Entradas con la etiqueta ‘el significados de los sueños’

Significados de los sueños

Una terapia onírica.

Adriana F., de Capital, de 33 años, soltera y con un problema de lenguaje (tartamudez), me cuenta un sueño que aparece frecuentemente. Es un sueño donde ella cada vez que va a tomar un medio de transporte, ya sea tren o colectivo, lo pierde y se queda sola en la parada. También me comenta lo siguiente: “Voy al colegio (Adriana estudia el secundario para adultos) y cuando llego a la clase, no hay nadie, ni la profesora, ni mis compañeros, la puerta está cerrada y no puedo entrar, después me despierto muy angustiada y no sé por qué”.
Adriana, me parece que sos una persona que se siente muv sola, que has tenido muchas pérdidas en tu vida, ya sea afectivas o económicas, quizás embarazos no llegados a término. Tu sensación es que nunca vas a poder tener nada, porque siempre llegas tarde (perdés el colectivo, etc.) y no encontrás nada. También sentís que cualquier esfuerzo que haces está condenado al fracaso (aula vacía). Quizás tengas que repasar tu vida y pensar que podes ser vos misma la que “pierde el tren”, la que no se permite triunfar o tener éxito en cualquier aspecto de tu vida. Tal vez eso sea producto de algún mandato familiar o alguna experiencia traumática anterior. Te metes, sin darte cuenta, en situaciones en las cuales sabes inconscientemente que vas al fracaso, y lo volvés a repetir, como en tus sueños.
El sueño de Adriana es un sueño recurrente, con el que soñamos a lo largo de nuestras vidas, a veces con ligeras variantes, pero esencialmente similares. Este tipo de sueño, que tiene la particularidad de repetirse, nos está señalando errores que cometemos en nuestra vida cotidiana y que nos dañan, errores que no percibimos y volvemos a repetir en conductas similares, por ejemplo buscar siempre el mismo tipo de pareja o trabajo, prestar dinero sabiendo que nunca lo vamos a recuperar, etc. En general nos convencemos diciéndonos: “Esta vez es distinta, no me voy a equivocar, no voy a fracasar”, y lamentablemente no es así, solamente nos engañamos a nosotros mismos. Si prestamos atención a estos sueños e intentamos entenderlos, veremos que nuestro inconsciente nos está avisando que algo nos pasa, y no queremos escucharlo. Es como si sonara continuamente un teléfono, y nunca nos decidimos a levantar el tubo.
Otro sueño recurrente muy común es soñar que volvemos a nuestra casa de la infancia, en la que dejamos algo sin resolver, como una cuenta pendiente. Vemos esta casa con variantes, a veces es en la que vivimos con otras personas (ex maridos) o con nuestros padres o sustitutos, tíos, abuelos, padrinos.
Marisel, de Brandsen, de 25 años, está casada y nene una bebé de 2 años. Su madre murió cuando ella tenía 4 años. Me relata que en sus sueños ella siempre está en la casa de su padre y aunque se ve con su edad actual, su conducta es la de una niña pequeña.
Me escribe: “Estoy en la casa donde nací, la veo vieja, las paredes sucias, descascaradas, no me siento cómoda, pero no me puedo ir porque han cerrado ¡a puerta con ¡lave. De repente escucho unas voces, me escondo detrás de un sillón y veo que son ladrones. Mi padre aparece con una escopeta y grita: “l’os tenes la culpa”. Quiero correr pero no puedo, parece que to hiciera en cámara lenta”.
Vanesa, parece que la cuenta pendiente de la que hablábamos antes en tu caso tiene que ver con la sensación de que sentís que “te robaron a tu mamá o alguien se la llevó para castigarte”. Te sentís culpable por la muerte de ella y aunque racionalmente comprendes que vos no le provocaste la muerte, en tu mente onírica infantil (en el sueño) estás convencida de que si hubieses sido una buena nena, tu madre no te hubiese abandonado. En tu vida de adulta podes llegar a sentir que alguien te persigue, que te quieren robar a tu hija (como lo has soñado en reiteradas veces) y esto se debe a que no sentís que te mereces tener un hijo, o ser feliz, porque tu mente más profunda está convencida de que en tu niñez has causado un gran daño.