Entradas con la etiqueta ‘fotos yoga’

Hacer yoga

Los restantes Sutras del grupo que consideramos han de entenderse del mismo modo. No es necesario entender todos estos caminos de alternativa. Cualquiera de éstos que impulse nuestro interés apasionado es bastante para esa finalidad.

Por las consideraciones precedentes debería ser evidente que el Yoga no es una doctrina dogmática ni un cerrado sistema filosófico o ideológico. Por el contrario, todos esos sistematizados procesos de pensamiento son un obstáculo para el Yoga. Todo lo que el Yoga le exige al hombre es un interés apasionado por algo que lo vincula vitalmente con cualquier objeto real (vastu). Esto se aclara absolutamente en el Sutra 39. El “interés apasionado” es esencial porque sin él no podrá haber base real de exploración seria de la naturaleza existencial de la relación del hombre con el hombre y el mundo objetivo. Los hombres que no puedan ponerse a tomar un interés apasionado por ningún objeto real deberán, por desgracia, cancelarse como algo menos que humano. Seguirán viviendo como troncos de madera muerta lanzados de acá para allá por los vientos externos sobre las aguas de la vida.

Yoga asanas

El hombre y el mundo presentan un desconcertante complejo que desafía la comprensión. El hombre como el observador, tratando de entender al mundo observable, deberá primero desentrañar el misterio que subyace en la relación observador-observado. De lo contrario, su investigación en la naturaleza y la estructura del mundo conjuraría un cuadro del mundo en el que el hombre no halle lugar. Permanecería como un manipulador excéntrico del mundo, como un extraño en el cuadro del mundo conjurado por la ciencia moderna.
Pero el hecho indiscutible es que el hombre es parte integral del mundo en el que halla su ser. Consiguientemente, la cuestión central de la investigación ha de ser la naturaleza de la relación hombre-mundo dentro de la estructura del mundo en su totalidad. Esta relación hombre-mundo es la que forma el tema del Yoga Darsana.

Instrucciones generales III

20.  Las posturas varían desde las más fáciles, para los principiantes, hasta las más difíciles. Es probable que pueda efectuar muchas de las posturas que se presentan como difíciles, pero abórdelas gradualmente, atento a las limitaciones de cada cuerpo. Escojan algunas posturas de cada grupo: posturas en pie, de flexión hacia delante, de flexión hacia atrás, invertidas, torsiones y posturas en posición sentada. De esa manera obtendrán mayor beneficio, al ejercitar todas las partes del cuerpo, con sus músculos y articulaciones. Para tener una guía, consulte la sección de sugerencias para sesiones de práctica.

21.   Si está realmente atento a la práctica, no existirá la posibilidad de una acción mecánica, como la de un robot. Una vez aprendidos los elementos básicos de una postura, ya pueden empezar la verdadera exploración, con la seguridad de no aburrirse nunca.
22.   Mantenga siempre las posturas tan correctamente como su capacidad se lo permita, usando como guía las fotografías y las instrucciones. Mantenerlas en forma incorrecta no servirá más que para reforzar malos hábitos y evitar que pueda uno superar sus debilidades. Es mejor mantener una postura durante menos tiempo en posición correcta que durante el tiempo que se sugiere, e incluso más, pero incorrectamente.
23.   Conforme vayan progresando en capacidad y comprensión, vuelvan a leer los principios del yoga, las instrucciones detalladas y estas instrucciones generales. Una vez que posean cierta experiencia, tendrán una perspectiva diferente y serán más capaces de percibir detalles. Y sobre todo, ¡pásenselo bien!

Empezar por donde uno está

El único lugar desde el que se puede empezar es exactamente allí donde uno está. El yoga considera que la competición y la comparación son una pérdida inútil de energía. Cree que el júbilo de la excelencia en la acción es una fuente de energía más poderosa que la competición. Es cierto que para aprender usted debe compararse con una persona más adelantada, pero compararse con alguien para llegar a la conclusión de que uno es inferior o superior resulta contraproducente. Lo mejor es que no haga caso del imperativo occidental de competir y clasificarse. No se deje influir por la idea de que con sus limitaciones físicas es imposible empezar. Es probable que descubra que sus imágenes mentales de lo que es capaz y de lo que no es capaz de hacer le limitan más que su cuerpo. En yoga, de lo que se trata es de aprender en cada momento. Lo que no pudo usted hacer ayer quizá le sea posible hoy, y tal vez hoy no pueda hacer algo que ayer sí podía. Por eso tiene que prestar tanta atención al momento. Piense en el dicho “Empieza por donde estás y mantente allí”. Y no se trata de estancamiento, porque el cambio y el crecimiento son constantes. La frase alude a tener la sabiduría de sacar el mejor partido posible del presente.