Reiki terapia

Dar y recibir.
Recibir Reiki se trata de una verdadera acción de desintoxicación, como la asociada a un período de ayuno: todas las toxinas físicas y psíquicas vuelven a circular para ser definitivamente expulsadas. Como acontece en el tratamiento homeopático y con otras técnicas de curación natural, en casi todos los casos al final de las primeras sesiones el estado del paciente se agrava en lugar de mejorar. Es una etapa previsible en el camino hacia el restablecimiento del equilibrio global.
El Reiki actúa sobre todos los planos del individuo, sin limitarse al aspecto físico. Se produce, en efecto, una armonización de todos los desequilibrios pasados y presentes. Es por eso que al iniciar la práctica vemos frecuentemente reaparecer enfermedades en las que ya no pensábamos, o dificultades emocionales que creíamos resueltas. La energía del practicante de Reiki no merma ni se ve afectada negativamente por el hecho de dar Reiki a otra persona. Recordemos que la fuente de energía no es el dador en sí, sino la fuerza de Reiki del universo, la cual es inagotable. Cuanto más Reiki fluye por él, más cantidad tiene a su disposición. Por lo tanto el practicante también es beneficiado en su tarea de curador: dar Reiki significa siempre recibir Reiki.

Etiquetas: ,

Deja un comentario