza hacia el techo. Fíjense en que los brazos que suben se cruzan, y el que baja se apoya en la pierna del compañero. Usen esta doble postura para lograr mayor extensión, y asegúrense de que los hombros y la columna estén bien presionados. Para mejorar la postura, esfuércense por mantener el torso erguido, de manera que la flexión se haga desde las caderas, sin que intervengan las costillas. Las rodillas deben permanecer rectas y el cóccix hacia abajo y hacia dentro. No giren las caderas, que han de estar orientadas hacia delante. Después de mantener la postura, incorpórense, cambien de pierna y repítanla hacia el otro lado.
BENEFICIOS: Así como el triángulo es la estructura geométrica más básica que existe en la naturaleza, sobre la postura del Triángulo se cimentan otras posiciones en el yoga. Tómense el tiempo necesario para aprenderla correctamente y después apliquen sus principios a las otras posturas. El Triángulo tonifica todos los músculos, sobre todo los de las piernas. Para realizarlo de forma correcta hay que prestar atención simultáneamente a todo el cuerpo.