Los buenos hábitos en el día a día

 Los buenos hábitos en el día a día

Claro que pasar mucho tiempo en la cocina preparando un plato equilibrado no garantiza que nuestro organismo esté recibiendo los nutrientes que necesita del mejor modo posible. Es necesario que, además de incorporar nuevos alimentos a nuestra dieta, también cambiemos lentamente nuestros hábitos alimenticios. El doctor Jorge Berra, Director de la Fundación de Salud Ayurveda Prema y autor del libro Ayurveda. Una medicina milenaria al servicio del cuerpo, la mente y el espíritu recomienda algunos hábitos que poco a poco deberíamos ir incorporando a nuestra vida cotidiana:
– Comer en lugares agradables y tranquilos, solos o con personas afectuosas de modo que la mente no esté deprimida.
– Comer de manera conciente, teniendo en cuenta la propia constitución.
– No comer cuando no se tiene hambre, ni dejar de comer cuando se tiene.
– No comer cuando se está enojado, deprimido o afectado por cualquier otra alteración emocional ni inmediatamente después de hacer ejercicio.
– Mantener un intervalo tan amplio como sea posible entre las comidas.
– Alimentar los cinco sentidos: mirar la comida y apreciar su aspecto y su aroma antes de comenzar, escuchar los ruidos que hace, especialmente mientras se cocina, masticar repetidamente cada bocado, para extraerle totalmente el sabor.
– Realizar un paseo de un centenar de pasos después de una comida, para ayudar al proceso digestivo, pero no hacer ejercicio, ni tener relaciones sexuales, no estudiar, ni dormir, hasta una hora después.
– Nunca despreciar comida.
Finalmente, Swami Premananda pone en tela de juicio una costumbre por demás argentina: dejar de comer cuando ya no nos cabe un bocado. “Es importante que nos quedemos siempre con hambre cuando comemos. Si yo decido licuar unas verduras para hacer sopa, ¿lleno el vaso de la licuadora hasta el tope o dejo un espacio libre para que al encender el aparato los alimentos tengan lugar para moverse? Con nuestro organismo deberíamos hacer lo mismo: llenar la mitad del estómago con alimentos sólidos, 1/4 con líquido y dejar 1/4 libre para que el alimento se digiera bien. Quedarnos pipones todo el tiempo genera toxinas porque es una sobrecarga del estómago “.

Etiquetas:

Deja un comentario