Entradas con la etiqueta ‘medicina alternativa china’

Escuela de medicina china

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA DE LA MEDICINA OCCIDENTAL?.
La medicina occidental se especializa en la comprensión física de la causa y desarrollo de la enfermedad, y en eso tiene muy buen nivel. La Medicina Tradicional China, en cambio, se basa en la comprensión energética de la causa y desarrollo del trastorno. Es así como, a través del pulso, de la lengua o de otras características se puede diagnosticar la causa del problema desde el punto de vista energético, aunque todavía no haya síntoma físico. De ahí que se dice que la Medicina China es realmente preventiva. ¿Por qué? Porque con una mamografía uno puede diagnosticar un tumor de unos pocos milímetros, pero en la Medicina China varios meses antes se puede diagnosticar el mismo riesgo de tumor, aunque todavía no esté en el pecho, y en ese mismo momento se comienza el tratamiento. Esto es una ventaja importante, porque cuando un especialista ve que la energía vital se está desequilibrando en algún sentido, se pueden evitar una serie de enfermedades a suceder en el futuro. Lo importante es que esto es previo a la manifestación de cualquier síntoma.

Medicina china tradicional

Contra los 10 problemas de origen emocional más comunes.

La Medicina Tradicional China nació 4000 años antes de Cristo en una zona del Lejano Oriente -todavía no constituida como país- que abarcaba las actuales China y sus alrededores. Trabajaba la curación en una forma primitiva, muy parecida a la de las culturas indígenas.
Aquellos primeros sanadores, a través de la estimulación de determinadas partes del cuerpo con elementos rudimentarios, mobilizaban el flujo de energía (en ese momento aún no existía la noción de energía como ahora, sino que empíricamente se reconocía que ese método aliviaba el dolor y facilitaba la curación).
Los elementos que usaban (en el período Neolítico, 6 000 años antes de Cristo) eran piedras, puntas de flecha, bambú, huesos y los propios dedos de las manos. Este camino terapéutico siguió evolucionando. Hace 4.000 años (Edad del Bronce) se comenzó a trabajar con metales con punta. Eran utensilios de formas primitivas, con puntas no agudas (no eran agujas, por lo tanto todavía no atravesaban la piel). La estimulación se hacía en forma superficial. Con el tiempo se llegó a metales más refinados y a la idea de usar agujas o utensilios que puedan atravesar la piel. Así empieza a desarrollarse, junto a la filosofía, el estudio de las distintas teorías energéticas en el hombre y en el Universo.