Entradas con la etiqueta ‘cd yoga’

Yoga Asana

La vida humana, como se la vivió desde que el hombre pasó del estado animal al cultural, vagó dentro del círculo vicioso de estos vrittis quíntuples, ninguno de los cuales logró jamás ponerlo al hombre frente a frente consigo mismo o con el mundo en el que halla su ser. Por el contrario, la identificación con estos vrittis oscurece la clara percepción que es la única que podrá permitir al hombre que vea las cosas como son en realidad.
Estos vrittis son de dos clases: dolorosos e indoloros (1-5). Naturalmente, en lo existencial no es menester que sean dolorosos. Sólo se vuelven dolorosos cuando la ideación electiva interviene y deforma la percepción. Esto ocurre porque hay una contradicción inherente entre lo ideacional y lo existencial. El dolor y la aflicción que los procesos ideacionales engendran asumen proporciones tan enormes que el hombre halla imposible descubrir una salida de sus tentáculos. Toda salida, inventada por el movimiento ideacional, genera su contrario. Esto es inevitable debido a la contradicción inherente entre lo ideal y lo existencial.

El yoga

Y en último término, pero no de menor significación, como instrumento del establecimiento de una relación inteligente y armónica entre hombre y hombre, y hombre y naturaleza, la íntegra contribución acumulada de este vrltti demuestra ya que es desastroso para la sobrevivencia misma del hombre en este planeta. La amenaza combinada de un holocausto nuclear, la creciente contaminación mundial y los problemas creados por la explosión demográfica, están obligando a los hombres inteligentes y compasivos de todo el mundo a detenerse un momento y echar una nueva mirada al enfoque del hombre sobre la existencia en su totalidad. Esta detención y esta mirada nueva son lo implícito en citta-vritti. En consecuencia, el Yoga sugiere un alto a la actividad de los cinco vrittis para que el hombre se ubique en una posición en la que sea posible la sola percepción de lo “que es” dentro y fuera, con su significado existencial para la vida humana.

Instrucciones generales

1.   Practique en un ambiente limpio, ordenado y libre de distracciones. No practique al sol en las horas que más calienta.
2.  Es mejor efectuar las posturas en pie sobre una superficie dura, no resbalosa y bien nivelada. Las otras posturas -con ayuda, de flexión hacia atrás, invertidas, de flexión hacia adelante, sentadas y torsiones- pueden practicarse sobre una manta, estera o alfombra.
3.   Por regla general, las posturas se han de mantener entre treinta segundos y un minuto. Las flexiones hacia adelante y las posturas invertidas, entre dos y cinco minutos. Aumente gradualmente el tiempo de mantenimiento de las posturas. Los estudiantes adelantados pueden mantenerlas durante más tiempo y repetirlas más veces.
4.  Al mantener una postura, no exceda su capacidad de salir de ella en forma controlada.
5.   Practique siempre con atención. No ejecute las posturas de manera descuidada o mecánica. Preste atención a la posición de todas las partes del cuerpo, a la corrección de los movimientos, la respiración, la alineación y la simetría adecuadas.
6.   El modo en que uno se mueve para hacer y deshacer cada postura forma parte de ella. Evite los movimientos torpes y espasmódicos. A medida que progrese, sus movimientos se suavizarán y adquirirán más gracia, hasta ser capaz de pasar con total fluidez de una postura a otra.
7.   Cuando mantenga una postura con su pareja y sientan que el intercambio y el fluir de energía empiezan a disminuir, cambien de postura o descansen.
8.   Puede suceder que uno no cuente siempre con un compañero. Las instrucciones generales y muchas fotografías pueden servir para practicar solo, que también tiene su valor; se ha de procurar mantener la regularidad de la práctica.
9.   Cuando uno empieza a llevar la tonicidad y fuerza de los músculos más allá del límite habitual, y a usar grupos musculares nuevos, es normal encontrarse un poco dolorido. Esta sensación puede aliviarse con un baño caliente, algunos estiramientos o un masaje en profundidad, pero el mejor tratamiento es la práctica regular. Si usted tiene algún problema de salud, o hace mucho tiempo que no se ejercita regularmente, debe consultar a su médico antes de iniciar un programa de yoga. La mayor parte de la gente puede practicarlo con seguridad, puesto que se trata de un ejercicio equilibrado, de comprobada eficacia para personas de todas las edades y del más diverso estado físico.

La inteligencia del cuerpo

Un principio importante en el hatha yoga es aprender a escuchar cuando habla la inteligencia del cuerpo. El cuerpo no se expresa con palabras, pero si lo escucha comprobará que se comunica con toda claridad. Le enseñará el movimiento correcto y le señalará sus errores; sabe cantar cuando usted trabaja y también sabe pedir descanso. El dolor es una de las voces del cuerpo: un dolor agudo le dice que se detenga; un dolor sordo, que respire profundamente y no vaya deprisa, porque está transfiriendo energía a zonas nuevas. Esta inteligencia de su cuerpo, que es la fuerza vital, es una gran maestra. Préstele atención.