Yoga Asana

La vida humana, como se la vivió desde que el hombre pasó del estado animal al cultural, vagó dentro del círculo vicioso de estos vrittis quíntuples, ninguno de los cuales logró jamás ponerlo al hombre frente a frente consigo mismo o con el mundo en el que halla su ser. Por el contrario, la identificación con estos vrittis oscurece la clara percepción que es la única que podrá permitir al hombre que vea las cosas como son en realidad.
Estos vrittis son de dos clases: dolorosos e indoloros (1-5). Naturalmente, en lo existencial no es menester que sean dolorosos. Sólo se vuelven dolorosos cuando la ideación electiva interviene y deforma la percepción. Esto ocurre porque hay una contradicción inherente entre lo ideacional y lo existencial. El dolor y la aflicción que los procesos ideacionales engendran asumen proporciones tan enormes que el hombre halla imposible descubrir una salida de sus tentáculos. Toda salida, inventada por el movimiento ideacional, genera su contrario. Esto es inevitable debido a la contradicción inherente entre lo ideal y lo existencial.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario