Reflexiones para encontrar tu verdadero Yo

Nunca permitas que tu mente sea seducida por la impaciencia, las bromas excesivas o demasiadas distracciones, y cosas por el estilo. Trata de ser profundo. Si sucumbes al bullicio, todos los antiguos conflictos comenzarán a condicionar tu mente de nuevo. Por supuesto, cierta diversión y alegría hacen bien, ocasionalmente. Pero no dejes que te posea la liviandad.
Trata de hacerlo todo a fondo. Incluso al reír, no pierdas tu calma interna. Habita en el seno de tu Ser.
Sal al exterior para comer, conversar o trabajar, pero luego regresa a tu Ser. Sé calmadamente activo, y activamente calmo.
No eres tus hábitos: líbrate del engaño de identificarte con ellos y reconquistarás tu auténtico Yo. Del Júbilo venimos, en el Júbilo vivimos, y en el Sagrado Júbilo Divino nos diluiremos nuevamente.

Etiquetas:

Deja un comentario