Yoga anusara

El Sutra 14 habla de la mente como dharmi que se mueve con (y habita) en tres características: santa, udita y avyapadesya. Cuando el Yogi mira a la mente, como dharmi, a través de los ojos de Sanyama, toma consciencia de estas tres características en un instante. Entonces dirige su Sanyama sobre cada una de estas tres características y descubre que la primera, santa, el estado inactivo o inerte de la mente, es producto de impregnaciones pasadas (samskara), que de hecho son vyutthana samskaras (mencionados en el Sutra 9), y su mirada yóguica sobre estos samskaras pasados le revelan el pasado íntegro que se apega a la mente, a través de la actividad de la memoria. El pasado es lo que desapareció, para nunca regresar. Pero dejó detrás impresiones que se graban en la sustancia mental. El misterio que estos samskaras ocultan detrás de sí es revelado ahora al Yogi a través de Sanyama. Habiendo obtenido, pues, el conocimiento del pasado, atita, dirige su Sanyama hacia lo que aún ha de arribar (o el futuro), o sea, anagata. Esta mirada yóguica penetra a través de la mente, la que entonces revela todo lo que puede hacer de aquí en adelante con respecto a su organismo psicosomático. El Sutra 16 habla de este conocimiento acerca del pasado y del futuro (atita-anagata).

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario