La alimentacion y el yoga

El Yoga procura que el ser humano alcance salud y armonía tanto física como emocional, y la alimentación desempeña un papel de importancia para lograr este objetivo. De acuerdo a sus principios, los alimentos se dividen en tres tipos: sáttvicos o puros, rajásicos o estimulantes, y tamásicos o impuros. La dieta yóguica está constituida fundamentalmente, debido a sus muchas virtudes, por los alimentos llamados puros o sáttvicos.

Ramas.

Sustancias que excitan, llevan a la mente a un estado de inquietud y conducen al hombre a la superactividad, alejándolo del equilibrio cuerpo-mente esencial para lograr paz y felicidad. Algunos de estos alimentos son: cebolla, ajo, café, té y tabaco.

Tamas.
Sustancias que producen sensación de pesadez y aletargamiento. Entre los alimentos tamásicos se encuentran: carne, pescado, huevos y alcohol. También pertenecen a este tipo los que han sido cocinados en exceso, los envasados, los fermentados, quemados, fritos, asados o recalentados muchas veces; así como los productos poco frescos o que contienen conservantes.

Sattva.
La dieta yóguica está basada en alimentos sáttvicos o puros que calman la mente y agudizan el intelecto. Este tipo de sustancias es fácil de digerir y aporta energía, vitalidad, fuerza y gran resistencia física. Se trata de alimentos naturales y sanos, sin conservantes ni sabores artificiales y son, entre otros: frutas frescas y secas, jugos naturales de fruta, verduras crudas o poco cocidas, ensaladas, granos, legumbres, semillas, pan integral, miel, hierbas frescas, infusiones de hierbas, y productos lácteos como la leche y la manteca.

Etiquetas:

Deja un comentario