Entradas con la etiqueta ‘hatha’

Postura de las piernas levantadas (uddhita padasana)

Postura de las piernas levantadas (uddhita padasana)

Ésta es una de las posturas básicas con las que la mujer normalmente puede iniciar su práctica, después de haber realizado algunos movimientos previos (ejercicios de cuello, hombros y cintura) para calentar el cuerpo. Por su sencillez, Uddhita Padasana es una postura accesible a casi todos.

CÓMO HACERLA:
1 Acuéstese en el suelo, boca arriba. Los pies y las rodillas juntos, las manos a ambos lados del cuerpo, las palmas apoyadas en el piso.
2 Inhalando, eleve la pierna derecha hasta que quede en ángulo recto con el cuerpo. La pierna de arriba, bien estirada, la planta del pie orientada hacia el techo. La otra pierna, bien apoyada en el piso.
3 Reteniendo el aliento, mantenga unos pocos segundos la pierna arriba.
4 Luego, exhalando, vaya bajando la pierna derecha lenta mente. Después haga lo mismo con la pierna izquierda y luego con ambas
piernas juntas.

SUS BENEFICIOS SON:
Fortalece los músculos abdominales. Reduce el tejido adiposo. Mejora las várices porque favorece el retorno venoso.
Si los talones se proyectan hacia el techo, trabajan los músculos posteriores de las piernas.

Algunas recomendaciones: No conviene realizar la postura final si tiene problemas cardíacos o si sufre de trastornos femeninos. Tampoco es bueno practicarla durante el período menstrual. Quienes tienen problemas lumbares graves no deben bajar las dos piernas extendidas sino flexionadas.

Aquellas mujeres que no pueden mantener las piernas en una línea recta, pueden practicar la postura con la ayuda de
un cinturón o contra una pared.
Importante: una buena ayuda para quienes les cuesta llevar las piernas a noventa grados del cuerpo es poner las manos bajo la zona del sacro.

Yoga poses

Estos ocho aspectos del Yoga (H-29) constituyen juntos el óctuple modo yóguico de vivir. Este es el modo en el que una mente vieja, que duerme, despierta en una radiante claridad de visión. Ocasiona una transformación radical y total de la mente que hasta ahora ha estado atrapada en la oscuridad de avidya-khyati, en la radiación de viveka-khyatí. Es el pasaje del hombre desde la oscuridad del estado natural hacia la iluminación del estado cultural. Es una transformación mutacional de la visión del mundo, nacida de avidya, o la inconsciencia de “lo que es”, en la visión del mundo nacida de viveka, o la inteligencia discer-nítiva que ilumina “lo que es” con el esplendor exístencíal de la objetividad pura. Es una transformación radical del hombre, de factura natural, en un ser humano auténtico, de factura yóguica, en armonía con la existencia en conjunto.

Hatha

La disciplina del Yoga nos pone frente a frente con esta situación existencial. Al comienzo mismo, llamó nuestra atención sobre los movimientos ideacionales electivos de nuestra mente, y nos ayudó a ver la verdad de que mientras permanezcamos identificados con los vrittis no podrá haber percepción de “lo que es”. La percepción de esta verdad nos aporta una intensa consciencia de la importancia suma de vritti-nirodha para la percepción de “lo que es”, o sea, la naturaleza de nuestra existencia en este mundo. Y cuando tratamos de permanecer en el estado de vritti-nirodha, nos encontramos con una cantidad de impedimentos que nos impiden persistir en el estado en el que permanece la mente vacía de vrittis. Los Yoga Sutras nos ponen, pues, cara a cara con la naturaleza de estos impedimentos y nos muestran la necesidad de la acción que nos permita habitar en el estado del Yoga. Esto se llama Kriya Yoga. Esta acción yóguica revela el hecho de que es la acción de las tensiones (klesa) interiores la que genera impedimentos a que habitemos en el estado del Yoga. Los Sutras exponen luego la naturaleza de estas tensiones y nos muestran cómo condicionan la psiquis humana. Y también nos muestran el camino del pratiprasava que elimina todas las tensiones. A través de pratiprasava, llegamos a una etapa en la que nuestra mente está libre de tensiones y nuestra percepción es iluminada por el emerger de la inteligencia (viveka) existencial. ¿Qué vemos ahora? Vemos claramente la naturaleza existencial de lo “visto” y de “quien ve”.

Yoga bikram

La paradoja de la vida humana nace de un conflicto entre conocimiento o visión en su pureza, por un lado, y conocimiento generado por predilecciones personales, por el otro. El conocimiento o visión nacido de predilecciones personales se llama avi-dya-khyati en el Sutra 5. Este es el conocimiento nacido de las tensiones (klesa) que generan reacciones en cadena, que dan por resultado dolor y aflicción interminables (Sutra 15).

Los movimientos de la rodilla en ángulo recto

Foto 6

INCORRECTO: En la foto 4 la rodilla está hiperextendida, formando un ángulo que no llega a ser recto. Las posturas con la rodilla en ángulo recto no se han de practicar de esta manera, porque el movimiento es incorrecto y puede forzar la rodilla. Cuando se ejecutan estas posturas, la pierna debe mantenerse siempre en posición vertical.
ACEPTABLE: En la foto 5 no se ha hecho descender el muslo hasta lograr un ángulo recto, pero la pierna está casi vertical y la rodilla encima del tobillo. Esta posición es útil para los principiantes y para las personas con lesiones en las rodillas o rodillas débiles. Puede ayudar a fortalecer rodillas y muslos cuando adoptar la posición completa en ángulo recto representa demasiado esfuerzo.
CORRECTO: La foto 6 muestra la posición correcta, en preciso ángulo recto. Fíjese en que la pierna está en posición vertical y perpendicular tanto al muslo como al suelo. El muslo está paralelo al suelo y forma un ángulo recto con el tronco.

Foto 4 y 5