Archivo de la categoría ‘Hidroterapia’

Que cura la hidroterapia

AYUDA PROFESIONAL:
Si se padece un problema de salud y se desea recurrir a las aguas termales o a la hidroterapia como parte del tratamiento, es necesaria la consulta con el especialista. Sólo él podrá guiar adecuadamente acerca de las ventajas o desventajas de realizar uno u otro tratamiento. Además, es el profesional quien podrá definir el tiempo del tratamiento así como la mejor terapia con agua. De esta manera, el hidroterapeuta realiza un trabajo en equipo con el médico del paciente.
Dolor ovárico: realice baños de asiento en agua caliente, sumergiendo los glúteos y la pelvis en el agua. Si combina el agua con el efecto de hierbas como la salvia, el efecto es más fuerte.
Estreñimiento o flujo vaginal: realice baños de asiento con agua fría.
Tonificación muscular: realice una ducha localizada con agua fría sobre el músculo débil. Si acompaña con masajes o pequeños movimientos musculares, el efecto se acentúa.
Calambres o gota: utilice la terapia de contraste en los pies, alternando agua caliente y fría. Los pies poseen puntos reflejos de todas las partes de nuestro cuerpo.
Gripe, resfriado o congestión: el vapor es el mejor aliado en estos casos, cuyo efecto expectorante y descongestivo es inigualable.
Hipertensión: aplique una ducha caliente en los brazos y posteriormente agua tibia en los pies.
Hemorroides: realice un baño de asiento con agua fría y apliqúese compresas en la zona lumbar.
Várices: alterne una ducha de agua fría y caliente sobre las piernas.

Hidromasaje

PARA MAXIMIZAR LOS EFECTOS.
Como el medio de curación de la hidroterapia es el agua, si se agregan hiervas, aceites o minerales al medio acuoso, los efectos terapéuticos se pueden potenciar.
Sustancias que suelen utilizarse: manzanilla, salvia, madera de cedro, limón, rosa, árbol de té, vinagre de manzana, bicarbonato, almidón, avena, aceite de almendras, caléndula o rosas, sales.
Terapia de agua caliente: sirve para relajar la musculatura y la mente. Además, estimula el sistema inmunológico porque el calor provoca que los leucocitos presentes en los glóbulos blancos se desplacen más allá de los vasos sanguíneos, a través de los diferentes tejidos corporales. Por último, la terapia con agua caliente libe-a es toxinas al organismo.
Terapia de agua fría: se utiliza disminuir cuadros inflamatorios y para tonificar musculatura débil, por ejemplo, después del uso de yeso. Es también útil para tratar la incontinencia.
Terapia de contraste: el alternado de agua caliente y fría estimula las glándulas endocrinas y suprarrenales, reduce la congestión y activa distintas funciones orgánicas.
HIDROTERAPIA EN CASA.
Utilizar hielo para desinflamar una zona del cuerpo, es hacer hidroterapia. También realizar un masaje con ducha, nebulizarse o tomar un baño de inmersión.
Siempre que se utilice el agua como terapia, esta disciplina se hace presente.
Fiebre alta: aplicar compresas con agua fría sobre la frente suele calmar al enfermo y ayuda a bajar la fiebre. También realzar un baño de inmersión en agua tibia y agualdar hasta que el agua se enfríe. Esta ultima medida debe consultarse previamente con el médico, porque no todas las personas podrían verse beneficiadas.
Estrés o nerviosismo: sumérjase en agua caliente (33° a 36°) hasta el cuello, respirando profundamente.
El baño es ideal para calmar la mente, para disminuir los niveles de ansiedad o para conciliar el sueño, cuando se padece insomnio.
Esguinces o luxaciones. El uso de hielo es una solución en estos casos, porque el frío disminuye la inflamación y calma el dolor. Sin embargo, una terapia de contraste, que tras alternar ambas temperaturas culmine con agua fría, puede ser de utilidad porque aumenta la circulación.
Contracturas: Las duchas localizadas con agua caliente, complementadas preferentemente con un masaje, calman el dolor y ablandan la musculatura.

Que es la hidroterapia

REMOLINOTERAPIA.
Se trata de realizar un baño de remolinos para reactivar la actividad muscular o para tratar lesiones articulares. Estos baños, que también son efectivos en casos de estrés o tensión, tienen otras múltiples utilidades:
• Curación de llagas
• Limpieza de heridas infectadas
• Tratamientos en  casos de hipotermia
• Calmante
• Activación de la circulación sanguínea
Una terma para cada necesidad
La Argentina cuenta con diferentes complejos termales, cuyas aguas naturales poseen diferentes propiedades. Conocerlas reporta una gran ventaja:
• Contra las enfermedades dermatológicas: en San Clemente del Tuyú
predominan los sulfatos, ideales para tratar psoriais y otras patologías dermatológicas. También son excelentes en casos de úlceras.
• Contra las afecciones reumáticas: en Puente del Inca, Mendoza, o en Copahue, Neuquén, las termas son de origen volcánico, derivadas del ácido sulfídrico, muy provechosas en casos de artrosis, artritis u otras afecciones del sistema locomotor.
• Contra los problemas respiratorios: en La Rioja o Catamarca, las aguas cloradas sódicas y las calcicas magnésicas ayudan en casos de rinitis alérgica, otitis, asma u otras afecciones respiratorias.
LAS TERAPIAS
La hidroterapia realiza tratamientos con agua caliente, con agua fría o por contraste, es decir, realizando cambios en la temperatura del agua.

CAMINAR SOBRE AGUA FRÍA.

Algunos hidroterapeutas consideran la caminata sobre agua fría como tratamiento preventivo. Se trata de ganar tolerancia en el frío para estimular el sistema inmune y desarrollar mayor capacidad defensiva. De esta manera, el organismo emplearía mejor sus defensas contra las enfermedades infecciosas.

Hidroterapia

Hidroterapia.
La hidroterapia es un complemento terapéutico que gana aceptación en la comunidad médica. Hace uso del agua, para mejorar el estado de la salud. En la Argentina, la hidroterapia y el termalismo, son propuestas que cada día ganan más adeptos, gracias a sus múltiples ventajas.

La hidroterapia forma parte de la fisioterapia y se caracteriza por tratar enfermedades físicas o psíquicas a través del uso del agua. Cuando la terapia se realiza en termas, se denomina termalismo, y se caracteriza por aprovechar la riqueza mineral de estas aguas. Sin embargo, la hidroterapia es más amplia y ofrece propuestas variadas, que regalan salud y bienestar.
LOS BENEFICIOS
Usar agua como recurso terapéutico reporta muchas ventajas. Además de funcionar como un sedante natural, que relaja casi inmediatamente a una persona estresada o nerviosa, el agua activa el aparato circulatorio facilitando el drenaje de líquidos corporales. Además, como el peso del cuerpo cambia cuando está dentro del agua, los músculos realizan un menor esfuerzo.
Algunas patologías disminuyen en un 50%. Especialmente en casos de psoriasis, acné, escaras por posturas forzadas, úlceras varicosas, asma o enfermedades neurológicas.

VENTAJAS DE LA HIDROTERAPIA:

Disminuye los dolores articulares
Aumenta la capacidad respiratoria
Mejora la circulación sanguínea
Mejora la oxigenación de la sangre
Refuerza la actividad intelectual                                                                                                                                                                        Retrasa el proceso de descalcificación ósea

Contribuye al equilibrio emociona