Postura para disipar la ansiedad y mejorar la autoestima

Se aconseja Shirshasana o Parada de Cabeza. En sánscrito, “Shirsh” significa cabeza; y “asana” es postura; por lo tanto “Shirshasana” quiere decir postura sobre la cabeza, aunque en occidente se la conoce más como Parada de Cabeza. Sus virtudes son tantas que se la ha llamado “la Reina de las Asanas”.
¿Qué beneficios ofrece?
✓ Disipa los estados de ansiedad, nerviosismo, tensión, fatiga, miedo y falta de energía.
✓ Ayuda a reencontrar y conservar el peso normal por su acción sobre la glándula tiroides (efecto reflejo).
✓ Es una herramienta efectiva contra el insomnio.
✓ Mejora la memoria y la concentración.
✓ Es rejuvenecedora.
✓ Combate la depresión y la falta de autoconfianza.

Algunas recomendaciones …
No debe ser realizada con presión demasiado alta (más de 15) o demasiado baja (menos de 10); con problemas en las glándulas pituitaria, pineal o tiroides; con pus o catarro nasal crónico; con conjuntivitis o glaucoma; con problemas cervicales; si sufre de excesiva sequedad intestinal o durante el período menstrual. En el caso de que se adviertan palpitaciones, reemplazar por Sarvasana (relajación).
Cómo hacerla:
Posición de partida. De rodillas.
Entrelace los dedos de las manos, apoye los antebrazos en el piso, sin separar demasiado los codos.
Coloque la parte superior de la cabeza en el hueco de las palmas (no sobre las palmas ni sobre los dedos).
Levante las rodillas sosteniéndose sobre las plantas de los pies y camine hacia su cabeza.
Con un impulso, despegue ambas piernas del suelo, los muslos se acercan al pecho.                                                                     Vaya alzándolas poco a poco, conservándolas todavía dobladas.
Al estirar las piernas, contraiga los glúteos para no perder el equilibrio.
Quédese en la postura sólo unos segundos (puede ayudarse con la pared).
Para volver, doble las piernas lentamente, los talones se acercan a los glúteos.
Lleve hacia delante ambas piernas flexionadas, tratando de alcanzar el pecho con los muslos. Estire las piernas hasta tocar el suelo con los pies.
Inhalando, estire sus brazos por encima de la cabeza. Exhalando, baje los brazos. Acuéstese en el piso y descanse.

Yin:

Abusar de determinadas partes del cuerpo durante el trabajo origina agotamiento y dolores agudos; a la larga, puede llevarnos a lesiones muy serias. Y no sólo abusamos de determinadas partes, sino que dejamos de utilizar algunos grupos musculares que son igual de importantes para la salud.

Yang:

Si nuestra actividad laboral la realizamos preferentemente sentados, desocupamos, sobre todo, las piernas. El Yoga lo compensa, activando la circulación sanguínea estancada por falta de movimiento.

Etiquetas:

Deja un comentario