Archivo de la categoría ‘Los principios del yoga’

El punto justo en la práctica del yoga

El punto justo en la práctica del yoga

Juan Pablo Restrepo, el único profesor certificado en el método Acroyoga en toda Latinoamérica compara el cuerpo con un instrumento de cuerdas, “si tensionas demasiado las cuerdas de un instrumento las rompes; si no las tensas en absoluto no funciona. Lo mismo pasa con el practicante, demasiado esfuerzo impide la expresión natural del cuerpo y corta la respiración. Un esfuerzo más allá de tus posibilidades genera muchas veces una actitud de competencia y ansiedad, un ideal que no te permite tener otra perspectiva sobre tu práctica y sobre la capacidad transformadora que puedes alcanzara través de las ásanos”, nos explica.
Juan Pablo también se refiere a las enseñanzas de Patanjali para dejar en claro su punto. “Como nos lo recuerda Patanjali, las ásanos deben ser una danza entre la firmeza y la comodidad. Nuestra determinación de transformarnos debe estar siempre sostenida por la suavidad que nos proporciona la confianza en los recursos con los cuales contamos en el preciso momento de nuestra práctica, en la comprensión de que tenemos todo lo que necesitamos para ser felices aquí y ahora” expresa Juan Pablo.

El primer nivel del Ashtanga Yoga

EFECTOS DEL PRIMER NIVEL DE LA PRÁCTICA:
La primera serie de posturas tiene la finalidad de desintoxicar y alinear el cuerpo.
Es curativa y correctiva a nivel óseo, respiratorio, circulatorio, hormonal y postural. También se logra una mayor claridad mental y equilibrio, ya que la práctica requiere de mucha concentración.
En esta serie se trabaja la fuerza física a un nivel muy profundo e interno.
Se liberan las toxinas acumuladas en el organismo, limpiando y purificando los órganos internos; de este modo se previenen enfermedades.
Cada asana tiene efectos específicos sobre los distintos órganos y glándulas. Cuanto más avanzada es la postura, mayor será el beneficio.
Es importante el tiempo de permanencia en las posturas. Se pone mucho énfasis en la elongación de la columna, y el fortalecimiento de ésta.

Que son las props del Iyengar yoga

QUÉ SON LAS “PROPS”
Otras de las características del método Iyengar es la utilización de elementos de ayuda, denominados Props, con los cuales se facilita la ptáctica de esta técnica. Se usan para poder elongar y “abrir” el cuerpo. Algunos de estos complementos son sillas, sogas, cinturones, frazadas, ladrillos de madera, bancos, espaldares, almohadones, caballete, rodillo, etcétera.
Con estas ayudas, cada alumno busca llegar a su límite personal de máxima extensión de los músculos y articulaciones comprometidos en esa asana (postura).
También tienen por finalidad el precalentamiento del cuerpo, ya que si se realiza una asana de gran exigencia o dificultad con el cuerpo frío, se podría ocasionar una lesión.
Estas ayudas del Método Iyengar además sirven para permanecer en una postura por un tiempo más prolongado en forma más placentera.

El origen del Iyengar yoga

Bellur   Krishnamachar Sundaraja Iyengar es el creador de este sistema de Yoga que surge a partir del primer contacto que él tiene con el mundo occidental. Iyengar tomó conciencia de que debía adaptar el Yoga para que cualquiera pudiera practicarlo, creando un sistema personal, en el que se desarman las posturas a su forma más básica. También creó elementos con los cuales se logra elongar el cuerpo de acuerdo a la capacidad personal de cada alumno, sin demasiada exigencia.
EN QUÉ CONSISTE E MÉTODO IYENGAR:
Es un sistema en el cual se le da mucha importancia a la precisión en la ejecución de cada postura. Las asanas se realizan paso a paso, en forma consciente, no mecanizada, con el fin de lograr un mayor control del cuerpo en su totalidad. Para ello se desarman las posturas a sus formas más elementales, comenzando por el dominio del cuerpo desde los pies, piernas y así sucesivamente. En este método se cree que es imposible lograr pararnos de cabeza si primero no sabemos pararnos correctamente sobre nuestros pies. El practicante debe detenerse en los detalles, porque son estos los que hacen que el cuerpo esté más alineado y simétrico.

