Los indicios de la anorexia

anorexia

A. Negativa a mantener el peso corporal por encima de un peso normal mínimo para edad y talla, o fracaso en obtener la ganancia de peso esperable durante el período de crecimiento.
B. Intenso temor a subir de peso o a engordar, a pesar de estar con déficit de peso.
C. Un trastorno en la manera en que se vivencia el peso, tamaño o forma del cuerpo propio, por ejemplo, la persona manifiesta “sentirse gorda” aún cuando obviamente está por debajo de su peso.
D. En las mujeres, la ausencia de por lo menos tres ciclos menstruales consecutivos, cuando de lo contrario debían haberse presentado (se considera que una mujer tiene amenorrea si sus períodos ocurren sólo por inducción hormonal, por ejemplo, administración de estrógenos).

Signos clínicos
La forma característica de presentación de estas pacientes es con mucha ropa, amplia y superpuesta, lo cual disimula su delgadez. También es frecuente que se peinen de modo tal que el cabello, al caer sobre el rostro, oculte la prominencia de los pómulos. No es infrecuente que hasta el médico se sorprenda al contastar la habilidad para disimular la desnutrición. La piel suele estar seca, áspera y fría, a veces cubierta de bello fino y oscuro más abundante que lo normal. En ocasiones hay además en piernas y las palmas pueden presentar el color amarillento que produce la hipercarotinemia. La bradicardia (disminución de la frecuencia cardíaca) y la hipotensión arterial son casi constantes. Los dientes presentan alteraciones en el esmalte cuando las pacientes son vomitadoras. Otro signo develador de esta costumbre son las lesiones en los nudillos de la mano, causadas por el roce con los dientes al introducir la mano para provocarse el vómito.
Las mediciones constatan el bajo peso, la disminución de la grasa corporal, y en aquellos que debutan con su enfermedad antes de haber completado el desarrollo puberal, es frecuente encontrar baja estatura.
Una arritmia cardíaca puede ser el hallazgo más alarmante que orientará a la búsqueda de trastornos hidroe-lectrolíticos y a las causas que pudieran haberlos provocado.
Un 8% de nuestros pacientes presentó sialorrea (babeo), síntoma de escasa gravedad pero estridente.

Etiquetas:

Deja un comentario