Tratamiento de la Anorexia Nerviosa

Tratamiento de la Anorexia Nerviosa

Distintos enfoques:
Desde el pensamiento NEOPSI-CODINAMICO, describe la anorexia nerviosa aclarando que no es que estas pacientes carezcan de apetito, sino deliberadamente restringen su ingesta con el objeto de que la delgadez extrema las protega del terror a engordar.
El trastorno psicológico se vincula a déficit básicos en el sentido del sí-mismo, de la identidad y del funcionamiento autónomo. Así, esta psicoterapia se orienta hacia lo que llama los antecedentes de la enfermedad, que tendrían como corolario un trastorno del desarrollo.
Desde el modelo COGNITIVO-CONDUCTUAL se relaciona pensamiento, emoción y comportamiento manifiesto, y el tratamiento consiste básicamente en hacer que el paciente examine la validez de sus creencias en el presente. Los procesos cognitivos más frecuentes (la abstracción selectiva, sobregeneralización, manigificación, pensamiento dicotómico, personalización y pensamiento supersticioso) son examinados cuidadosamente, definidos y luego cada uno es sistemáticamente cuestionado a fin de modificar los pensamientos y supuestos automáticos.
En cuanto al modelo SISTÉMICO propone la terapia familiar estructural para el tratamiento de la anorexia nerviosa. El objetivo ulterior del tratamiento es modificar la estructura familiar disfuncional que organiza las transacciones de sus miembros. Las características más frecuentes de organización y funcionamiento de estas familias suele ser el aglutinamiento, la sobreprotección, la rigidez, la evitación del conflicto, e involucrar al hijo en el conflicto parental. Con respecto a la TERAPIA DE GRUPO, señala que e pesar de la recuperación de peso la anoréxica suele permanecer retraída, ansiosa, rígida, preocupada por el peso y la comida, y tiene gran dificultad expresar sus sentimientos. Estos pacientes, aun cuando parezcan socialmente competentes, están tan limitados en su capacidad de establecer relaciones sociales significativas, que con frecuencia no pueden beneficiarse del grupo.

 

Etiquetas:

Deja un comentario