Entradas con la etiqueta ‘asthanga yoga’

Los beneficios y características del Ashtanga yoga

La práctica crea un intenso calor corporal logrando que la persona transpire profusamente, contribuyendo en el proceso de purificación del cuerpo. Después de cada clase, el practicante experimenta una sensación interna de plenitud, y poco a poco siente una creciente necesidad natural de practicar la rutina en forma diaria.

En el Ashtanga hay 99 por ciento de práctica y1 por ciento de teoría. Este Yoga nos enseña a dejar de teorizar y racionalizar.

La posicion Kurmasana o de la tortuga

KURMASANA
KURMA: tortuga; ASANA: postura.
Es la Postura de la Tortuga. Estimula el Kanda, localizado a cuatro centímetros por debajo del ombligo, que tiene forma de huevo y es donde nacen 72.000 canales de energía o Nadis.
• Beneficios: esta asana expande el pecho, aumenta la capacidad pulmonar y la cantidad de oxígeno que va al corazón. Fortalece la espina dorsal y ríñones, aliviando los dolores en los mismos. Reduce el exceso de grasa, y permite lograr un alto grado de control sobre todo el cuerpo.

Ashtanga yoga videos

Como ya se señaló, estos Sutras exponen las transformaciones que resultan de la aplicación de Sanyama (Sutras 4, 5, 6) al mundo dentro y fuera. En primer lugar, el Yogi descubre que los cinco primeros aspectos de astanga-yoga forman el exterior de su ser y su vivir, y los tres últimos aspectos forman el interior; y que estos tres forman también el exterior del Samadhi sin semilla, el estado sin estado, que yace en el núcleo más recóndito de su ser.
Habiendo descubierto, pues, la naturaleza y la estructura existenciales de su ser, el Yogi mira al mundo que le rodea y descubre que cuando mira todo con los ojos de Sanyama (Sutra 4), tienen lugar en él tres transformaciones, una tras otra.

El Astanga-Yoga

Los Sutras 5 y 6 hablan de cómo el Yogi se ocupa del mundo objetivo a través de una visión del mundo cargada con sabiduría resplandeciente. Esta sabiduría emerge de la profundidad de nuestro ser cuando miramos al mundo a través de los ojos de Sanyama (Sutra 4). Es el nacimiento de estos nuevos ojos lo que descubre al Yogi que su cuerpo, un organismo psicosomático, es una entidad que funciona externamente como si estuviera orientada por yama-niyama, a sana, pranayama y pratyahara; y que estos cinco aspectos externos de su ser y su vivir son activados luminosamente, desde dentro, por la trinidad de dharana-dhyana-Samadhl. Mira al mundo a través de los ojos de esta trinidad que se llama Sanyana. El AstangaYoga transforma al organismo psicosomático íntegro del Yogi, que ahora funciona como una totalidad integral, y no de manera fragmentaria como antes. La trinidad de dharana-dhyana Samadhi (Sanyama) brilla a través de sus ojos, y su organismo actúa de acuerdo con la nueva visión, una nueva visión del mundo, nacida de la sabiduría resplandeciente (prajnaloka, Sutra 5).
Lo que el Yogi ve y descubre ahora se describe en los Sutras siguientes.

Enzeñanza Yoga

Pero no es fácil obtener una atención sostenida. Y sin ella no se puede seguir la enseñanza del Yoga. En consecuencia, se exige algo más. Este “algo” lo sugiere la primera palabra misma: Atha. Atha significa el comienzo. La tradición añade otro significado a este vocablo. Dicen que la palabra atha se emplea al comienzo de todo trabajo para invocar los buenos auspicios. Pero no les estamos hablando a los tradicionalistas. Le hablamos al “hombre” como ser humano, sin considerar sus antecedentes. Esto es exactamente lo que hacen los Yoga Sutras.
Traducido literalmente, atha significa: “y ahora”, o “aquí ahora”. “Ahora” o “y ahora” o “aquí ahora”, presupone algo que fue antes de este momento “ahora”. Lo que fue antes, hasta este momento “ahora”, debe terminar para aprender lo “nuevo” que ahora se enfrenta. Esto “nuevo” es el Yoga. Exige una ruptura total con el pasado, que sería evidente al seguir los Sutras. Es como si ya se hubieran atravesado las diversas disciplinas —sociales, científicas, morales, filosóficas, religiosas— y, al final de todo eso, nos encontramos en un estado de desilusión total. Así, uno llega a estar en un estado de nesciencia. Esto es lo que implica la palabra atha. Sólo cuando nos hallamos en tal estado de nesciencia, en el que el pasado se volvió sin sentido y el futuro plantea un signo de interrogación eterno, posiblemente podamos mantener un estado alerta de atención, necesario para aprender lo nuevo, o sea, el Yoga. Y éste es el segundo requisito de la disciplina del Yoga, indicado por la palabra atha.

Fuerza y flexibilidad

El hatha yoga es el yoga del sol (ha) y de la luna (tha). El sol simboliza la fuerza, es lo que calienta y expande; la luna, la flexibilidad, lo que refresca y contrae. Armonizar y equilibrar estas energías es uno de los propósitos del hatha yoga. La fuerza sin flexibilidad es causa de rigidez, y la flexibilidad sin fuerza produce fragilidad. En cada postura se combinan ambas energías, la del sol y la de la luna. No las practique con rigidez (con demasiado ha) ni con flojedad (con demasiada tha). Estírese para alcanzar cada posición, y manténgala dinámicamente.