Entradas con la etiqueta ‘la rueda de la vida’

La rueda de la vida

 La rueda de la vida

Todo lo que vemos, sentimos, escuchamos y percibimos en el Universo es energía. Esa energía es producto de 5 elementos (fuego, tierra, aire, éter, agua) que están presentes no sólo en nuestros cuerpos sino también en la naturaleza. De acuerdo a la filosofía hindú la energía que producen estos elementos ingresa al ser, se distribuye y localiza en determinadas zonas para su máximo aprovechamiento para el área física, mental y espiritual. Esta energía se asimila a través de todos los poros de nuestro cuerpo, pero sobre todo de la nariz, la boca y los centros de energía o chakras (en sánscrito significa “rueda”). Aunque tenemos infinidad de chakras, los más conocidos son 7 y están relacionados entre sí por un canal de energía que asciende por la columna vertebral (se lo llama shushumna).
o centro raíz, que se aloja en la base de la columna. Allí mora Kundalini (nuestra energía) dormida. A Mulad-hara le corresponde el elemento tierra, por lo tanto el equilibro en este chaira nos ayuda a tener constancia, a acostumbrarnos a la vida terrenal que llevamos y nos da la aparente seguridad de este mundo. Su color predominante es rojo y el mantra es Lam. La repetición continua de ese mantra hace que el chakra se active. Cuando tenemos mucha dificultad para los cambios o nos cuesta asumir lo que nos toca vivir, podemos activar Muladhara entonando el mantra y tratando de comprender la simbología del chakra.
Svadistha ysu color es naranja que transmite equilibrio y aceptación. Cuando está activado produce un estado de equilibrio físico, emocional y mental. Está vinculado con el elemento agua y directamente relacionado con la reproducción. Es bueno tener en cuenta que cuando la mujer atraviesa la menopausia el agua queda consumida por el fuego y se transforma en sabiduría, en creatividad. El mantra para activar Svadisthana es Vam.
El tercer chakra es Manipuis, que significa ciudad de las joyas. El color que lo identifica es amarillo dorado. Está ubicado entre el plexo solar y el ombligo. Tiene el mantra Ram que produce un estado permanente de energía, fuerza y voluntad. Se llama ciudad de las joyas porque una persona que no puede digerir un alimento no puede digerir una situación vital ni una idea. Los órganos relacionados con Manipura son vesícula, hígado, páncreas, bazo… la asimilación del alimento es fundamental para nuestra vida. Las depresiones están relacionadas con el desequilibrio de este chakra. Por eso la gente de los países cálidos es alegre y enérgica.
Anahata es cuatro chakr y se aloja cerca del corazón. Su elemento es aire y el color es verde manzana. El mantra es mucho más suave: Yan. A través de la práctica del yoga activamos la respiración que moviliza la energía para ser distribuida por todo el cuerpo. Cuanto mejor respiramos más serena está nuestra mente. Equilibrado, este chakra nos produce una mente relajada y libre de tensiones. El verde está relacionado con la armonía y la serenidad. Este chakra está relacionado con la devoción. A medida que vamos ascendiendo en el trabajo de la energía, el ser recibe información de que existe algo superior a él y el corazón se conmueve. A medida que vamos ascendiendo con la información que nos entregan los chakras vamos comprendiendo el verdadero significado de nuestra vida. La vida no es mi cuerpo y lo que veo. Hay algo que no vemos ni tocamos que está más allá. Este chakra está vinculado a los sentimientos elevados, de pureza.
Vishuddhao chakra laríngeo está a la altura de la garganta. Es el chakra de la comunicación, por eso es tan importante la voz. A través de la voz nos damos cuenta de las emociones que gobiernan en una persona. El mantra es Ham y su color es el azul. Cuando está activado con acciones como decir bien (bendecir) la persona puede discurrir sobre temas filosóficos importantes aunque no haya estudiado sobre ellos. Aparece una información de la que nunca antes tuvo noticias. Como si se hubiera vuelto receptivo a una fuente de información superior que habla a través suyo. Oír algo bello, bueno y melodioso puede sanarnos. Es importante saber que el primero que queda bendecido, sanado y alumbrado es uno mismo conforme a lo que dice.
El chakra Ajna es de color índigo y está en el entrecejo. La gente que tiene este chakra activado tiene una visión ampliada: puede ver el aura o el movimiento energético y vibracional de las personas que adquiere el color de lo que son, lo que piensan y lo que sienten. El mantra es Om y contiene todas las vibraciones de los anteriores chakras. Todo el universo vibra con el Om. Cuando este chakra está activado podemos ver lo que no ven los ojos.
quiere decir ciudad de los mü pétalos. Los primeros chakras están representados por una flor de loto. El primero, Muladhara tiene 4, o sea los 4 nadis o conductos de energía que son atrapados en este vórtice de energía. En el último chakra hay mil, como símbolo del infinito. Es toda la información cósmica de una conciencia superior que llega al ser a través de la coronilla. Este chakra vibra con el Om. En los bordes es violeta y en el centro resplandeciente, luminoso. La ampliación de conciencia que produce un Sahasrara activado permite el encuentro con cualquier otra persona sin sentir molestia alguna e incluso la posibilidad de ayudarlos a equilibrar su propia energía. Los grandes maestros han puesto ojos en aquellos que no podían ver o han ayudado a caminar a gente inválida. ¿Qué hacían? Simplemente equilibraban la energía.