Archivo de la categoría ‘Dietas equilibradas’

Verduras frescas

Las ventajas de consumir las verduras crudas.
Para potenciar las virtudes de las verduras orgánicas, es aconsejable -en los casos en que la cocción sea optativa-, consumirlas frescas y crudas. De esta manera se pueden prevenir numerosas enfermedades y, también, curarlas.
Recordemos que al cocinar las verduras se evaporan muchos de sus nutrientes y se producen sustancias tóxicas para el organismo, que podrían contribuir a la degeneración celular.
Es aconsejable que los alimentos cocidos no superen el veinte por ciento del consumo calórico de la dieta elegida. En las estaciones calurosas, este porcentaje puede disminuir hasta optar por el consumo exclusivo de verduras crudas.

Que funcion tienen las proteinas

Las proteínas son esenciales para las funciones vitales de organismo, ya que son las que aportan los aminoácidos esenciales y las que permiten el desarrollo y la reparación de nuestras células. Pero consumidas en exceso pueden perjudicar la salud y la silueta. Las proteínas son el compuesto orgánico más importante del cuerpo humano. Son aportadas por los alimentos, de allí la importancia de la calidad y cantidad de éstos en la dieta diaria. En el mundo occidental, las personas comen muchas más proteínas de las que necesitan, lo que no es bueno para la salud.

Soja: reina de las proteínas.

La soja, base de la alimentación de los pueblos asiáticos, aporta la única proteína de origen vegetal de alto contenido biológico, ya que contiene los nueve aminoácidos esenciales con una calidad y cantidad proteica parecida a los alimentos de origen animal.
Además, la soja protege contra el cáncer de mama, disminuye el índice de colesterol y el riesgo de enferm dades cardiovasculares, alivia los efectos de la menopausia y fortalece los huesos. Esta maravillosa proteína está contenida en los granos y los brotes germinados de soja y, también, en todos sus derivados: leche, tofu, etc. Las proteínas están compuestas por carbono, oxígeno e hidrógeno, y contienen algo de nitrógeno. Son unas grandes partículas orgánicas o macromoléculas, que están integradas por aminoácidos y un total de veintidós sustancias básicas que se unen en distintas combinaciones y tamaños.
Los aminoácidos se dividen en: Los que sintetiza el cuerpo a partir de otros nutrientes y de distintas sustancias orgánicas propias. Las proteínas están presentes en la gran mayoría de los tejidos blandos y duros, en los músculos y el colágeno de los cartílagos, en los huesos y en los dientes, en la sangre y en los fluidos corporales. También hay proteínas en las hormonas, en las enzimas y en las estructuras cromosómicas que son las que contienen nuestra información genética. Una dieta con exceso de proteínas puede producir una sobrecarga en la actividad del hígado y de los ríñones, lo que incrementa la excreción de calcio y sus consecuencia directas: el debilitamiento general de los huesos y el aumento del riesgo en contraer osteoporosis. Además, el excesivo consumo de proteínas animales aumenta el colesterol y las calorías, causando el tan temido sobrepeso.

Las de origen animal: Son de alto valor biológico, ya que contienen todos los aminoácidos esenciales en cantidades suficientes. Sus fuentes más importantes son las carnes, el pescado, los huevos, la leche y los productos lácteos (crema, manteca, quesos, yogur).

Las de origen vegetal: Les falta algún aminoácido esencial (con la excepción de la soja que los contiene todos).
Sus fuentes son las legumbres, los cereales y los frutos secos.

Para fener en cuenta.
1 ) Hay que consumir más proteínas en situaciones de crecimiento: la infancia, el embarazo y la lactancia. Y también en casos de enfermedad, infección o intervención quirúrgica.
2) Como mínimo el cuarenta por ciento de las proteínas que se consumen deben ser de alto valor biológico (de origen animal o el presente en la soja).
3) Es correcto recibir hasta un quince por ciento del total de calorías de la dieta en forma de proteínas.
4) Las grasas y los carbohidratos tienen el efecto de ahorrar proteínas al evitar que el organismo las descomponga para utilizarlas como energía.
5) Si el aporte calórico no cubre las necesidades energéticas, hay que aumentar el consumo de proteínas.

