Entradas con la etiqueta ‘posturas asanas’

Postura Hastotthita – Urdhwapadátala

Se trata de una postura del grupo de inversión.
Técnica:
• Coloqúese de rodillas en el suelo.
• Siéntese sobre los talones.
• Coloque las palmas de las manos en el suelo.
• Sitúe firmemente la cima de la cabeza sobre el suelo.
• Estire las piernas y desplace parte del peso del cuerpo a la cima de la cabeza.
• Eleve las piernas en el aire, desplazando todo el peso del cuerpo a la cima de la cabeza.
• Flexione las piernas y junta las plantas de los pies.
• Regule la respiración hacia el abdomen y mantenga la postura el tiempo adecuado con la mente muy atenta.
• Para deshacer la postura, estire previamente las piernas e invierta el proceso de ejecución de la postura, poniendo especial atención para no desplomarse.
Concentración: En el entrecejo.
Tiempo: De diez segundos a varios minutos, pero aumentando el tiempo de mantenimiento de la postura de manera muy gradual. Se ejecuta la postura únicamente una vez.
Observaciones: Esta postura se efectuará sólo por personas sanas y con una práctica considerable en los asanas de inversión. El practicante puede ser ayudado al principio por otra persona hasta que rescate el equilibrio perfecto de la posición.

Efectos:
• Fortalece todo el organismo en general.
• Tonifica muy poderosamente todos los músculos del cuello y de los hombros.
• Descansa las piernas, previniendo contra las várices.
• Mejora el riego sanguíneo a todo el cuerpo.
• Libera temporalmente de su peso a los órganos abdominales, mejorando su funcionamiento.
• Abastece de abundantísima sangre la parte alta del cuerpo, favoreciendo los pulmones, el corazón, la glándula tiroides, el cerebro y el funcionamiento de todos los órganos sensoriales.
• Fortalece la espina dorsal.
• Colabora en la interiorización de la mente y en la retracción de la dinámica sensorial, combatiendo eficazmente las fluctuaciones de la sustancia mental y activando la capacidad de concentración.

Postura de desperezamiento

Es una postura de acción sobre todo el cuerpo.

Técnica:
• Extiéndase en el suelo boca abajo, con los brazos a lo largo del cuerpo.
• Coloque las palmas de las manos sobre el suelo, a la altura del pecho.
• Introduzca las puntas de los pies hacia dentro.
• Eleve el tronco en el aire y deposite todo el peso del cuerpo sobre las manos y los pies.
• Las nalgas quedan ligeramente proyectadas hacia arriba y la cara mirando al frente.
• Mantenga la postura el tiempo adecuado, con lamente muy atenta, y después proceda a deshacerla con lentitud.
Concentración: En todo el cuerpo.
Tiempo: De cuarenta segundos a un minutos. Dos veces.
Observaciones: A diferencia del hamsasana, los brazos se mantienen flexionados, al igual que las piernas.
Efectos:
• Aumenta la capacidad de acción, rendimiento y resistencia de todo el organismo, fortaleciendo todos sus músculos y nervios.
• Mejora el riesgo sanguíneo.
• Tonifica los músculos pectorales de manera altamente eficaz.
• Fortalece las manos y las muñecas.
• Previene contra la psicastenia.
• Induce a la relajación profunda.
• Potencia la acción cardíaca.

Mudras que marcan diferentes respiraciones

En postura diamantina, hacer Jñana Mudra hacia abajo, las manos a la altura de la ingle. Respiración baja abdominal.
En postura diamantina, hacer Jñana Mudra hacia abajo, pero con puños cerrados, las manos a la altura de la ingle. Respiración media.
En postura diamantina, dedo pulgar hacia adentro y puño cerrado, hacia abajo, las manos a la altura de la ingle. Respiración alta.
En postura diamantina, dedo pulgar hacia adentro y puño cerrado, hacia arriba, las manos 3 dedos abajo del ombligo. Respiración completa y total.
Para respirar de un solo lado del cuerpo, poner la mano extendida hacia arriba, la parte derecha o izquierda que se quiera bloquear, y con la otra el mudra que se quiera, para hacer trabar respiración baja, media o alta.
La posición de las manos nos va a dar la respiración sin ningún esfuerzo.