Archivo de la categoría ‘La metafisica’

Reflexiones para encontrar tu verdadero Yo

Nunca permitas que tu mente sea seducida por la impaciencia, las bromas excesivas o demasiadas distracciones, y cosas por el estilo. Trata de ser profundo. Si sucumbes al bullicio, todos los antiguos conflictos comenzarán a condicionar tu mente de nuevo. Por supuesto, cierta diversión y alegría hacen bien, ocasionalmente. Pero no dejes que te posea la liviandad.
Trata de hacerlo todo a fondo. Incluso al reír, no pierdas tu calma interna. Habita en el seno de tu Ser.
Sal al exterior para comer, conversar o trabajar, pero luego regresa a tu Ser. Sé calmadamente activo, y activamente calmo.
No eres tus hábitos: líbrate del engaño de identificarte con ellos y reconquistarás tu auténtico Yo. Del Júbilo venimos, en el Júbilo vivimos, y en el Sagrado Júbilo Divino nos diluiremos nuevamente.

Doctrina del budismo

El budismo no busca explicaciones sobre el origen del universo, ni especula acerca de la vida después de la muerte. No hay en esta doctrina ni principio ni fin. Buda dijo que la condición humana es como la c alguien a quien le han disparado una flecha: dolorosa y urgente. El problema es que, en lugar de buscar u remedio inmediato para nuestra desgracia, pedimos saber cómo es la flecha, qué piensa la persona que la ha disparado. Abordar un problema implica cuestionar cosas a menudo intrascendentes: nos cuestiona mos los orígenes y los finales, pero nos olvidamos del momento preciso, del “ahora”.
Muchos de nosotros sentimos que algo falla en nuestras vidas, sin embargo, no somos capaces de discernir cuál es el problema, o qué deberíamos hacer para solucionarlo. Anhelamos algo, sentimos dolor y pérdida, sufrimos… sin reparar en que todo lo que necesitamos para aliviar esa insatisfacción está ante no sotros. Según el budismo, ese estado de tristeza, esa insatisfacción profunda y permanente, es la primera verdad de la existencia. Todo el dolor que nos causamos y que causamos a los demás proviene de núes tros propios actos, y nace de nuestra confusión. Si hoy no acertamos a ver dónde está el auténtico proble ma, lo único que logramos es perpetuarlo, transmitiendo esta confusión de generación en generación
El hombre siempre ha querido modificar la realidad, intentando abordar los problemas para eliminarlos o negar su existencia, pero la realidad no puede ser modificada, la vida tiene un solo sentido. Esto ha traído aparejado una profunda insatisfacción en el ser humano.
La vida, entonces, se convierte en un sufrimiento. La segunda verdad del budismo es que es ta insatisfacción se origina en nuestro propio interior, y es producto de nuestra ignorancia, del deseo de que la realidad sea algo que no es. Aun así, Buda asegura que pódeme* comprender cuál es el origen de nuestra insatisfacción para ponerle fin, incluso en sus formas más profundas y existenciales. Una vez alcanzado este conocimiento, es momento de abordar la cuarta verdad, el medio para experimentar esa comprensión cabal de la vida. Alcanzar ese nivel de entendimiento se traduce en llegar a la iluminación, al nirvana o, en palabras más exactas, a la libertad de la mente.

Fuentes del conocimiento

“Sembrar la vida es dispensar innumerables esfuerzos “.
Morin es un pensador difícil de encasillar: fue militante comunista y hoy es un entusiasta adhérente de los movimientos ecologistas. Nacido en París en 1921, publica en 1987 Pensar Europa, donde apuesta por su unificación orgánica, por la democracia y por el respeto a las diversidades.
Morin compara a Europa con una crisálida que está esperando su metamorfosis, paso previo a una organización federal de toda la humanidad.
Alejándose de la política, en su obra ha buceado en la complejidad del hombre: “Creo que únicamente me planteo una de esas cuestiones ingenuas, banales, evidentes, que todos solemos plantearnos entre los siete y los dieciocho, y que luego se reprimen, se asfixian y se ridiculizan en cuanto entramos en las universidades y en las doctrinas.
“Es reconfortante alejarse para siempre de la palabra maestra que tiene una explicación para todo, de la letanía que pretende resolverlo todo. Es reconfortante, en fin, considerar el mundo, la vida, el hombre, el conocimiento y la acción como sistemas abiertos. La apertura, brecha sobre lo insondable y la nada, herida original de nuestro espíritu y nuestra vida, es también la boca sedienta y hambrienta a través de la cual nuestro espíritu y nuestra vida desean, respiran, beben, comen, besan”.
Su aspiración de una sociedad mejor está latente en la conclusión de su libro Para salir del siglo XX :
“Estamos en ruta hacia el tercer milenio. No sabemos si todo está ya decidido, si nada está decidido. Nada es seguro, sobre todo no lo es en lo mejor, pero comprendido también lo peor. Tenemos que jugar en la noche y en la niebla.
“Tenemos, en fin, que formular el principio espermático de la acción política. La acción política no está dotada de la eficacia de la acción física, en la que cada martillazo, si es bien asestado, hunde un poco más el clavo. No es sólo que en política uno derribe el muro creyendo hundir el clavo; es que la eficacia política, como la eficacia biológica de la sexualidad, tienen necesidad de innumerables esfuerzos infructuosos, de derroche inusitado de energía y de sustancia para llegar al fin de una fecundación. Miríadas de esporas y pólenes se alzan de las plantas y mueren en su mayoría antes de nacer.
“Sembrar la vida, para nosotros, es dispensar innumerables esfuerzos, es la producción de innumerables gérmenes, pero al mismo tiempo puede coincidir con amarse, es decir, con el amor que transfigura a dos seres y encuentra su finalidad en su éxtasis de comunión.
“Y he aquí el símbolo, que cada uno ha podido y puede vivir, de esta identidad compleja entre el acoplamiento de dos seres y la realización ciega de una función procedente del fondo de las eras y que se dirige hacia el horizonte de los tiempos; volvemos a lo que sabíamos antes de todo conocimiento y de toda conciencia, mientras llegamos a lo que todo conocimiento y toda conciencia nos piden que realicemos y extendamos: sembrar, amarse”.