A comer bien

Coomo comer para un equilibrio perfecto.
Sugerencias para la inteligencia del cuerpo:
En el Ayurveda el cómo se come es tan importante como el qué se come. Ingerir alimentos de buen sabor es importante, y también lo son los otros sentidos: vista, oído, tacto y olfato. Mientras comemos todo el cuerpo está muy alerta. Estas sugerencias ayudarán a gozar más a cada comida:

Coma en una atmósfera tranquila.
Nunca coma estando alterado.
Siéntese para comer.
Coma sólo cuando tenga hambre.
Sepa reconocer las verdaderas señales del hambre.
Evite los alimentos helados.
Evite las bebidas heladas.
No hable mientras mastica.
Coma a paso moderado, ni demasiado lento ni de prisa.
Espere a haber digerido una comida antes de consumir la siguiente.
Tome intervalos de cuatro horas entre comidas ligeras.
Tome intervalos de seis horas entre comidas completas.
Beba agua todo el tiempo durante las comidas.
Coma platos recién preparados. Reduzca a un mínimo los alimentos crudos.
Los alimentos bien cocidos son más fáciles de digerir.
No cocine con miel.
Beba leche aparte de las comidas.
Experimente los seis sabores en cada comida.
Deje una cuarta parte de estómago vacío, para facilitar la digestión.

Permanezca sentado y quieto durante algunos minutos después de comer.
Ser moderado.
Mantener horarios regulares.
El aparato digestivo funciona mejor con pequeñas cantidades.
No tema alejarse con hambre de la mesa.
Una hora después de una comida correcta, uno debe sentirse ligero, optimista, enérgico y mucho más fresco.
La comida más fácil de digerir es la mejor.
Preferir lo cocido a lo crudo.
Preferir lo caliente a lo frío.
Preferir lo fresco a lo procesado.
Siguiendo las sugerencias de esta lista, se podrá sacar el máximo provecho a cualquier dieta. Los textos ayurvédicos consideraban que dos puñados de alimento forman la porción ideal. La moderación es el principio más importante, cantidades moderadas a horarios regulares.

Alimentos para los niños

Cinco consejos orientales para que los niños coman bien.

1. Desde el principio, hay que acostumbrar a los niños a que vean la comida como una experiencia grata para los sentidos.
2. Reprenderlo constantemente para que coma, o prohibirle muchas cosas durante la comida, además de quitarle las ganas de comer, también supone privarle del placer sensorial de la comida.
3. También rechazará la comida si los padres insisten en que se coma todo lo que tiene en el plato, y como consecuencia, al poco tiempo ya no sabrá distinguir si tiene o no tiene apetito, por lo que considerará la comida como una simple lucha por el poder.
4. Si al niño no le gusta ninguna comida, hay que mantener la calma, y ofrecerle el mismo plato en otra ocasión.
5. Un ambiente distinto o alguna receta diferente puede lograr que algún alimento que rechazaba sin probar, llegue a gustarle un tiempo después.

