Entradas con la etiqueta ‘dieta para desintoxicarse’

Como desintoxicar el cuerpo

Plan progresivo desintoxicante:
Las estaciones del año marcan unos cambios cíclicos en los hábitos de alimentación que vamos adoptando prácticamente sin darnos cuenta. Con la llegada de los primeros calores del año, la alimentación se vuelve frugal y los platos ricos en calorías dejan lugar a frutas, verduras y líquidos que ayudan a desintoxicarse de los excesos del invierno. No se trata de comer menos, sino de seguir una dieta distinta y de atender a las peticiones del cuerpo, que en esta época nos reclama especialmente sentirse fresco y ligero. Las altas temperaturas hacen que el organismo tenga que trabajar menos para moverse y operar ya que no es preciso un gasto calórico importante para mantener la temperatura interna de 37° a la que funcionamos adecuadamente. De ahí que la alimentación de la primavera y el verano deba ser menos rica en grasas y mayor en hidratos de carbono. Una buena forma de depurar el organismo es llevando a cabo el siguiente plan progresivo. En primer lugar, retirar de la alimentación todo aquello que ha sido procesado (pan, harinas blancas, azúcar refinada, embutidos, etc.) y aumentar el consumo de agua a tres litros al día. Consumir, además, frutas de la estación ensaladas de verduras con cereales, semillas y algunas leguminosas. Continuar con este tipo de alimentación durante cinco días. Luego, durante tres días tomar sólo frutas en forma de jugo o comerlas enteras. También se debe beber abundante agua y algunas infusiones, como té con limón o canela. Para aumentar la energía, se puede incorporar miel de abeja.
Es importante, además, que se tienda a hacer comidas relativamente frecuentes y de poca cantidad de alimentos. Las comidas ligeras y las colaciones facilitan el buen funcionamiento orgánico y previenen el golpe de calor y los trastornos de digestión. La naturaleza contiene todo lo necesario e indispensable para mantener los cuerpos sanos, dentro de un ambiente higiénico y equilibrado. De la naturaleza tomaremos las semillas de calabaza, girasol y linaza, la avena o el salvado de trigo, que son fibras que tienen la función de arrastre, por lo que ayudan a limpiar los intestinos y evitan la proliferación de gérmenes y toxinas si quedan residuos alimenticios. Pero también tomaremos de nuestra tierra la arcilla. Por su acción absorbente y su capacidad de atraer las moléculas tóxicas que se encuentran en una suspensión, la arcilla evita la proliferación de gérmenes en los nichos intestinales y la desodo-rización de la material fecal. Además, ayuda a mantener limpio el tracto intestinal y, debido a sus componentes minerales, revitaliza el área donde actúa y desinflama. También actúa como anti-parasitario. Debe ser administrada con cuidado en las personas con estreñimiento o pereza intestinal, ya que puede fomentar la formación de materia fecal dura y difícil de expulsar. Es por eso que se aconseja consultar con un especialista.