La energía vital

La energía vital.
Aquellas personas que dominan las técnicas del Reiki y lo practican, funcionan como “canales” y como “fuentes de Reiki”. Mediante el entrenamiento han logrado abrirse como canal para el Reiki. Sintéticamente, practicar el Reiki significa aprender a ser un canal, dejar pasar la energía a través de nosotros para que llegue allí donde sea particularmente necesaria. A través de quienes han conseguido ser canales, fluye una energía vital mayor que por las personas que no están “abiertas”, que no están iniciadas en la técnica de la imposición de manos.
Las investigaciones de los procesos eléctricos que acontecen permanentemente en nuestras células nerviosas no se acercan a la posibilidad de comprender el significado profundo de la energía vital. Si bien han aportado mucho a la medicina alcanzando logros espectaculares, no han podido explicar ni remotamente la esencia de nuestra manera de pensar y sentir. Hasta el presente, ni los médicos más pragmáticos han buscado a través de estas experiencias cuantifi-car cómo piensa y siente una persona, sino que aquellos que están más interesados en curar a sus pacientes intentan llegar a ese conocimiento a través de largas conversaciones, siempre de manera intuitiva o mediante ciertas técnicas. Esa energía podría explicarse diciendo que el universo está en movimiento porque existe el Reiki, ese caudal infinito de energía que todo lo sustenta y que está presente en todas partes. Es posible reconocer fuentes potentes y fuentes menos potentes de energía o Reiki, porque éste no se encuentra distribuido de modo regular. Todas ellas ejercen el mismo tipo de fuerza pero sólo existe una fuente de energía.

Etiquetas: ,

Deja un comentario