Entradas con la etiqueta ‘anusara yoga’

El anusara yoga

El anusara yoga

Anusara es el estilo de Yoga con mayor crecimiento actual en el mundo. Fundado por el maestro John Friend, ofrece un poderoso sistema que se basa en la consideración de que todo es Conciencia Suprema y que en la esencia de todos existe la bondad.
Anusara, que en sánscrito significa “fluir con la corriente divina”, incorpora en su sistema los Principios Universales de Alineamiento’, disposiciones biomecánicas que permiten alinear el cuerpo de una manera óptima y avanzar inmensamente en tu práctica. “Las diferentes habilidades de cada estudiante, así como sus limitaciones, son profundamente honradas en Anusara”, explica B.J. Galván, Instructora Certificada de Anusara, “Nuestra intención durante la práctica es despertar y experimentar la bondad divina que ya existe dentro de nosotros”.

Yoga darshana

Siendo ésta la situación existencial con respecto a la mente (citta), las tres transformaciones mencionadas en los Sutras 9 a 12, y las correspondientes transformaciones en el complejo de los sentidos corporales mencionadas en el Sutra 13, se posibilitan a través de la disciplina del Yoga. Esta es una disciplina nacida de ver y entender la naturaleza de la situación existencial por parte del hombre. Debido a tales transformaciones, al Yogi se le posibilita ver a través de su mente transformada lo que se expresa en los Sutras 14 a 18, y mucho más todavía, como se menciona en Sutras posteriores. Estos Sutras describen la Realidad como la ve, la siente y la experimenta el Yogi. El Yoga Darsana desarrolla, pues, ante nuestra mente condicionada las inmensas posibilidades ocultas que la mente humana alberga dentro de su núcleo recóndito.

Yoga anusara

El Sutra 14 habla de la mente como dharmi que se mueve con (y habita) en tres características: santa, udita y avyapadesya. Cuando el Yogi mira a la mente, como dharmi, a través de los ojos de Sanyama, toma consciencia de estas tres características en un instante. Entonces dirige su Sanyama sobre cada una de estas tres características y descubre que la primera, santa, el estado inactivo o inerte de la mente, es producto de impregnaciones pasadas (samskara), que de hecho son vyutthana samskaras (mencionados en el Sutra 9), y su mirada yóguica sobre estos samskaras pasados le revelan el pasado íntegro que se apega a la mente, a través de la actividad de la memoria. El pasado es lo que desapareció, para nunca regresar. Pero dejó detrás impresiones que se graban en la sustancia mental. El misterio que estos samskaras ocultan detrás de sí es revelado ahora al Yogi a través de Sanyama. Habiendo obtenido, pues, el conocimiento del pasado, atita, dirige su Sanyama hacia lo que aún ha de arribar (o el futuro), o sea, anagata. Esta mirada yóguica penetra a través de la mente, la que entonces revela todo lo que puede hacer de aquí en adelante con respecto a su organismo psicosomático. El Sutra 16 habla de este conocimiento acerca del pasado y del futuro (atita-anagata).

Anusara yoga

Estos Sutras nos dicen cómo “quien ve” y lo “visto” revelan su naturaleza existencial a quien está libre de tensiones, y cuya percepción está iluminada por el emerger de la inteligencia existencial (vivekai.
Todos sabemos que existimos. Y también sabemos que el mundo en el que nos hallamos existe también. Es evidente que la existencia debe ser necesariamente una manifestación de la energía cósmica. Manifestar es “revelar”, “mostrar claramente al ojo o a la mente”. La energía “que se revela al ojo o a la mente”
es la existencia manifestada como el mundo en el que vivimos. No puede haber existencia sin energía y no puede haber afirmación o negación respecto de la energía a menos que se revele al ojo o a la mente como el mundo manifiesto.

Anusara yoga

Quien entiende la lógica interior de estos Sufras está equipado con nuevos ojos para mirarse y mirar al mundo y la interacción que sigue constantemente entre los dos. Entonces, su primera mirada cae en abhinivesa —el producto final de las tensiones. Ve cómo el sentimiento de importancia personal busca siempre la perpetuación personal, y quiere impartir permanencia, lo que, de hecho, es efímero. Todo pensamiento, todo sentimiento o deseo y toda actividad del hombre están dominados por un sentido de importancia personal. En este mundo, todo debe servir a los fines de la importancia personal, como si estuviéramos en el centro mismo de este universo vasto y misterioso. La visión que el hombre tiene del mundo entero está, pues, matizada por este sentimiento de la importancia personal. El mundo es bueno o malo, verdadero o falso, hermoso o feo, pero sólo en términos de importancia personal. Hasta la realidad última del mundo, cualquiera que sea, deberá conformarse a las exigencias y los deseos de la importancia personal del hombre de ser significativo o de otro modo. Así, descubrimos que no es la verdad ni la falsedad, el bien ni el mal, la realidad ni la ilusión, sino la autoperpetuante importancia personal (svara-savahi), ligada a nuestro cuerpo (tanvanubandhah), la que sigue siendo siempre el factor decisivo en la vida del hombre. Y esta cabal tontería le parece natural y espontánea.

