Entradas con la etiqueta ‘meditacion zen’

El Zen chino y el Bompu Zen

El Zen chino y el Bompu Zen

Aunque el Ch’an o Zen Chino siempre se mezclo con otras prácticas en Japón pretendió generar una escuela separada de las otras, asi nacieron dos grandes escuelas la Rinzai Zen (Descendiente del Lin Tsi Ch’an) y la Soto Zen ( Tsao Tung). La pirimera se subdividio en 12 escuelas. Otra escuela más cercana al Ch’an chino fue la escuela Obsaku Zen que es una síntesis del Ch’an chino y el Zen japones.
Las tres escuelas japonesas Rinzai, Soto y Obaku han sido budistas, incluso la escuela Kegon budista a practicado el Zen. Pero en 1945 se funda una escuela independiente del budismo dentro de la escuela Shorinji Kempo de artes amrciales, que no abandona la espiritualidad y es denominada Kongo Zen oZen del diamante. Posteriormente varios japoneses y occidentales comenzaron a difundir el Bompu Zen o Zen sin filosofía, doctrina o religión budista. Paralelamente se desarrollo el Gedo Zen o Zen como disciplina psicofísica. El Bompu Zen o Zen sin doctrina, no solo es una herejía contra el budismo sino, la más pura práctica del zen, o el Zen en si mismo lejos de esquemas intelectuales absolutamente inútiles.
¿Como se práctica el Bompu Zen?: El practicante se sienta en el Safu o Cojin, que debe tener la altura suficiente Y para estar cómodo y poder colocar las rodillas en el suelo.
El Bompu Zen es la meditación con disciplina de grupo como técnica piscofisica sin sentido religioso o filosófico. El Bompu Zen ha tomado la técnica del Zen, pero ha rechazado la filosofía y religión budista y taoista a la cual encuentra poco eficiente para vivir en el mundo. Aunque parezca una contradición el Bompu Zen nace cuando el mismo Gautama se revela contra el hinduismo y los dogmas y medita al margen del dogma y las enseñanzas religiosas, pero es sin embargo un Koan Zen (Aforismo) el punto de partida moderno de la Técnica.

La meditación Samyama

Concentración, meditación y samádhi (es el estado de hiperconciencia).
Antes de alcanzar la meditación, es necesario dominar dháraná (concentración) y, antes de él, pratyáhára (abstracción sensorial). Es necesario dominar y trascender cada uno para que, de su interior, surja el siguiente. Veamos:
– Abstracción o Pratyáhára: la abstracción de los sentidos es un fenómeno que todos han experimentado alguna vez. Se produce, por ejemplo, cuando no se escuchan ruidos circundantes, como una bocina. Después, los ejercicios se hacen con los otros sentidos: visión, olfato, paladar y tacto. Se trata de dominar los sentidos para desconectarlos, volver a conectarlos e incluso refinados.
– Concentración o Dháraná: en el Yoga, la concentración o dháraná, es la plataforma de lanzamiento para alcanzar el estadio siguiente: la meditación. I Meditación o Dhyána: el diccionario dice que meditar es pensar o reflexionar sobre algo. Pero la propuesta del ejercicio llamado dhyána es parar las ondas mentales y vaciar la mente de pensamientos. Existen tres grados o métodos de meditación:
– Yantra dhyána: consiste en concentrarse en la visualización de símbolos o imágenes (una flor, la llama de una vela, el sol o la luna, etcétera), hasta que la mente se sature. Entonces llega la estabilidad de la conciencia, ya que desaparecen los factores de turbulencia.
El ejercicio será más efectivo si se lo hace siempre con un mismo yantra (imagen).
– Mantra dhyána: es concentrarse en el sonido de un mantra en sánscrito que no tiene por qué ser individual.
– Tantra dhyána: sólo puede ser enseñado directamente por un instructor y se debe asumir el compromiso de no transmitirlo.
Se puede alcanzar la meditación profunda a través de cualquiera de esos tres grados. Lo importante es permanecer mucho tiempo utilizando el primer grado, antes de comenzar con el segundo. E, igualmente, es necesario ejecutar mucho tiempo el segundo, antes de incursionar en el tercero. Existen posiciones específicas para el ejercicio de meditación que se denominan dhyánásanas.
¿Cómo saber si ya ha alcanzado el estado de meditación? “Es simple: si tiene esa duda, es que no ha meditado”, afirman los especialistas

Meditacion

La meditación (bhavanatah) sobre esta trinidad de sentimientos mantiene a la mente pura y claramente cristalina, de modo que la percepción de la verdad o de la realidad nunca se nubla. Aquel cuya mente alcanzó de esta manera una pureza y una claridad tales permanece en un estado de peksa, un momento tras otro. Esta palabra deriva de la raíz iksa, que significa “ver”. Con el prefijo upa, que significa “cercanía”, contigüedad”, upeksa significaría “estar, o permanecer en un estado de cercanía con la energía de la visión pura”, sin esperar (apeksa) nada. En este estado de meditación, la energía íntegra de nuestro ser converge en la “visión”, con exclusión total de todos los vrlttls.