Como desintoxicar el cuerpo

Plan progresivo desintoxicante:
Las estaciones del año marcan unos cambios cíclicos en los hábitos de alimentación que vamos adoptando prácticamente sin darnos cuenta. Con la llegada de los primeros calores del año, la alimentación se vuelve frugal y los platos ricos en calorías dejan lugar a frutas, verduras y líquidos que ayudan a desintoxicarse de los excesos del invierno. No se trata de comer menos, sino de seguir una dieta distinta y de atender a las peticiones del cuerpo, que en esta época nos reclama especialmente sentirse fresco y ligero. Las altas temperaturas hacen que el organismo tenga que trabajar menos para moverse y operar ya que no es preciso un gasto calórico importante para mantener la temperatura interna de 37° a la que funcionamos adecuadamente. De ahí que la alimentación de la primavera y el verano deba ser menos rica en grasas y mayor en hidratos de carbono. Una buena forma de depurar el organismo es llevando a cabo el siguiente plan progresivo. En primer lugar, retirar de la alimentación todo aquello que ha sido procesado (pan, harinas blancas, azúcar refinada, embutidos, etc.) y aumentar el consumo de agua a tres litros al día. Consumir, además, frutas de la estación ensaladas de verduras con cereales, semillas y algunas leguminosas. Continuar con este tipo de alimentación durante cinco días. Luego, durante tres días tomar sólo frutas en forma de jugo o comerlas enteras. También se debe beber abundante agua y algunas infusiones, como té con limón o canela. Para aumentar la energía, se puede incorporar miel de abeja.
Es importante, además, que se tienda a hacer comidas relativamente frecuentes y de poca cantidad de alimentos. Las comidas ligeras y las colaciones facilitan el buen funcionamiento orgánico y previenen el golpe de calor y los trastornos de digestión. La naturaleza contiene todo lo necesario e indispensable para mantener los cuerpos sanos, dentro de un ambiente higiénico y equilibrado. De la naturaleza tomaremos las semillas de calabaza, girasol y linaza, la avena o el salvado de trigo, que son fibras que tienen la función de arrastre, por lo que ayudan a limpiar los intestinos y evitan la proliferación de gérmenes y toxinas si quedan residuos alimenticios. Pero también tomaremos de nuestra tierra la arcilla. Por su acción absorbente y su capacidad de atraer las moléculas tóxicas que se encuentran en una suspensión, la arcilla evita la proliferación de gérmenes en los nichos intestinales y la desodo-rización de la material fecal. Además, ayuda a mantener limpio el tracto intestinal y, debido a sus componentes minerales, revitaliza el área donde actúa y desinflama. También actúa como anti-parasitario. Debe ser administrada con cuidado en las personas con estreñimiento o pereza intestinal, ya que puede fomentar la formación de materia fecal dura y difícil de expulsar. Es por eso que se aconseja consultar con un especialista.

Dieta desintoxicante

Desintoxicar: la clave de la salud.
Reducir el consumo de café, alcohol, bebidas gaseosas y alimentos refinados y procesados es el primer paso del plan de desintoxicación del organismo. En una segunda instancia, es necesario reducir las carnes grasas y los lácteos enteros. Quedan excluidos de estas limitaciones el pescado (cuanto más graso, más saludable) y el yogur, rico en bacterias que fortifican la flora intestinal. Además de evitar esos alimentos, las comidas orgánicas deben reemplazar a los productos procesados, refinados y conservados. Es importante elegir verduras, cereales, granos, legumbres y frutas, naturales y libres de toxinas. Las verduras son alimentos importantes que. además de nutrir, poseen fibra que arrastra los desechos de la alimentación al mezclarse con ellos; por su parte, los minerales y oligoelementos que contienen son importantes para el organismo y para el intercambio iónico. Además de nutrir, las frutas tienen la característica de ayudar a desechar las toxinas acumuladas en diversos órganos del cuerpo. A su vez. propician la diuresis y el aporte energético a las células, y ayudan al intercambio de sustancias nutritivas por las de desecho, haciéndolo más fácil. Pero no sólo con la alimentación se puede depurar el organismo. Otro aspecto fundamental es respirar aire puro la mayor cantidad de veces que sea posible. Viajar al campo o pasar una tarde en contacto con la naturaleza servirá para purificar el aire de los pulmones acostumbrados a respirar en la ciudad. Además, es importante beber abundante líquido para hidratar el cuerpo y hacer ejercicio para estimular la eliminación de los residuos.

Alimentos depurativos

Los 12 alimentos des intoxicantes
Comer sano para limpiar el organismo de las bacterias que lo enferman.

Las toxinas que recibimos de la alimentación son el origen de un buen número de enfermedades. El envejecimiento prematuro y el cáncer son algunos de los males que pueden nacer de las bacterias y desechos de lo que comemos. Consumir los 12 alimentos desintoxicantes permite depurar el organismo para llenarlo de salud y de energía.

A cada instante, nuestro organismo recibe toxinas del exterior que le quitan salud, a mayor cantidad de estas toxinas provienen de los alimentos y las bebidas que consumimos. A menudo contienen bacterias y productos de desecho que pasan al torrente sanguíneo y provocan distintos tipos de enfermedades. Acumuladas en el organismo, atacan, inflaman e irritan los tejidos y los órganos. Es entonces cuando comienzan a eliminarse por otros canales distintos de los habituales, como la piel y el cabello.
El hígado, los riñones, la piel y los pulmones, son los responsables de la limpieza de las impurezas y desechos orgánicos. Cumplen esta función junto con la sangre y la linfa, además del sistema inmunológico. Las consecuencias de un organismo intoxicado abarcan desde dolor de cabeza, malestar general y desórdenes nerviosos, hasta envejecimiento dérmico y capilar, hinchazón corporal y cansancio. Los trastornos pueden ser más serios y convertirse en cáncer cuando las células estuvieron sometidas a la agresión de las toxinas durante mucho tiempo.