El concepto de Puja

Significa ofrenda, honra o retribución de energía o fuerza interior. El concepto de pújá posee dos divisiones:
– Báhya Pújá (extemo, expresado con ofrendas materiales). Antiguamente para realizarlo se utilizaban frutas, flores o incienso, pero en la actualidad se usa una caja de dulces o una música para realizar las coreografías. En verdad no importa lo que se ofrezca. Lo fundamental es el sentimiento, la intención y la intensidad con que se realiza el pújá.
– Manasika Pújá (interno, manifestado por la mente y la actitud interior). Se realiza con profunda concentración y visualizando líneas, rayos o haces de luz que parten del corazón del practicante hacia el Maestro, transmitiéndole energía positiva. Existen cuatro tipos de pújá diferentes: bhavan, gurú, satguru y shiva.
Su función es establecer una corriente de sintonía entre el discípulo y el Maestro, y realizar energéticamente el fenómeno de los vasos comunicantes: aquel que tiene más deja fluir hacia aquel que tiene menos. cualquier sonido, sílaba, palabra, frase o texto que tenga un poder específico. Pero es fundamental que pertenezca a una lengua muerta y, tratándose de Yoga, sólo se acepta el idioma sánscrito. Existen mantras para facilitar la concentración y la meditación, mantras para serenar y para energizar, para adormecer y para despertar, entre otras cosas. En el Swásthya Yoga se utilizan más de 30 mantras. Algunos ejemplos son:
– Kirtan: es un cántico. Kirtan es el mantra que posee varias notas musicales . Tiene una actuación más psicológica que fisiológica.
– Japa: significa “repetición”. El japa ideal tiene una sola nota musical y una sola palabra. Es un mantra introversor, de actuación más fisiológica que psicológica.
– Bija: este mantra es un tipo de japa cuya función específica es desarrollar los chakras. Cada chakra tiene su sonido simiente, su bija mantra, que desencadena la activación por resonancia, mediante la exhaustiva repetición.
– Advertencia: Este último mantra no es recomendado para personas que recién se inician en la práctica del Yoga.

Que son los mudras

Es el lenguaje gestual. Significa literalmente gesto, clave o seña. Es un gesto reflexológico hecho con las manos que ayuda al practicante a conseguir un estado de receptividad. El número total de mudrás es incierto. Los del hinduismo son originarios de la antigua tradición tántrica y, tanto el Yoga como la danza clásica hindú (bhárata natya), los utiliza. Los mudrás se dividen en dos categorías: samyukta hasta (con las dos manos) y asamyukta hasta (con una sola mano).
Beneficios:
Se estimulan y aceleran todas las asociaciones neurológicas.
Advertencia:
Jamás se deben mezclar mudrás hindúes con otros de tradiciones discrepantes.

Los Yamas y Niyamas

Mucho más qué un código moral:
Los Yamas y Niyamas constituyen un profundo código moral y ético que en la India todo aspirante al Yoga, que esté preparado para su aprendizaje, debe aceptar. Este conjunto de normas para su desempeño en la vida cotidiana es similar a los Diez Mandamientos, aun cuando son mucho más antiguos y fueron también incluidos en el Budismo.

• AHIMSA
(no hacer daño a nadie)
Significa el rechazo de la violencia y la adhesión al amor que abarca a toda la creación, dado que todos somos hijos del mismo Dios.

• ASTEYA (no robar)
No se trata sólo de no robar objetos, sino de no robar ¡deas, ni el tiempo de otra persona.

SATHYA (no mentir)
Supone una perfecta veracidad en pensamientos, palabras y hechos, y un rechazo a la mentira en todas sus formas.

APARIGRAHA
(no codiciar)
Quiere decir estar contento con lo que se tiene y no codiciar los bienes ajenos.

• BRAHMACHARYA
(continencia)
No se trata de una negación o austeridad forzada, sino que la abstención se hace en pos de un bien mayor.

