Respiración pránica anti obsesiones

El hombre está constantemente sujeto a presiones que le apuntan desde los distintos ámbitos en los que se mueve. Sin embargo, la cuestión se vuelve peor cuando, sumado a esas presiones, existe en él la adicción a realizar todas las tareas con la mayor eficiencia, lo que se conoce comúnmente como perfeccionismo. Esto puede llevar a que el estrés alcance niveles extremadamente altos que repercuten no sólo en el plano emocional, sino también en el físico. Tal vez la adicción al perfeccionismo sea un rasgo característico de un hombre y no pueda modificarse, pero lo que sí puede cambiarse es la manera de asumir las obligaciones, o al menos de relajarse luego de muchas horas de tensión. En este sentido, hay que tener en cuenta que la cantidad de tiempo que se dedique a cumplir con todas las tareas no es directamente proporcional a su eficiencia. Es decir, una actitud más relajada (alternando las obligaciones con momentos de distracción) no sólo lo ayudará a prevenir el agotamiento, sino que incrementará su rendimiento y la eficacia en todo lo que se proponga.

UN POCO DE AIRE…

Los distintos tipos de respiraciones que se trabajan en Yoga tienen múltiples beneficios sobre el estrés causado por preocupación excesiva, adicción al trabajo o a las obligaciones sociales o familiares.
Y si se quiere focalizar aún más, la respiración yóguica profunda actúa de manera integral en el organismo, utilizando los pulmones de manera óptima y eficiente, y proporcionando al cuerpo la cantidad de oxígeno que permite la liberación de los bloqueos energéticos. Gracias a este tipo de respiración, se potencia el funcionamiento de todos los órganos corporales, eliminando sustancias tóxicas perjudiciales.

El Yoga considera a la respiración como uno de los puntos fundamentales para empezar a incrementar el control de la mente sobre el cuerpo. Es decir, uno de los principales objetivos es hacerse consciente de las zonas donde se encuentra la tensión y aprender a relajarse para eliminarla mediante la respiración. Es por eso que, cuando se realiza la técnica de respiración pránica profunda, en cada exhalación debe sentir que una parte de la tensión abandona su cuerpo.

RESPIRACIÓN PROFUNDA:

Paso a paso:
I- En la posición inicial, debe estar sentado cómodamente con la boca cerrada, ya que la respiración debe hacerse por la nariz.
2- Coloque una mano sobre el estómago y otra sobre la zona de los pulmones, para comprobar cómo el aire va inundando cada parte de su cuerpo.
3- Inhale, sintiendo cómo se expanden el abdomen y el tórax. Luego, concéntrese en el momento en que los pulmones se llenan de aire.
4- Exhale, poniendo su atención en el recorrido que realiza el aire, que en primer lugar dejará los pulmones, luego la zona media del pecho y, por último, la parte inferior del abdomen.
Esta técnica puede practicarse en cualquier momento, la cantidad de veces que lo necesite. Tenga en cuenta que puede resultarle muy útil cuando está atravesando una circunstancia muy tensa

Etiquetas:

Deja un comentario