Terapias con spirulina

Terapias con spirulina

• Muy útil para el tratamiento de la anemia carencial por su alto contenido en hierro y vitamina B12.
• Excelente complemento alimentario para niños y ancianos. En los niños previene la paradontosis, las caries y la malnutrición. En cantidades por arriba de los 10 grs diarios es excelente suplemento alimentario para deportistas y fisicoculturistas.
• Preventivo del cáncer de cualquier tipo, con altísima prevención del cáncer de vías digestivas. Uno de los informes más conocidos, es el publicado por el Consejo Nacional de investigación del cáncer en U.S.A. en 1982, donde se concluye que los alimentos ricos en betacarotenos reducen drásticamente el riesgo de cáncer de cualquier tipo. El betacaroteno, la vitamina E y los oligoelementos zinc y selenio, son los responsables de esta acción anticancerígena, por su capacidad para neutralizar los radicales libres. Estos son fragmentos moleculares que han perdido uno de sus electrones, y son producidos por los procesos de oxidación intracelular, cuyas causas son: el stress emocional y físico, los compuestos tóxicos de los alimentos, la contaminación ambiental que penetra por piel y pulmón, ciertos medicamentos, etc. La acción de los radicales libres es muy perjudicial en el organismo ya que: 1- pueden llegar a producir lesiones malignas o cáncer. 2- estimulan los procesos de envejecimiento y degeneración celular en piel, cabellos, uñas, riñon y otros órganos. 3- estimulan los procesos que conducen a la arterioesclerosis, y sus secuelas el infarto de miocardio y la hipertensión arterial. 4- en general atacan a todas las células, y se supone que pueden estar detrás de los procesos de atrofia cerebral que conducen al estado de demencia senil y otros procesos degenerativos.
Los betacarotenos, los oligoelementos y la vitamina E, evitan la acción de los radicales libres, porque los neutralizan directamente y porque disminuyen ostensiblemente los procesos de oxidación celular que llevan a la producción de radicales libres. Por esto son llamadas sustancias antioxidantes y previenen el cáncer, y tienen acción antiarterioesclerótica.
• Regula la función de los ríñones.
• Regula y mejora la resistencia muscular.
• Mejora la potencia sexual.
• Combate el agotamiento sicofísico que produce la situación de stress, cuyos síntomas principales son: la falta de concentración, la pérdida de memoria, y la fatiga intelectual y física. La spirulina, por su alto contenido en vitaminas del complejo B, fósforo y magnesio, y por un efecto directo que la microalga posee sobre la célula, regula rápidamente los tres síntomas descriptos y es el único revitalizante natural que da vitalidad física, anímica y mental.
• Al ser rica en calcio, fósforo y magnesio, es ideal para las personas de la tercera edad, menopáusicas, andropáusicos, y aquellos que tienen riesgos o padecen de osteosporosis.
• Produce extraordinaria regeneración celular de piel, cabellos y uñas.
• Eficaz para los tratamientos de reducción de peso, por su efecto regulador del metabolismo de la grasa, la sensación de saciedad que produce su ingesta y sus bajas calorías.
• Su alto contenido en ácido gammalinoleico produce: 1- reducción del colesterol alto en sangre y regulación del metabolismo del mismo. 2- eficaz para el tratamiento del síndrome premenstrual.
• Ideal para alimentación de niños desnutridos.
• Fomenta la multiplicación del lactobacilo, el mismo se encuentra en forma natural en los intestinos y aporta tres importantes beneficios; mejora la absorción y la digestión, protege de infecciones intestinales y estimula el sistema immunitario.
• Aumenta las defensas del organismo, -científicamente comprobado por la acción de la ficocianina, pigmento azul-verde del alga.
Se ha comprobado aumento de la resistencia global del organismo a infecciones virales y bacterianas, protección contra lesiones malignas, y protección contra el sangrado de hemorroides y úlceras.
Dosis y recomendaciones
Para lograr efectos terapéuticos importantes debe usarse una dosis no inferior a tres gramos diarios; es decir 6 tabletas de 500 mg o una cucharada de té colmada de spirulina en polvo por día. Sin embargo no existe una dosis que puede ser utilizada como regla general para todos los individuos, debiendo ajustarse las mismas a las indicaciones terapéuticas específicas. Por ejemplo para deportistas o personas con mucha exigencia física, emocional o intelectual, la dosis deberá ser mayor a tres gramos diarios, pudiéndose llegar, sin que represente sobredosis o traiga algún inconveniente, a 10, 15 y 18 gramos diarios. En los niños debe establecerse la dosis por la edad, los kilogramos de peso y la necesidad del cuadro clínico que presente.

Etiquetas:

Deja un comentario