Relajación Yóguica

Coloqúese boca arriba con las piernas separadas por una distancia de, por lo menos, medio metro. Los dedos deben permanecer distendidos y los brazos formando un ángulo de 45 grados con el cuerpo. Cierre los ojos y mantenga una respiración suave y regular.
• Eleve la pierna derecha, procurando que quede a 5 centímetros del piso. Mientras esté levantada, contraiga los músculos y aflójelos. Deje que el pie vuelva al suelo naturalmente. Repita con la pierna izquierda.
• Repita el movimiento anterior, pero esta vez utilizando los brazos. Cierre la mano con fuerza y luego ábrala para que se afloje toda la tensión. Apóyela con suavidad en el piso. Haga lo mismo con la mano izquierda.
• Levante las caderas hasta donde pueda. Contraiga los muslos y afloje con delicadeza.
• Eleve el pecho, ténselo y aflójelo. Deje que vuelva a su posición normal.
• Trate de juntar los hombros con el objetivo de producir la tensión. Aflójelos.                                                                                        • Con la misma suavidad, gire la cabeza hacia los costados, procurando que las orejas toquen el suelo. Repita este paso 2 veces.
• Por último, relaje su mente, quitando todos los pensamientos que le preocupan.

Etiquetas:

Deja un comentario