Entradas con la etiqueta ‘consejos para la pareja’

Mejorando tu vida amorosa

Secretos para una vida amorosa más intensa.
Por Bruno Bóscaro
La rutina, el desinterés, la edad, la falta de tiempo y tantos otros factores pueden hacer del sexo algo aburrido y monótono. Para recuperar las ganas e incrementar el placer, nada mejor que dejar volar la. imaginación, poner manos a la obra y dejar de lado los prejuicios.

A menudo la rutina termina con la pasión. Lo mismo puede suceder cuando hay poco tiempo para pensar en esas cosas o cuando dejamos atrás los bríos de la juventud. Una pareja que lleva mucho tiempo conviviendo o que hace años que comparte la in-” ~ z-Z cuede verse encerrada en una vida sin erotismo, donde el sexo se convierte en una actividad cotidiana más, como lavarse los dientes o cocinar. Hacer el amor todos los días, antes de irse a dormir o al levantarse por la mañana, termina por parecerse mucho más a un trabajo que a una oportunidad única para que dos cuerpos y dos almas se encuentren en la búsqueda de la unidad. Y si no es tan espiritual el fin perseguido, tampoco es ésa la receta para gozar plenamente de las libertades y la creatividad que el sexo puede aportarnos.
DIAGNÓSTICO: Sexo aburrido
En ocasiones es necesario detenerse a observar cómo está el sexo en la pareja. El primer paso para mejorar algo que no parece funcionar correctamente es preguntarse si la sexualidad de la relación cuenta con las características que definen al sexo.
¿Las relaciones son monótonas siguen siempre un mismo patrón? ¿Ambos quedan satisfechos? ¿Existen fantasías por cumplir? ¿Tiene el sexo un lugar primordial en la pareja?
¿Hay verdadera Intimidad en la pareja? ¿La televisión Interfiere con los momentos de Intimidad? ¿Hay una preparación previa para el sexo, con lencería erótica, juguetes o baños?

RECUPERAR LA PASIÓN
Una vida amorosa más intensa requiere de una mejor sexualidad. Para recuperar la pasión es preciso atender a los pequeños conflictos y bloqueos que se fueron acumulando a lo largo de la relación.
Es probable que el principal responsable de la falta de pasión sea la rutina, de manera que el primer paso será desterrar cuanto sea posible la idea de una sexualidad cotidiana y mecánica. Algunos consejos para lograrlo son:
I Hacer el amor con menor frecuencia
A primera vista, un consejo como éste parece ir en contra de todo lo que sabemos sobre sexo. Sin embargo, cuando la relación se estanca y todo se vuelve monótono, dejar pasar algunos días sin sexo puede ser el remedio para juntar más ganas. Si dejamos de ver las relaciones sexuales como algo de todos los días y se convierten en un momento especial que se prepara con antelación, pronto cada relación será un momento que la pareja esperará con ansias. Así, además, habrá tiempo suficiente para fantasear con el encuentro. Hacer el amor con menor frecuencia es uno de los consejos que brinda Osho en sus textos sobre Tantra.
Dejar volar la imaginación:
Una de las primeras cosas que se pierden cuando el coito se vuelve rutinario es la capacidad de fantasear con el encuentro sexual. Al comienzo de una relación pasamos gran parte del tiempo imaginando cómo será estar en la cama con la otra persona. Esperamos con ansias ese momento y eso nos lleva a acumular mucha energía sexual. Es difícil tener tiempo para la fantasía si todos los días hacemos el amor, pero espaciando un poco más los encuentros será posible imaginar una velada distinta cada vez. Dejar volar la imaginación quiere decir pensar en el encuentro sexual que se tendrá, así como permitirse fantasear con lugares nuevos o juegos nunca antes realizados. Es como sentarse en un restaurante y leer en el menú todas las cosas ricas que comeremos. La idea es recuperar la creatividad, poner en funcionamiento el órgano sexual más importante que poseemos los seres humanos: nuestra mente.
Preparar es parte del placer:
Si la imaginación es crucial para recuperar los bríos, poner manos a la obra es igualmente importante. Si fantasea con hacer el amor en la playa, deje de pensar en eso y haga reservas para un fin de semana junto al mar. Si le parece excitante tomarse fotos eróticas, compre la lencería más osada y pídale a su pareja que sea su fotógrafo. Planee sus encuentros sexuales con antelación, pero deje siempre que el azar mantenga su espacio. Compre juguetes, prepare una comida afrodisíaca o imagine una representación para actuar como preámbulo del amor. Lo importante es dejar de lado la inercia y poner manos a la obra. Cuando queremos festejar un cumpleaños no permanecemos sentados esperando que la gente simplemente nos toque el timbre. Una fiesta necesita de ideas y de hechos. Elegir la música, por ejemplo, es un aspecto fundamental para que un cumpleaños sea divertido. De la misma forma, la sexualidad puede convertirse en una gran fiesta si nos preocupamos por que todos los detalles estén listos para el gran momento.