Prevenir es mejor que curar

 Prevenir es mejor que curar

Nuestro cuerpo no necesita en general más que estas dos instancias para curarse a sí mismo. Sabe hacerlo, conoce a fondo sus mecanismos de regulación y cuando no lo logra, es básicamente porque uno de estos parámetros falla o por otras causas que analizaremos más adelante.
La primera herramienta curativa es prescindir de aquello que lo daña, que obstaculiza sus mecanismos de defensa, y permitir que drene los materiales de desecho acumulados.
El segundo paso consiste en brindarle los elementos que necesita para la reparación y síntesis de tejidos.
Cuanto más natural sea nuestra alimentación, mayor es la garantía de que ese íntimo contacto que el cuerpo mantiene con la naturaleza ejerza su poderoso saber y accionar.

Etiquetas:

Deja un comentario