Anusara yoga

El Sutra 10 dice que las tensiones, que son sutilísimas, han de descartarse; y el único modo en que pueden descartarse es el del Pratiprasava. Esta palabra está compuesta de prasava con el prefijo prati. Prasava significa “engendramiento, generación, procreación”. Y prati significa “en oposición a, contra”. La Naturaleza lo procrea todo, incluida la especie humana. El hombre es producto de este poder procreador de la naturaleza. Pero el hombre es el único ser animado que es capaz de ser consciente de este poder procreador de la naturaleza. Es debido a esto que los antropólogos modernos son llevados por la misma lógica de la evolución a describir al hombre como “la evolución que se vuelve consciente de sí misma”. Ser así consciente es ser “quien ve”, quien percibe la totalidad del mundo objetivo, lo “visto”, como el producto de la naturaleza. Este poder extraordinario de la percepción es único en el hombre. Es un poder o una energía sin atributo de calidad o cantidad del que están dotados todos los objetos de la naturaleza. “Quien ve” nunca puede ser lo “visto”, el objeto, lo observado. Tampoco puede ser el “sujeto” dotado de ciertas características, el resultado del condicionamiento. Esta energía extraordinaria que es la “visión pura” es capaz de penetrar e ir hasta las mismas raíces de todo lo que es observable o que es lo “visto”.

Instrucciones generales II

10.  La práctica del yoga por las mañanas disipa la pereza, aumenta la movilidad y activa la circulación. El yoga matinal crea un estado de alerta que se prolonga durante todo el día. Por la noche, su práctica relaja y hace desaparecer las tensiones y desequilibrios acumulados durante el día.
11.  Cuando hace frío, una ducha o un baño caliente facilitará la práctica de las posturas.
12.  Las posturas se han de practicar con el estómago vacío.
13.  Si en alguna de las posturas no alcanzan a sujetarse por las manos o los pies, como requieren las instrucciones, utilicen un cinturón para conseguirlo.
14.  Es probable que no puedan colocarse exactamente en las posiciones que muestran las fotografías. Adopten cada postura según el tamaño y la flexibilidad relativa de cada uno.
15.  Ejecutar las posturas frente a un espejo puede servir a veces para verificar la simetría y la alineación. Si es posible, instale un espejo de cuerpo entero en la habitación donde practican.
16.  Quizá les resulte más fácil aprender las posturas si un amigo les lee las instrucciones mientras adoptan la posición. También pueden grabar las instrucciones en una cinta y escucharla mientras practican.
17.  En las posturas que deben hacerse del lado derecho y del izquierdo, se dan instrucciones sólo para un lado, para evitar confusión. Para cambiar de lado, basta con invertir la posición o seguir de nuevo las instrucciones desde el comienzo, pero para el otro lado.
18.  Asegúrese de que no tensa la cara ni el cuello en ninguna postura (el cuello es un importante centro de acumulación de tensiones). Cuando mantenga una postura, verifique si tiene tendencia a este tipo de tensiones. Una vez que el hábito se haga consciente, podrá combatirlo y mantener la circulación de la energía por todo el cuerpo. Entonces, incluso durante el día, podrá evitar esta forma de acumulación de tensiones.
19.  Cuando ambos hayan aprendido los principios básicos del yoga en pareja y tengan la sensación vivencial de cómo trabajarlo, empiecen a crear sus propias posturas dobles adaptadas al cuerpo y la capacidad de los practicantes.

La extensión de la columna

El yoga considera que la columna es una continuación del cerebro. La mayor parte de los nervios del cuerpo pasan a través de la columna, y están protegidos por ella. Los yoguis miden el envejecimiento por el estado de la columna. Conforme uno envejece, la columna se hace progresivamente más rígida, lo cual afecta tanto al cuerpo como a la mente. Una columna flexible resulta esencial para el mantenimiento de la vitalidad, la salud y la juventud. La gravedad atrae constantemente el cuerpo hacia abajo, de modo que los músculos que sostienen las vértebras deben trabajar mucho para mantener la columna erguida. Las posturas yóguicas estiran y extienden la columna vertebral, ensanchando el espacio que hay entre las vértebras. Asegúrese de mantener la espalda extendida cada vez que efectúe una torsión o que se incline hacia adelante o hacia atrás. No permita que la espalda se acorte o se hunda en ninguna postura.