Crecimiento humano espiritual

Wilhem Reich: “¿Amor, trabajo y conocimiento son las fuentes de nuestra vida, y también deberían gobernarla”.
Discípulo genial de Sigmund Freud, durante mucho tiempo los psicoanalistas lo criticaron ferozmente por tratar el tabú económico, mientras los marxistas lo atacaban por tratar el tabú sexual. A él no le importó y afirmó: “No puede haber salud mental en una sociedad enferma”.
En 1957 murió a los sesenta años en una cárcel de Pensilvania, donde estaba preso por no querer someterse a una ley que consideraba absurda. Antes lo habían perseguido los nazis en Europa.
En 1948 este visionario escribió: “Esta es nuestra gran obligación: capacitar al animal humano para que acepte la naturaleza que existe dentro de él, para que deje de escapar de ella y goce de lo que ahora tanto teme”. Reich fue el primer hombre de ciencia que entendió cabalmente la unidad de cuerpo y mente, siendo el antecedente de las actuales técnicas de crecimiento personal. Inspirador de la revolución sexual y de la efervescencia estudiantil del Mayo Francés, al final de su vida extendió el campo de sus investigaciones a la física, la astronomía y la biología.
Sus grandes contribuciones al concepto de nueva conciencia fueron su convicción de que el ser humano debe disfrutar sin miedo las sensaciones corporales y, fundamentalmente, la seguridad de que encontraremos la vida plena que merecemos.
Reich entendía que desde siempre reprimimos nuestros deseos y sensaciones naturales, y que ésa es la causa de las mezquindades y maldades del mundo. A esto lo llamó plaga emocional.
“La plaga rabiará como nunca lo había hecho. Sin embargo una vez arrastrada al aire libre y a plena luz del día, la funesta producción de maldades y perversidades a través de todos los tiempos empezará a esfumarse paulatinamente. Y en la misma medida, la Vida empezará a avanzar.
“No hay que preocuparse por los caminos que tomará la Vida durante su existencia futura. Una vez que esté liberada del crónico asesinato de Cristo, elegirá lo que sea bueno para sí misma, y su propia experiencia le enseñará lo que deba abandonar. La Vida es productiva, es flexible, es decente.
“Está claro que en ningún caso la Vida elegirá una forma de existencia que sea anti-Vida, que esté en contra de los niños, de la verdad, del deleite de vivir feliz, de la rectitud o del pleno desarrollo de la iniciativa innata en cada portador de la alegría de la Vida. Dejar que la Vida corra libremente, sin que se lo impidan las distorsiones que la vuelven horrible y asesina, será el primer paso hacia la libertad y la paz en la Tierra.
“Surgirá un nuevo tipo de hombre que transmitirá sus nuevas cualidades, las de la Vida no reprimida, a sus hijos y a los hijos de sus hijos.
“Todavía no ha habido cultura ni civilización. Sólo está empezando a entrar en la escena social. Es el principio del fin del crónico asesinato de Cristo”.

Vidas pasadas y regresiones

LO ESENCIAL
• POR QUÉ
Explorar el pasado una manera más de fortalecer la identidad del presente.
• PARA QUÉ
Muchas de las actitudes que tenemos tienen sus razones en cosas que hicimos en el pasado. Es posible reparar errores y redimir culpas pactadas.
• CÓMO LOGRARLO
Pueden aprenderse las técnicas para lograr la regresión o ser asistido por un especialista.