Semillas organicas

Las propiedades de la chía.
• Ayuda a regenerar los músculos, por ejemplo, en atletas o físicoculturistas.
• Colabora en la absorción y utilización del calcio, favoreciendo la salud ósea.
• Brinda sensación de saciedad: una cucharilla de semilla de chía en una taza de jugo de naranja, dejando reposar las semillas, es una bebida nutritiva que quita el hambre.
• Facilita el crecimiento y la regeneración de tejidos durante el embarazo y lactancia.
• Sus ácidos grasos insaturados son esenciales para el cuerpo, para emulsificar y absorber vitaminas liposolubles como A, D, E y K.
• Favorece la respiración de los órganos vitales
• Hace más lenta la digestión lenta.
• Mantiene los niveles de azúcar en la sangre, previniendo y controlando la diabetes.
• Ayuda a regular la coagulación de la sangre, células de la piel, membranas, mucosas y nervios.
• Reduce el colesterol.

Semilla de chía

Capacidad antioxidante: La chía es rica en ácidos clorogéni-co y cafeico, así como los flavonoles myricetín, quercetín y kaempferol. Se trata de antioxidantes que están presentes, por ejemplo, en el té verde o el vino tinto, reconocidos por su efecto contra la proliferación de los radicales libres. Los radicales libres son átomos altamente reactivos e inestables, que se liberan cuando el alimento es metabolizado en nuestras células para producir energía. También se producen por influencias externas, cuando nuestro organismo recibe el impacto de diversos contaminantes o radiaciones. En todos los casos, son los responsables del envejecimiento de las células.
Estudios científicos demostraron que el quercetín es un poderoso antioxidante que puede impedir la oxidación de los lípidos, proteínas y ADN. El ácido cafeico y el ácido clorogénico demostraron tener una fuerte actividad contra los radicales libres y los procesos oxidativos en general, inhibiendo la peroxidación de los lípidos. Estas propiedades antioxidantes son significativamente más fuertes que las del ácido ferúlico y las de los antioxidantes comunes como la vitamina C (ácido ascórbico) y la vitamina E (alfa-tocoferol).  Una fuente de Omega 3
La semilla de Chía contiene la mayor fuente natural conocida de ácido li-nolénico. Tiene, por lo tanto, al tos niveles del ácido graso Ome-ga-3, que favorece la circulación sanguínea, contribuye a regular la hipertensión arterial, reduce los triglicéridos y previene la ate-roescierosis. También es una buena fuente de vitaminas B, nutriente que previene la enfermedad cardiocorona-ria fatal y la apoplejía. Por estas características, la chía es una de las mejores opciones para prevenir las enfermedades del sistema cardiovascular. La comparación del contenido de vitaminas de la chía con otros productos vegetales le da a estas milenarias semillas una clara ventaja en el caso de la niacina, con más cantidad que el maíz, la soja y el arroz. El contenido de tiamina y riboflavina es similar al del arroz y el maíz, pero menor que el de la soja. Con respecto a la vitamina A, tiene importantes cantidades, aunque menos que el maíz. La semilla de chía también es una fuente excelente de calcio, fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y cobre. Cien gramos de semillas contienen de 13 a 354 veces más calcio, 2 a 12 veces más fósforo, y hasta 9 veces más potasio que el trigo, el arroz, la cebada, la avena y el maíz.

Que es la chia

Semillas de Chía: Antioxidantes y anticolesterol.

Junto con el maíz, los porotos y el amaranto, la chía era uno de los alimentos básicos de mayas y aztecas. También se la utilizaba en las ceremonias religiosas, lo que le valió a este alimento la persecución de los colonos españoles. Tras siglos como base de la dieta de los pueblos originarios de América, la chía prácticamente desapareció de la faz de la Tierra. Hasta que en 1991 un grupo de personas interesadas por recuperar a este excelente aliado de la nutrición, comenzaron a fomentar su cultivo. Así renació la chía, uno de los alimentos más
completos para la humanidad.