Entradas con la etiqueta ‘la yoga’

Yoga Darsana

Puede notarse aquí que, de acuerdo con el Yoga Darsana, la visión del mundo por parte del hombre es un producto de la mente y del complejo de sentidos corporales en agitación o vyut-thana, del que nace vritti-sarupya. Cuando termina vritti-sarupya y ocupa la escena vrittl-nlrodha, el hombre opta por astanga-yoga. Entonces, cesa de ser un ser humano de factura natural y se convierte en un ser humano auténtico, o un Yogi. Y es este Yogi quien testimonia las tres transformaciones de la mente, mencionadas en los Sutras 9, 11 12. También ve que cada una de estas tres transformaciones ocasiona las tres transformaciones correspondientes en su complejo de sentidos corporales mencionadas en el Sutra 13. Son estas transformaciones las que alteran radicalmente la vieja visión del mundo que era dominada por la temporalidad, y hacen nacer una visión no-temporal del mundo, iluminada por la sabiduría radiante (Sutra 5). Tras experimentar la mente y el complejo de los sentidos corporales una transformación radical, nace una visión nueva e intemporal del mundo, porque la visión de éste por parte del hombre depende de los estados de su organismo psicosomático.

La yoga

Aquí es pertinente notar que el Yoga óctuple ocasiona una percepción pura de la naturaleza existencial de sthiti, kriya y prakasa que son las tres energías que subyacen en todo el mundo observable de la naturaleza (Sutra 18). El juego de estas tres energías de la naturaleza da por resultado la manifestación del mundo objetivo. Percibir y comprender esto es ser consciente de “lo que es” o de la situación existencial.

La yoga

Los Sutras 23 a 25 explican que los atrapados en avidya-khyati permanecen en un mundo de ficción, ya sean muy eruditos, como se menciona en el Sutra 9 que se ocupa de abhinivesa, o muy ignorantes. Permanecen atrapados en un mundo de ilusión porque no logran ver que sanyoga (el contacto entre “quien ve” y lo “visto”) tiende existencialmente a ayudarles a descubrir su identidad existencial (Sutra 23). Tampoco logran ver el hecho de que avidya es la causa eficiente de sanyoga (Sutra 24). Pero quien ve el significado existencial de sanyoga y avidya, opta de inmediato por el Kriya Yoga, niega a avidya y halla que sanyoga no está más allí. La visión del mundo nacida de avidya y sanyoga desaparece en la
nada. De allí en adelante, “quien ve” se establece en su identidad existencial y vive en libertad total (kalvalya), como lo expresa el Sutra 25.
Los Sutras que siguen describen las características del modo yóguico de vivir que nace de la libertad, habita en la libertad y lorece en una creación siempre nueva (IV-34).

La yoga

El Sutra 41 expresa que, como resultado del poder del movimiento vasikara, la mente se vuelve pura y clara como un cristal. Y, tal como un cristal puro refleja los colores de los objetos que se le ponen cerca, así también la mente, ahora se vuelve pura y clara, y refleja los colores de la interacción sutil entre el hombre y el mundo objetivo. Esta interacción sigue constantemente a través de los sentidos, aunque el hombre atrapado en vrittí-sarupya permanece insensible a ella. La pureza y la claridad, que vasikara valragya produce, torna a la mente extraordinariamente sensible a todo lo que tiene lugar dentro y fuera, en todo momento. Por tanto, tai mente refleja al “receptor”, a lo “recibido” y a los “instrumentos de recepción”, los sentidos —cuya operación combinada mantiene al hombre en interacción constante con el mundo en el que halla su ser.

Tantra yoga

Viparyaya es un vritti que también tiene enorme influencia sobre las mentes de los hombres. Describir a los hombres como hindúes, musulmanes, budistas, cristianos, o como indios, chinos, británicos, franceses, americanos o como comunistas, socialistas, demócratas, y demás, es confundir a un ser humano con los rótulos que le dan. Esto es viparyaya. Y de ningún modo esto es tan inocente e inofensivo como confundir un trozo de soga con una víbora, que es el ejemplo clásico de viparyaya. Este conocimiento falso o ilusorio forma parte tan importante de la consciencia humana que ahora ha adquirido la respetabilidad del conocimiento verdadero y fáctico. Este es el conocimiento de la puerta trasera. Abiertamente, muchos admitirán que éstos son ejemplos de conocimiento falso o ilusorio. Pero pocos actuarán basándose en esta admisión en su vida diaria. Estos y muchos otros rótulos se enmascaran siempre como “realidades objetivas” en los asuntos prácticos y psicológicos de los hombres de todo el mundo. Los rótulos como señales de reconocimiento de piezas de equipaje tienen una utilidad definida. Pero cuando los hombres se reconocen por los rótulos que les dan, este vritti da por resultado consecuencias desastrosas para la sobrevivencia de la vida humana en su totalidad sobre este planeta. Viparyaya, como un vritti metido en la psiquis del hombre, bien puede indicar la ruina de éste.

Acerca del tiempo

El aprendizaje de los elementos básicos del hatha yoga no tiene por qué ser muy largo. Su duración depende de la seriedad con que se practique y del estado físico en que uno se encuentre al comenzar. No se llega nunca a un estado en el que uno pueda afirmar: “Ahora ya he aprendido, ya he terminado.” Ya que el cuerpo se encuentra en permanente cambio, el aprendizaje del yoga puede constituir una experiencia que dure toda la vida. La esencia del yoga está fuera del marco temporal que nos limita y en el cual nos hallamos atrapados. Practique el yoga sin estar pendiente del tiempo, con la atención puesta por completo en el momento. Entonces el yoga se convertirá en un proceso de aprendizaje continuo, que se despliega y evoluciona jubilosamente.