Posturas humanas

La otra regla importante a saber es la segunda: Toda postura humana se clasifica a partir del Bastón o Dandasana, pues representa el perfecto ángulo de 90° y los ángulos geométricos corporales son los referentes somáticos que permiten nombrar y clasificar una postura cualquiera. Se podía haber tomado la postura de Pie o la horizontal como base, pero se decidió mezclar ambas y dar lugar a la postura del bastón. A partir de la misma se ha decidido llamar a toda postura que lleva el tronco humano hacia adelante acercando el tronco a las piernas: Postura de la Pinza (por su cierre) ver foto N°l. Y a toda postura que lleva el tronco hacia atrás sacando pecho postura del Pez, ver foto N° 2, y si lo hunde o flexiona hacia adelante se le denomina postura de la Mangosta (mamífero depredador) ver foto N°3. Las tres posturas primarias que asume un ser humano son teóricamente la postura de pie, la horizontal y la del gato. Pero para clasificar las posturas geométricamente, la primera postura que estudiamos es el bastón y luego la pinza, el pez y la mangosta. A partir
de la Pinza se han clasificado todas las posturas humanas teniendo a esta postura como unidad de medida. Esto significa que así como la química tiene al Hidrógeno como unidad, la estructuración corporal tiene la Pinza. A partir de la Pinza y de sus variantes se traducen estos movimientos a otras posturas y se los clasifica de igual manera salvando las distancias. Todo Psicólogo con orientación Somática, Psicosomatólogo o Profesor de Yoga Integral, aprende a generar posturas gracias al siguiente principio: La Pinza (como el Pez o la Cobra) tiene cuatro posturas básicas de tronco, llamadas la., 2a., 3a. y 4a. (ver serie 4). ¿Por qué? El tronco humano tiene tres variantes movimentales de tronco, estas son: de cierre y extensión, laterales y de torsión (serie 5). En Pinza se puede efec-
tuar cualquier cierre, pero una extensión nos llevaría inexorablemente al Pez y venceríamos el sello (mudra) o gesto corporal, esto quiere decir que ya no sería Pinza. Ahora que establecemos las cuatro variantes de tronco hacia adelante, nos queda sólo hacer las torsiones y laterales de tronco, lo que genera las siguientes 8 posturas de torsión y 12 posturas de semilateralización en un total real de 24, pues se deben efectuar las doce hacia la izquierda o la derecha (ver fotos). Luego de esta estructuración de tronco se debe efectuar la de piernas que son en realidad 24 posturas básicas, unas ocho variantes de piernas flexionadas con sus tres variantes angulares de 0o, 45° y 90°, que tienen, además, una buena cantidad de posturas de pies y unas 18 posturas de cabeza, lo que genera más de 500 000 variantes de Pinza. Lo importante^s saber que nunca una postura está mal hecha, cualquier figura que haga un cuerpo humano es una postura, otra cosa es que esta postura esté o no alineada o sea productiva,beneficiosa o dañina. El estudio de la estructuración nos acerca a las variantes, su clasificación y formación, pero no a su utilidad, que es otro tema. Una vez que un profesor aprende a estructurar la Pinza se le enseña el principio de “Traslación” o sea de traslación espacial, esto es, se toma la postura de la Pinza y se la traslada espacialmente para conformar la postura de Perezoso, la del Arado, la del Mono, o la Pinza de costado. Que, por supuesto, tienen sus variantes, que se efectúan igual que las de la Pinza. Lo mismo ocurre con el Pez, que genera en su traslación espacial la Cobra, la postura del Sol y el Saltamontes.

Deja un comentario