Entradas con la etiqueta ‘aromaterapia cursos’

Aromaterapia y aceites esenciales

Terapias bajo la Lupa:
La Áromaterapia.

Utilizada desde hace más de 6000 años, la áromaterapia es una poderosa herramienta para la curación física y emocional, ya que los aromas conectan directamente con regiones de nuestro cerebro que influyen sobre el aprendizaje, la memoria, las emociones y el equilibrio hormonal. Conozca cómo aplicarla en forma simple. ada vez que un aroma nos produce una sensación agradable, numerosos procesos son disparados por nuestro cerebro, modificando desde la circulación y la respiración hasta complejos mecanismos hormonales. Estamos haciendo, sin saberlo, áromaterapia.
El aroma de un té o un buen vino, la respiración evocativa al pasar por un campo de eucalyptus, o ese olor a comida casera que nos abre el apetito, incrementan nuestro grado de salud. Pero, ¿podremos hacerlo a voluntad, creando los efectos que necesitamos en momentos de estrés, ansiedad, tristeza, o muchos otros de los males emocionales, mentales y físicos que pudieran surgir?
Buscando una respuesta, investigadotes franceses de principio de siglo XX, recuperaron el conocimiento que la humanidad, en la búsqueda de soluciones mecánicas dentro de una medicina de la enfermedad, había olvidado, y sin embargo había estado presente en las tradiciones del antiguo Egipto, Arabia, Grecia y Roma, más de 4000 años antes.
Sus investigaciones dieron origen a la moderna áromaterapia, que no es más que el uso de aceites esenciales a través del olfato o la piel para crear efectos saludables en el sistema psicofísico.

Aceites Esenciales sin Misterio
Los aceites esenciales se componen de moléculas aromáticas que libera la planta al frotarla o por el calor. Cada tipo de aceite esencial se compone de muchas moléculas aromáticas diferentes, y por eso es tan importante que sólo se utilicen aceites esenciales puros. Las plantas producen aceites esenciales para cumplir funciones importantes. Por ejemplo, algunas de sus fragancias atraen a los insectos que las ayudan a fertilizar sus flores. También protegen a las plantas al repeler a sus depredadores. Otros contienen terpenos, sustancias que ayudan a aislar a la planta del agua y la protegen de la lluvia. Y otros son antisépticos, e impiden el crecimiento de bacterias y hongos en la planta que los produce. Para   el   uso que le damos en   áromaterapia, los aceites esenciales se  extraen  generalmente por destilación al vapor (el más usado) y presión fría (los cítricos), aunque hay otros métodos menos habituales.