Archivo de la categoría ‘Karma’

Karma saya

¿Se trata de una idea similar a la de cielo e infierno?.
-No. Esta concepción se diferencia bastante de la tradicional idea de premios y castigos del cristianismo, aunque a primera vista pueda parecer similar. La diferencia consiste en que, según la Ley del Karma, no hay alguien que juzgue los actos de la persona, sino que son los actos en sí mismos los que generan sus consecuencias buenas o malas para la siguiente vida. Incluso, puede decirse que la Ley del Karma no se aplica sólo a la vida futura sino a esta misma. Cada acto del hombre tiene consecuencias también sobre su vida presente.
¿Está presente esta idea en otras culturas?.
El sabio griego Plutarco escribió: “El hombre que era ayer ha muerto en el que soy hoy, y el que soy hoy morirá en el que seré mañana”. Incluso en la Biblia se encuentra esta idea: en el versículo 7 del capítulo 23 de los Proverbios se dice que “como un hombre piensa, así es él”. De ahí la importancia del trabajo sobre las vidas pasadas como medio para mejorar la vida presente.

Que significa karma

¿Cuál es el concepto de   karma?.
-Esta palabra, que en su origen proviene del termino sánscrito “kri” que significa “hacer” o “crear”, denomina el total de las acciones humanas que van urdiendo el dibujo de nuestra vida: cada decisión, cada movimiento, cada palabra, cada sueño, todo lo que un ser humano hace a cada momento en su vida, es lo que va formando la que este ser humano tendrá en su próxima reencarnación. Es como decir que a lo largo de nuestros días vamos preparando una semilla que plantamos en el momento de morir, y de esa semilla nacerá la nueva vida que nos tocará recorrer.
¿El karma determina la reencarnación?
-Para el hinduismo cada reencarnación es consecuencia de la reencarnación anterior, y las dichas y desdichas de una vida provienen de la vida inmediatamente anterior a esta. Si para que exista una vida debió haber una anterior, esto parecería sugerir que no hubo una que iniciara la serie. Y, por el mismo razonamiento, no podría haber una que fuera la última.
¿Este ciclo no tiene, entonces, un principio y un final?
En cuanto al principio, se lo puede buscar en la determinación de un Dios todopoderoso (cualquiera sea su denominación de acuerdo a las diferentes religiones) que decidio alguna vez crear la vida. Y el final de la serie aparentemente infinita de reencarnaciones estaría dado por lo que el Budismo llama “alcanzar el Nirvana”, es decir, la perfección del alma que nos libra del perpetuo camino de reencarnarse una y otra vez. Este es el camino del Karma.