Como recordar vidas pasadas

¿Qué prueba se puede tener de que esos recuerdos de otras vidas nos muestran hechos y no fantasías?.
El doctor Ian Stevenson, profesor de psiquiatría en la Universidad de la Escuela de Medicina de Virginia, en Charlottesville, está a la cabeza de los investigadores que piensan que no hay fantasía en estas experiencias. Ha recolectado cientos de testimonios de casos reportados de vidas pasadas de niños que recordaron nombres reales, lugares y fechas. Su equipo de investigación pudo certificar y autenticar la gran mayoría de los detalles de estos casos. Algunos de estos niños, incluso, llegaron a hablar en lenguajes que desconocían y que jamás habían escuchado.
I ¿Los terapeutas envían alguna vez a sus pacientes hacia el futuro?
Brian Weiss nunca hizo esto, por miedo a fomentar la creación de profecías auto-cumplidas. “Yo creo”, dice, “que el futuro no está escrito. Que es un sistema de posibilidades y probabilidades. Que, por ejemplo, una mujer vaya hacia delante en el tiempo y vea el fin del mundo, sería muy probablemente una imagen metafórica antes que un convisión, ella decide no ser madre? Estaría tomando una decisión que después podría lamentar, cuando viera que su visión no se realizara literalmente”.

Cultura zen

El deseo es la raíz de tu sufrimiento. Al desear creas una ilusión en la mente; y cuando lo haces te has alejado del aquí y ahora. Estás ausente, porque la mente está creando un sueño. Al estar alerta y mirar lo que sucede a tu alrededor sin que tus ojos estén llenos de deseos, te brotará una risa auténtica. Te reirás de toda la broma de lo que te ha estado pasando.
Algunas veces la vida te funciona bien, y otras mal. Cuando tu ciclo es alto disfrutas más de la vida; en cambio, cuando es bajo, tienes más problemas. Para armonizar tu vida, no te dejes excitar por los buenos momentos ni deprimir por los malos. Recuerda siempre que lo alto se construye de lo bajo. Cuando te sientas un “don nadie”, debes respetar el período de tu ciclo bajo. No luches para ser alguien, porque sólo lo serás cuando los demás digan que lo eres. Este “alguien” se construye a partir de los movimientos del “don nadie”. Este consejo es distinto de las enseñanzas ordinarias que sólo apuntan a recibir respeto y alabanzas, sin valorar lo humilde. Cuando sólo aprecias lo alto, demuestras una baja sensibilidad. Así, cuando las personas experimentan un ciclo bajo, lo hacen de modo emocional y se sienten fatal. Desean morir o suicidarse. Se sienten tediosas, poco atractivas e insulsas. Nadie les presta atención ni las respeta, y ellas tampoco se quieren. No se dan cuenta de que, si lo aprovechan, su ciclo bajo puede aportarles sabiduría.

Crecimiento espiritual

El verdadero poder que todos tenemos dentro de nuestro Ser pude alcanzarse, siempre que se lo busque para el bien común, para el beneficio de otras personas y de uno mismo. Esto quiere decir saber renunciar al poder cuando es conveniente, cuando otro necesita utilizar el suyo, o cuando el nuestro crece demasiado.
Poder no es, al fin y al cabo, mandar. Es valorar los derechos de los demás, es actuar teniendo en cuenta las consecuencias de nuestras decisiones. El poder no es presión ni autoridad, sino Ser: no necesita ser nada, por que Es. Cuando la vida nos desafía con un obstáculo aparentemente insalvable, es bueno y muy útil recordar que siempre se puede cambiar nuestro punto de vista. Modificar nuestras actitudes es cambiar nuestra historia, es accionar con delicadeza, es ejercer poder sin presionar. La labor de un psicólogo transpersonal es justamente ésta: funcionar como una sutil fuerza que de a poco nos va ayudando a mejorar.

Cuerpo espiritual

Los hombres somos mucho más que un cuerpo físico. Cada uno de nosotros posee en realidad siete cuerpos, y el físico es sólo el más visible de ellos. Estamos muy apegados a él, porque creemos que somos él. Pero en realidad es el último que creamos y el primero que abandonamos. Además de estos múltiples cuerpos que todos poseemos, es necesario introducir otra noción más: los hombres somos energía. Esta fuerza móvil, no visible, es el origen de nuestra vida: al hacerse materia, empezamos a existir.

Materia y espiritu

La materia divide, el espíritu une. Divide una manzana en cuatro y siempre será posible pelearse por quién tiene la parte más grande, pero si cuatro personas aprenden una oración, nadie priva a otro de poseerla y la oración se vuelve así, la base de una unificación. Cuando el objetivo de una civilización consiste en cosas materiales, existe un incremento en el potencial de envidia, avaricia y guerra. Los hombres, divididos, buscan entonces un dictador que los una no en la unidad del amor, sino en la falsa unidad de las tres”p”: Poder, Política y Policía.
Fulton J. Sheen.