Entradas con la etiqueta ‘asanas yoga’

Bidalasana (el gato en movimiento)

Bidalasana (el gato en movimiento)

La Bidalasana, “Postura del Gato”, es una de las asanas más utilizadas para aflojar la columna y, como le brinda mayor movilidad a las articulaciones, está especialmente recomendada para mujeres que lleven una vida sedentaria.
COMO HACERLA:
1 Sobre cuatro apoyos, los brazos extendidos, perpendiculares al piso; las piernas deben, con la misma separación de los brazos, formar un ángulo recto. Es importante que la postura sea simétrica.
2 Inhalando, arquee la columna y lleve la cabeza hacia atrás.
3 Exhalando, suba la columna; deje caer la cabeza, el mentón busca el pecho. Repetir los pasos 2 y 3, tres veces.
4 Inhale y, exhalando, nuevamente, suba la columna; deje caer la cabeza, el mentón busca el pecho. Despegue la rodilla derecha del piso y acérquela a la frente.
5 Inhale y lleve nuevamente la cabeza hacia arriba, arquee la columna y lleve la pierna derecha extendida hacia atrás y arriba. Si hay problemas serios de cervicales o lumbares, mantenga la pierna en la misma línea del tronco con la cabeza paralela al piso.
6 Exhalando, adelante lateralmente la pierna derecha hasta la muñeca de ese lado y apoye la planta de
dicho pie en el piso. La mirada debe dirigirse hacia ese pie.
7 Inhalando, eleve y estire el brazo derecho hasta que quede alineado con el hombro del brazo izquierdo que está apoyado en el piso.
8 Exhale y baje el brazo derecho, la palma de su mano se apoya en el piso, justo a la altura del hombro.
9 Inhale y lleve nuevamente la cabeza hacia el frente, arquee la columna y lleve la pierna derecha extendida hacia atrás y arriba.
10 Exhalando, cruce la pierna derecha hacia el lado izquierdo y apoye el empeine en el piso. Dirija la mirada hacia ésta por encima del hombro izquierdo.
11 Inhalando, eleve y estire el brazo izquierdo hasta que quede a la altura del hombro del brazo derecho que está apoyado en el piso.
12 Exhale y baje el brazo izquierdo, la palma de su mano se apoya en el piso, justo a la altura del hombro.
13 Inhalando, lleve nuevamente la cabeza hacia arriba, arquee la columna y eleve la pierna derecha extendida hacia atrás.
14 Exhalando, estire el brazo izquierdo a la altura del hombro (“Gato en equilibrio”). Permanezca dos o tres respiraciones en esta postura.
15 Inhalando, flexione la pierna derecha y, con la mano izquierda, tómese el tobillo o el empeine (“Gato en arco”) y permanezca dos o tres respiraciones en esta postura.
16 Para volver, exhale e, inhalando, estire pierna derecha y brazo izquierdo.
17 Exhalando, apoye la palma de la mano izquierda en el piso a la altura del hombro, mientras flexiona la pierna derecha, cuya rodilla busca la frente acercándose al pecho. Dentro de lo posible, esta pierna debe estar en el aire.
18 Inhalando, apoye la rodilla derecha en el piso, suba la cabeza y arquee la columna.
19 Exhalando, lleve la cola hacia los talones separando las rodillas, la frente busca el piso (“Gato estirado”). Relájese por unos instantes y repita con el lado contrario.

Yoga bebes

GIRAR LAS ARTICULACIONES DE LAS CADERAS
Con el niño acostado, colocar una mano sobre la rodilla y la otra, debajo del talón; flexionar suavemente la pierna llevando la rodilla hacia el vientre y, luego, girarla en grandes drculos. Cambiar de pierna. • Beneficio: fortalece los músaúos y las articulaciones.
PELLIZCAR LA COLUMNA VERTEBRAL
Comenzando por la base, pellizcar la piel con los pulgares e índices levantándola levemente. Repetir hacia arriba dejando 2 centímetros entre cada pellizco. No emplear esta técnica en bebés menores de un mes. • Beneficio: estimula el sistema inmunológico.

