Como manejar la ambición

Para muchas personas la ambición tiene connotaciones negativas; sin embargo, en su justa medida, evita las frustraciones y asegura la cuota de empuje necesario para lograr los objetivos que cada persona se plantea en la vida.

Cuando se piensa en alguien ambicioso, en general, se imagina a una persona ansiosa por tener riqueza material y ser más que los demás. Pero ésta no es una buena definición.
La ambición se puede dar en lo material, lo espiritual, lo afectivo y para ser mejor persona, sin que eso signifique pasar por encima de otros. Simplemente puede tratarse de individuos que se trazan metas y buscan lograrlas.
Si bien la ambición excesiva es peligrosa, la falta de ambición puede ser frustrante tanto para quien la padece como para su entorno. La persona ambiciosa parte de la base de que cada uno es responsable de sus logros, y los éxitos que obtiene son el resultado de los esfuerzos que implementa para llegar a ellos.
También suelen sentir la necesidad de demostrarse a sí mismos que son competentes buscando tareas que implican desafíos. Y se sienten orgullosos de su rendimiento y sus resultados. Suelen ensayar formas nuevas y eficaces para hacer cosas.
El riesgo de la ambición sin límite:
El principal problema de la ambición desmedida es que lleve a buscar constantemente metas más difíciles, desvalorizando los logros obtenidos, y buscando subir siempre un escalón más. Pero a veces cuanto más alto se está, mayor es el riesgo de caerse y hacerse añicos, cosa que suele ocurrir en estos casos y que se manifiesta -muchas veces- a través de una enfermedad física.
No se conforman con obtener las cosas que se proponen como automóvil, casa, dinero, sino que además, desean satisfacer su necesidad de probarse a sí mismos que son capaces de lograr lo que se proponen, una reafirmación que les indica lo bien que se desenvuelven en la vida y su grado de eficacia personal.
Se suele asociar la ambición al deseo de ganar dinero, pero hay que pensar en quienes dedican su vida a la consecución de un logro altruista, es decir que la ambición también puede ponerse al servicio de una misión solidaria.

PERFIL PSICOLÓGICO
* Interpretan la vida como algo que son capaces de controlar y condicionan el éxito que obtienen en relación con el grado de esfuerzo que invierten.
* Tienden a superarse ante los desafíos, por lo tanto buscan situaciones de dificultad para probarse en la superación de las mismas y ganarles a posibles competidores.
* Se meten a fondo, dando lo mejor de sí mismos, especialmente cuando perciben posibles éxitos.
* El dinero no es un fin para estas personas, sino un medio que les da la medida de su éxito, ya que acredita sus logros.

Etiquetas:

Deja un comentario