Como mejorar nuestra dieta

Balance

Si pensamos en la dieta tradicional que llevamos los argentinos, más allá de los “venenos” que consumimos diariamente como gaseosas, snaks, etc., la tradicional minuta (milanesa con papas fritas o bife con ensalada) es de una pobreza franciscana. Le sobran proteínas y le faltan un sinfín de alimentos indispensables para tener un cuerpo sano y vigoroso. ¿Qué no debería faltar en nuestra alimentación cotidiana? “Una persona que está haciendo la transición debería prestar atención a consumir al menos una vez por día en la comida principal (el almuerzo) carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y grasas”, dice Swami Premananda.
¿De dónde obtener cada uno de estos alimentos esenciales?

Los carbohidratos deben ocupar la mayor proporción, un 50%: arroz, trigo, mijo, cebada, avena, quinoa, etc. (se aconseja eliminar los cereales refinados porque son incompletos y crean pesadez en el organismo).
■ Proteínas: se consiguen a través de las legumbres como porotos, lentejas, frutos secos, garbanzos, tofu (un derivado de la soja). El plato debe tener un 25% de proteína.
■ Vitarninas y minerales: verduras cocidas y crudas en un 25%.
Liliana Racauchi, directora del SpaLas Dalias, agrega, además algunos básicos que no deben faltan en nuestra dieta habitual:
■ Tés de hierbas: bancha, habú, diente de león, márcela, carqueja, cola de caballo, manzanilla, cedrón, melisa. Es importante conocer las propiedades de cada una y saber cuál es la mejor en función de la necesidad individual, el momento del día y la época del año.
■ Algas: kombu, wakame, nori, hiziki. Son todas fuentes de minerales importantes. Es importante incorporarlas a la dieta diaria.
■ Frutas: usarlas todas, pero estar atentos a no consumir en demasía para no incorporar exceso de azúcar, evitar las demasiado azucaradas, usar las de estación y consumir más en verano que en invierno.

Etiquetas:

Deja un comentario