La yoga

El Sutra 41 expresa que, como resultado del poder del movimiento vasikara, la mente se vuelve pura y clara como un cristal. Y, tal como un cristal puro refleja los colores de los objetos que se le ponen cerca, así también la mente, ahora se vuelve pura y clara, y refleja los colores de la interacción sutil entre el hombre y el mundo objetivo. Esta interacción sigue constantemente a través de los sentidos, aunque el hombre atrapado en vrittí-sarupya permanece insensible a ella. La pureza y la claridad, que vasikara valragya produce, torna a la mente extraordinariamente sensible a todo lo que tiene lugar dentro y fuera, en todo momento. Por tanto, tai mente refleja al “receptor”, a lo “recibido” y a los “instrumentos de recepción”, los sentidos —cuya operación combinada mantiene al hombre en interacción constante con el mundo en el que halla su ser.

Tantra yoga

Viparyaya es un vritti que también tiene enorme influencia sobre las mentes de los hombres. Describir a los hombres como hindúes, musulmanes, budistas, cristianos, o como indios, chinos, británicos, franceses, americanos o como comunistas, socialistas, demócratas, y demás, es confundir a un ser humano con los rótulos que le dan. Esto es viparyaya. Y de ningún modo esto es tan inocente e inofensivo como confundir un trozo de soga con una víbora, que es el ejemplo clásico de viparyaya. Este conocimiento falso o ilusorio forma parte tan importante de la consciencia humana que ahora ha adquirido la respetabilidad del conocimiento verdadero y fáctico. Este es el conocimiento de la puerta trasera. Abiertamente, muchos admitirán que éstos son ejemplos de conocimiento falso o ilusorio. Pero pocos actuarán basándose en esta admisión en su vida diaria. Estos y muchos otros rótulos se enmascaran siempre como “realidades objetivas” en los asuntos prácticos y psicológicos de los hombres de todo el mundo. Los rótulos como señales de reconocimiento de piezas de equipaje tienen una utilidad definida. Pero cuando los hombres se reconocen por los rótulos que les dan, este vritti da por resultado consecuencias desastrosas para la sobrevivencia de la vida humana en su totalidad sobre este planeta. Viparyaya, como un vritti metido en la psiquis del hombre, bien puede indicar la ruina de éste.

Yoga

Sutras 1 a 4
1.   Atha Yogánusásanam
Y ahora, la disciplina del Yoga…
2.   Yogascittavrttínirodha
El Yoga es el estado del ser en el que el movimiento ideacional electivo de la mente se retarda y llega a detenerse.
3.   Tadá drastuh svarúpevasthánam
Entonces, cuando el movimiento de la mente llega a detenerse] quien ve se establece en su identidad existencial.
4.   Vrttisárúpyamitaratra
En todos los otros estados del ser, reina suprema la identificación con el movimiento ideacional electivo.

Estos cuatro Sutras nos dan la quintaesencia misma del Yoga. Nos hablan acerca de los requisitos básicos de la disciplina que es el Yoga —Yogánusásanam.
La palabra anusasanam deriva de la raíz sas con el prefijo anu. Sas significa enseñar, instruir. Y anu significa: seguir. Seguir la enseñanza del Yoga es aprender acerca del Yoga. Al aprender lo acompaña necesariamente cierta disciplina, una atenta austeridad. Y atención implica quietud y estar libre de distracción. A menos que se esté en semejante estado mental, sería imposible aprender. Este es el primer requisito para la disciplina del Yoga.

LOS TOBILLOS TRABADOS I

Póngase en pie frente a su compañero, a unos sesenta centímetros de distancia. Primero se inclina hacia delante uno de los practicantes, y después el otro. Sujetándose por los tobillos, presionen los hombros uno contra el otro, y luego gradúen la distancia entre los pies para obtener un buen estiramiento. Para alcanzar el efecto total de la postura, tiren de los tobillos de su pareja y hagan presión con la parte superior de la espalda para extender la columna. No encorven los hombros para no comprimir el cuello. Después de mantener la postura, exhalen y alejen lentamente las caderas de las de su pareja.
BENEFICIOS: Esta postura abre los hombros y estira los músculos del cuello y de las piernas. Sujetar las piernas del compañero y hacer presión con la espalda contra la suya les permitirá estirarse más y mantener con mayor facilidad la postura.