Entradas con la etiqueta ‘ayuda espiritual’

Crecimiento humano espiritual

Wilhem Reich: “¿Amor, trabajo y conocimiento son las fuentes de nuestra vida, y también deberían gobernarla”.
Discípulo genial de Sigmund Freud, durante mucho tiempo los psicoanalistas lo criticaron ferozmente por tratar el tabú económico, mientras los marxistas lo atacaban por tratar el tabú sexual. A él no le importó y afirmó: “No puede haber salud mental en una sociedad enferma”.
En 1957 murió a los sesenta años en una cárcel de Pensilvania, donde estaba preso por no querer someterse a una ley que consideraba absurda. Antes lo habían perseguido los nazis en Europa.
En 1948 este visionario escribió: “Esta es nuestra gran obligación: capacitar al animal humano para que acepte la naturaleza que existe dentro de él, para que deje de escapar de ella y goce de lo que ahora tanto teme”. Reich fue el primer hombre de ciencia que entendió cabalmente la unidad de cuerpo y mente, siendo el antecedente de las actuales técnicas de crecimiento personal. Inspirador de la revolución sexual y de la efervescencia estudiantil del Mayo Francés, al final de su vida extendió el campo de sus investigaciones a la física, la astronomía y la biología.
Sus grandes contribuciones al concepto de nueva conciencia fueron su convicción de que el ser humano debe disfrutar sin miedo las sensaciones corporales y, fundamentalmente, la seguridad de que encontraremos la vida plena que merecemos.
Reich entendía que desde siempre reprimimos nuestros deseos y sensaciones naturales, y que ésa es la causa de las mezquindades y maldades del mundo. A esto lo llamó plaga emocional.
“La plaga rabiará como nunca lo había hecho. Sin embargo una vez arrastrada al aire libre y a plena luz del día, la funesta producción de maldades y perversidades a través de todos los tiempos empezará a esfumarse paulatinamente. Y en la misma medida, la Vida empezará a avanzar.
“No hay que preocuparse por los caminos que tomará la Vida durante su existencia futura. Una vez que esté liberada del crónico asesinato de Cristo, elegirá lo que sea bueno para sí misma, y su propia experiencia le enseñará lo que deba abandonar. La Vida es productiva, es flexible, es decente.
“Está claro que en ningún caso la Vida elegirá una forma de existencia que sea anti-Vida, que esté en contra de los niños, de la verdad, del deleite de vivir feliz, de la rectitud o del pleno desarrollo de la iniciativa innata en cada portador de la alegría de la Vida. Dejar que la Vida corra libremente, sin que se lo impidan las distorsiones que la vuelven horrible y asesina, será el primer paso hacia la libertad y la paz en la Tierra.
“Surgirá un nuevo tipo de hombre que transmitirá sus nuevas cualidades, las de la Vida no reprimida, a sus hijos y a los hijos de sus hijos.
“Todavía no ha habido cultura ni civilización. Sólo está empezando a entrar en la escena social. Es el principio del fin del crónico asesinato de Cristo”.