Cultura zen

El deseo es la raíz de tu sufrimiento. Al desear creas una ilusión en la mente; y cuando lo haces te has alejado del aquí y ahora. Estás ausente, porque la mente está creando un sueño. Al estar alerta y mirar lo que sucede a tu alrededor sin que tus ojos estén llenos de deseos, te brotará una risa auténtica. Te reirás de toda la broma de lo que te ha estado pasando.
Algunas veces la vida te funciona bien, y otras mal. Cuando tu ciclo es alto disfrutas más de la vida; en cambio, cuando es bajo, tienes más problemas. Para armonizar tu vida, no te dejes excitar por los buenos momentos ni deprimir por los malos. Recuerda siempre que lo alto se construye de lo bajo. Cuando te sientas un “don nadie”, debes respetar el período de tu ciclo bajo. No luches para ser alguien, porque sólo lo serás cuando los demás digan que lo eres. Este “alguien” se construye a partir de los movimientos del “don nadie”. Este consejo es distinto de las enseñanzas ordinarias que sólo apuntan a recibir respeto y alabanzas, sin valorar lo humilde. Cuando sólo aprecias lo alto, demuestras una baja sensibilidad. Así, cuando las personas experimentan un ciclo bajo, lo hacen de modo emocional y se sienten fatal. Desean morir o suicidarse. Se sienten tediosas, poco atractivas e insulsas. Nadie les presta atención ni las respeta, y ellas tampoco se quieren. No se dan cuenta de que, si lo aprovechan, su ciclo bajo puede aportarles sabiduría.

Etiquetas: ,

Deja un comentario