Entradas con la etiqueta ‘manual yoga’

Libros yoga

DEL SAMADHI BASADO EN LA SEMILLA AL SAMADHI SIN SEMILLA
Sutras 47 a 51
47. Nirvicára-vaisáradye-adhyátma-prasádah
El aprovechamiento en el estado de vacío de todo movimiento de pensamiento da por resultado una graciosa felicidad interior de disposición.
48. Rtambhará tatra prajñá
Allí [en la gracia interior] habita la sabiduría, o la inteligencia cargada de realidad.
49. Srutánumána prajñábhyámanya-vishayá viseshárthatvát Esta sabiduría, o inteligencia cargada de realidad, es distinta
de la inteligencia asociada con palabras e inferencias, porque significa algo único y extraordinario.
50. Tajjah sanskáronyasanskára-pratibandhí
Las impresiones nacidas de esto se oponen y eliminan a todas las otras impregnaciones obligatorias.
51. Tasyápi nirodhe sarvanirodhán-nirbíjah samádhih
La terminación incluso de estas [nuevas] impresiones da por resultado la terminación de todo. Lo que emerge de esta terminación de todo es nirbija [sin semilla] Samadhi.

Hacer yoga

Los restantes Sutras del grupo que consideramos han de entenderse del mismo modo. No es necesario entender todos estos caminos de alternativa. Cualquiera de éstos que impulse nuestro interés apasionado es bastante para esa finalidad.

Por las consideraciones precedentes debería ser evidente que el Yoga no es una doctrina dogmática ni un cerrado sistema filosófico o ideológico. Por el contrario, todos esos sistematizados procesos de pensamiento son un obstáculo para el Yoga. Todo lo que el Yoga le exige al hombre es un interés apasionado por algo que lo vincula vitalmente con cualquier objeto real (vastu). Esto se aclara absolutamente en el Sutra 39. El “interés apasionado” es esencial porque sin él no podrá haber base real de exploración seria de la naturaleza existencial de la relación del hombre con el hombre y el mundo objetivo. Los hombres que no puedan ponerse a tomar un interés apasionado por ningún objeto real deberán, por desgracia, cancelarse como algo menos que humano. Seguirán viviendo como troncos de madera muerta lanzados de acá para allá por los vientos externos sobre las aguas de la vida.

Yoga asanas

El hombre y el mundo presentan un desconcertante complejo que desafía la comprensión. El hombre como el observador, tratando de entender al mundo observable, deberá primero desentrañar el misterio que subyace en la relación observador-observado. De lo contrario, su investigación en la naturaleza y la estructura del mundo conjuraría un cuadro del mundo en el que el hombre no halle lugar. Permanecería como un manipulador excéntrico del mundo, como un extraño en el cuadro del mundo conjurado por la ciencia moderna.
Pero el hecho indiscutible es que el hombre es parte integral del mundo en el que halla su ser. Consiguientemente, la cuestión central de la investigación ha de ser la naturaleza de la relación hombre-mundo dentro de la estructura del mundo en su totalidad. Esta relación hombre-mundo es la que forma el tema del Yoga Darsana.

Instrucciones generales

1.   Practique en un ambiente limpio, ordenado y libre de distracciones. No practique al sol en las horas que más calienta.
2.  Es mejor efectuar las posturas en pie sobre una superficie dura, no resbalosa y bien nivelada. Las otras posturas -con ayuda, de flexión hacia atrás, invertidas, de flexión hacia adelante, sentadas y torsiones- pueden practicarse sobre una manta, estera o alfombra.
3.   Por regla general, las posturas se han de mantener entre treinta segundos y un minuto. Las flexiones hacia adelante y las posturas invertidas, entre dos y cinco minutos. Aumente gradualmente el tiempo de mantenimiento de las posturas. Los estudiantes adelantados pueden mantenerlas durante más tiempo y repetirlas más veces.
4.  Al mantener una postura, no exceda su capacidad de salir de ella en forma controlada.
5.   Practique siempre con atención. No ejecute las posturas de manera descuidada o mecánica. Preste atención a la posición de todas las partes del cuerpo, a la corrección de los movimientos, la respiración, la alineación y la simetría adecuadas.
6.   El modo en que uno se mueve para hacer y deshacer cada postura forma parte de ella. Evite los movimientos torpes y espasmódicos. A medida que progrese, sus movimientos se suavizarán y adquirirán más gracia, hasta ser capaz de pasar con total fluidez de una postura a otra.
7.   Cuando mantenga una postura con su pareja y sientan que el intercambio y el fluir de energía empiezan a disminuir, cambien de postura o descansen.
8.   Puede suceder que uno no cuente siempre con un compañero. Las instrucciones generales y muchas fotografías pueden servir para practicar solo, que también tiene su valor; se ha de procurar mantener la regularidad de la práctica.
9.   Cuando uno empieza a llevar la tonicidad y fuerza de los músculos más allá del límite habitual, y a usar grupos musculares nuevos, es normal encontrarse un poco dolorido. Esta sensación puede aliviarse con un baño caliente, algunos estiramientos o un masaje en profundidad, pero el mejor tratamiento es la práctica regular. Si usted tiene algún problema de salud, o hace mucho tiempo que no se ejercita regularmente, debe consultar a su médico antes de iniciar un programa de yoga. La mayor parte de la gente puede practicarlo con seguridad, puesto que se trata de un ejercicio equilibrado, de comprobada eficacia para personas de todas las edades y del más diverso estado físico.

La inteligencia del cuerpo

Un principio importante en el hatha yoga es aprender a escuchar cuando habla la inteligencia del cuerpo. El cuerpo no se expresa con palabras, pero si lo escucha comprobará que se comunica con toda claridad. Le enseñará el movimiento correcto y le señalará sus errores; sabe cantar cuando usted trabaja y también sabe pedir descanso. El dolor es una de las voces del cuerpo: un dolor agudo le dice que se detenga; un dolor sordo, que respire profundamente y no vaya deprisa, porque está transfiriendo energía a zonas nuevas. Esta inteligencia de su cuerpo, que es la fuerza vital, es una gran maestra. Préstele atención.