Las cuatro ramas del yoga clasico

4 RAMAS DEL YOGA CLÁSICO:
Con el fin de lograr el tipo de unión que se propone, a lo largo de los siglos se han creado distintos tipos de Yoga, cada uno acorde a la forma de ser de quienes buscaban practicarlo. Así surgieron, primero las cuatro ramas clásicas, y después una increíble multitud de variantes que, aún en la actualidad, sigue creciendo. Los caminos que propone el Yoga clásico son…

Bhakti Yoga
El Bhakti es un yoga devocional que constituye el camino más fácil y natural para alcanzar un fin divino; su gran desventaja está en que, en sus formas inferiores, algunas veces puede degenerar en un peligroso fanatismo. Este tipo de Yoga está muy difundido en la India y en todo Oriente, pero su práctica no es muy frecuente en Occidente.

Jñana Yoga
Esta rama es la del conocimiento discursivo (vijñaria) que avanza paso a paso hacia la aprehensión total de la verdadera realidad, es decir, del Ser absoluto. El sendero del conocimiento le exige al practicante un discernimiento continuo y un renunciamiento progresivo a todo lo considerado como apariencia o relatividad.

Karma Yoga
Es el camino de la acción desinteresada, de la acción consciente que se realiza sin esperar nada a cambio, la que se desarrolla como un instrumento de la autorrealización. El yogui realiza la acción tan atenta y perfectamente como le es posible y se despreocupa por los resultados pues, si estos han de llegar, vendrán por añadidura.

Raja Yoga
La idea de esta vertiente es que cada persona tiene en sí grandes recursos mentales, sólo que los mismos permanecen debajo de la mente consciente, intactos pero sin uso. La forma de liberar todo ese potencial latente es a través de un método psicológico basado en un práctico sistema de control mental y concentración.

El bhagavad gita

El Bhagavad-gita, el libro sagrado del hinduismo, dice: “Así como un hombre se despoja de la ropa gastada para vestir prendas nuevas, también el Sí mismo (el alma o espíritu) encarnado se despoja de los cuerpos usados para entrar en otros nuevos”. A través de sucesivas reencarnaciones se va perfeccionando el alma hasta llegar a un estado ideal de total realización espiritual. La ley del Karma -de la causa y el efecto, de la acción y la reacción- es una de las ideas centrales del pensamiento yóguico. Toda acción y todo pensamiento dan su fruto, ya sea en esta vida o en vidas futuras. Cosechamos lo que sembramos, y con lo que hacemos y pensamos moldeamos nuestro porvenir.

Temario para el profesorado yoga

INSTRUCTORADO DE AEROBIC YOGA.
Temario por módulos
1) Conceptos y beneficios: Aerobic Yoga – Integración del Aerobic Yoga – Música: Selección, batidas por minuto – Clase aeróbica de bajo impacto – Asanas; posturas y contraposturas. Intermedia: Objetivos, elementos corporales por tener en cuenta – Clase práctica (clase tipo).
2) Transición y didáctica: Aplicada a una clase aeróbica y a la enseñanza de Namaskar (efectos, acorde con su desarrollo u objetivo) – Cómo pasar de una faz aeróbica al trabajo de asanas: Prevención, cambios fisiológicos – Clase práctica (low impact con namaskar).
3) Concepto: Chakras, los 21 chakras principales (efectos) -Concepto de respiración. Pranayama – Posturas complementarias y sustitutivas. Namaskar o saludos terapéuticos (para distintos beneficios corporales o influencia de los centros energéticos – Tipos de elongación: Método de movilidad. Los no del estiramiento. Beneficios – Clase práctica.
4) Prioridad de las clases – Trabajo localizado de distintos grupos musculares: Objetivos. Fuerza muscular; resistencia muscular. Beneficios. Conceptos: contracción muscular; tipos de contracción muscular – Músculo agonista, antagonista, sinergista – Ejercicios básicos de miembros superiores e inferiores – Cómo elongar dichos grupos musculares con asanas -Clase práctica.
5) Clasificación de vinyasa. Concepto, vinyasa de posturas madres – Namaskar (otros) -Revisión e integración con el módulo 4 – Clase práctica.
6) Trabajo en circuito – Qué tener en cuenta – Variantes de trabajos de acuerdo con el objetivo – Importancia fisiológica de posturas o ejercicios localizados en posición de pie.
7) Repaso general de todo lo visto.
Se verá, en los respectivos módulos: anatomía y fisiología.