Formas de aplicar los aceites escenciales

En la actualidad, este arte se desarrolla principalmente de tres maneras: masaje con aceites esenciales; baños, inhalaciones y vapor; y el uso de hierbas en la comida e infusiones. Los aceites aroma-terapéuticos actúan positivamente en los diferentes estados emocionales del ser humano, liberándolo de las tensiones que lo estresan y enferman.
En el masaje aromaterapéutico se recorre el cuerpo del paciente con las manos impregnadas de determinados aceites esenciales, elegidos para las dolencias o características de cada uno. El aceite se va introduciendo dentro del cuerpo por medio de técnicas neuromusculares que se centran en el sistema nervioso y en los meridianos de la acupuntura.
El masaje va relajando los músculos tensos y los tejidos bloqueados, concentrándose en determinados puntos de energía, los que, a través de las terminaciones nerviosas de la piel llevan la energía hacia los órganos internos. Dependiendo de las necesidades de cada paciente, y del aceite que se use, este masaje puede estimular o calmar.
Cada esencia tiene características particulares y únicas: las hay estimulantes, refrescantes, revitalizantes, purificadoras del ambiente, rejuvenecedoras, sensuales, relajantes, antisépticas y antidepresivas, entre muchas otras. A estas propiedades se agrega el especial deleite que los aromas vegetales producen en el olfato y, desde ahí, en el cerebro y el resto del organismo.

Etiquetas:

Deja un comentario